Preguntas

Qué es una reacción adversa de un medicamento y cómo notificarla

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Miércoles 8 de mayo de 2019

2 minutos

Se produce cuando se está usando un fármaco y surge una respuesta perjudicial y no intencionada

Qué es una reacción adversa de un medicamento y cómo notificarla

La reacción adversa a un medicamento, a la que se denomina por el acrónimo RAM, es una respuesta perjudicial y no intencionada ante un fármaco. Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) la definen en concreto como "cualquier respuesta a un fármaco que es nociva, no intencionada y que se produce a dosis habituales para la profilaxis, diagnóstico, o tratamiento...". Esto quiere decir que dentro de esta concepción también se incluyen errores de medicación y una utilización inapropiada, la sobredosis o el abuso, explican en la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

Qué tipos de reacciones hay

La RAM se produce, por tanto, a consecuencia de la ingesta de un medicamento y mientras este se está usando, debido al cual de pronto ocurre una reacción indeseada. Un ejemplo sería cuando una paciente sufre anafilaxia (una reacción alérgica) al poco de tomarlo.

Existen dos tipos de reacciones adversas. Por un lado están las de tipo A, que se originan cuando se da un incremento de la acción del medicamento a pesar de haberse administrado a la dosis correcta. Un caso sería presentar la presión arterial baja a consecuencia de un antihipertensivo. En esta tipología se incluyen además las que no están directamente vinculadas a la acción del producto, como experimentar boca seca o sobreinfecciones por microbacterias.  

Las de tipo B son las inesperadas, es decir, las que no se contemplan como posible consecuencia de la actuación del fármaco. Estas son el principal objetivo de la farmacovigilancia, que es la encargada de controlar los posibles efectos adversos de estos artículos.

Cómo notificar la RAM

Desde la Aemps nos indican los pasos que debemos seguir para notificar las reacciones adversas. Podemos hacerlo a través de su página web cumplimentando un formulario o si no es posible (lo más recomendable) comunicárselo a nuestro médico, farmacéutico o profesional de la salud que nos haya administra el fármaco.

Es importante leerse el prospecto del medicamento donde se indican todos los posibles efectos adversos que puede producir y cómo hay que proceder en cada situación específica.

La notificación de la RAM es importante, aseguran desde la Aemps, porque de este modo se conocen nuevas reacciones desconocidas hasta el momento o cambios en el perfil de las mismas, lo que supone una herramienta de gran utilidad a la hora de desarrollar las medidas pertinentes y así reducir los riesgos de los medicamentos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?