Preguntas

¿Qué es un shock anafiláctico y cómo actuar si se produce?

Mariola Báez

Lunes 22 de abril de 2019

3 minutos

La anafilaxia es una reacción alérgica grave que requiere atención médica inmediata

La picadura de insectos puede provocar un shock anafiláctico (bigstock)
Mariola Báez

Lunes 22 de abril de 2019

3 minutos

Una reacción alérgica es la repuesta que da el organismo y, en concreto, el sistema inmunitario de la persona que la padece al intentar defenderse del “ataque” de una sustancia que considera dañina o perjudicial, aunque esta potencialmente no lo sea, es decir, se puede ser alérgico a la leche aunque sabemos que se trata de un alimento absolutamente inocuo.

Cuando esa reacción es extrema y se traduce en síntomas graves como disminución de la presión arterial, obstrucción de las vías respiratorias y pulso débil, se habla de anafilaxia o shock anafiláctico que, según define la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) es una reacción alérgica grave, de rápida instauración, que puede ser mortal.

shock anafiláctico (bigstock)

Causas, síntomas y tratamiento de la anafilaxis

No hay una causa que explique por qué unas personas presentan alergias más o menos pronunciadas y otras no, ni tampoco por qué en unos casos los síntomas se limitan a reacciones leves y otras revisten gravedad. Los alergólogos insisten en la importancia de reconocer con rapidez un shock anafiláctico porque se trata de una urgencia médica.

Los síntomas aparecen a los pocos minutos de haber entrado en contacto con el alérgeno y pueden ser muy variables. Generalmente, comienzan con una primera reacción cutánea que conlleva fuerte picor y enrojecimiento y a estos síntomas se añaden alteraciones en el sistema respiratorio, cardiovascular y/o digestivo.

Alérgenos comunes

Entre los alérgenos más comunes que pueden ser responsables de la anafilaxia en personas adultas alérgicas, la SEAIC señala algunos alimentos como frutas y frutos secos así como determinados pescados y mariscos, medicamentos como los antibióticos y otros compuestos como el látex. Entre los desencadenantes más frecuentes de un shock anafiláctico y de sus graves consecuencias, también destacan las picaduras de insectos, especialmente avispas y abejas (himenópteros).

Si una persona sabe que puede sufrir un shock anafiláctico porque se ha hecho pruebas diagnósticas que así lo confirman, o porque ha sufrido alguno en su vida, debe tomar las medidas preventivas que intenten evitar el contacto con el alérgeno que puede llegar a provocarlo. Además, los alergólogos señalan que ha de llevar consigo adrenalina (epinefrina) precargada y autoinyectable por si tuviese que recurrir a ella en caso de contacto accidental. En los casos más graves, el tratamiento inmunológico (vacunas) es recomendable.

Si ocurre por primera vez, las medidas a tomar son, en primer lugar, solicitar ayuda médica inmediata y mientras esta llega, procurar colocar a la persona que lo está sufriendo tumbada con las piernas elevadas para facilitar la circulación sanguínea (salvo que hubiese vómitos). Si la persona está inconsciente, la posición recomendable es tumbada de lado. La llamada al 112 es inaplazable.