Preguntas

¿Qué es el triclosán y por qué las autoridades alertan de sus efectos sobre la salud?

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Jueves 29 de agosto de 2019

2 minutos

El triclosán es un potente agente antibacteriano y fungicida que puede causar dolencias graves

¿Qué es el triclosán?

¿Has oído hablar alguna vez del triclosán? Es una sustancia, famosa por sus cualidades antibacterianas y fungicidas, que forma parte de la composición de multitud de productos con el objetivo reducir y prevenir la contaminación bacteriana y conservar sus propiedades. Por ello, es uno de los ingredientes fundamentales de algunos cosméticos, jabones, desodorantes, pastas de dientes e incluso utensilios de cocina o juguetes. A simple vista, parece que el triclosán es un producto que vela por nuestra salud y seguridad.

Sin embargo, hace unos meses, numerosas entidades, como el Comité Científico para la Seguridad del Consumidor de la Comisión Europea, comenzaron a investigar su auténtica naturaleza y su impacto en el organismo humano. Sorprendentemente, descubrieron que algunos de los artículos que lo incluían en su composición eran peligrosos e incluso tóxicos para el cuerpo, alertando de inmediato sobre su consumo.

Su uso aún es legal, con algunas restricciones

El triclosán "lleva mucho tiempo siendo cuestionado y criticado por sus efectos dañinos sobre la salud y el medio ambiente. Triclosán llega al medio ambiente casi siempre a través de aguas residuales, y la exposición ambiental a triclosán es también controvertida, ya que parece que tiene un impacto negativo sobre el medio ambiente acuático", explican desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU @consumidores).

Triclosán

Ante esta situación, las autoridades competentes han recomendado finalmente limitar su uso, especialmente en el sector de la cosmética, pues la problemática se debe sobre todo a su abuso. Así, aunque el reglamento establece que el uso continuado de triclosán, aun cumpliendo su actual concentración máxima del 0,3%, no es seguro para los consumidores, su presencia se ha limitado en algunas categorías de cosméticos y se ha prohibido en el resto.

En cambio, sigue siendo legal en muchos productos, respetando siempre la dosis recomendada para preservar la salud del consumidor. La pasta de dientes, los polvos compactos, el maquillaje, los geles de ducha, los jabones de manos o los desodorantes (no en aerosol) solo solo algunos de ellos. 

No obstante, "aunque se considere seguro en esas condiciones y basándonos en las evidencias disponibles, no es necesario en estos productos. Por ejemplo, no hay evidencia de que añadir triclosán a los jabones y geles como antibacteriano los dote de algún beneficio extra en términos de salud frente a jabones que no lo contienen. Y para su uso como conservante existen alternativas que se consideran más seguras y asequibles", concluye la OCU.

0

No hay comentarios ¿Te animas?