Preguntas

¿Cuál es la diferencia entre gripe aviar y porcina? ¿Cómo se contagian en humanos?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 3 de diciembre de 2019

3 minutos

Las personas pueden contagiarse de los distintos virus que la originan, pero no es frecuente

¿Cuál es la diferencia entre gripe aviar y porcina?

Las personas pueden contagiarse de los virus de la gripe aviar (aves) y de la gripe porcina (cerdos), aunque no es muy frecuente. Son enfermedades de origen zoonótico, es decir, las que se transmiten entre animales y seres humanos. La gripe está compuesta por tres tipos de virus: A, B y C. Los de tipo A, pueden infectar tanto a humanos como a animales de distintas especies. Los de tipo B, son los virus que ocasionan las gripes estacionales solo en personas; y por último, los de tipo C, infectan a individuos y solo a cerdos, aunque se trata de casos muy leves que por lo general no se notifican, explican desde la Organización Mundial de la Salud.

Subtipos

De todos estos virus, los calificados como A son los más peligros por su fácil propagación. Estos se subdividen en varios subtipos en base a las combinaciones de dos proteínas, la hemaglutinina (H) y la neuraminidasa (N). De la primera, existen 18 subtipos diferentes, mientras que de la neuraminidasa, hay un total de 11.

Según sea el huésped original, los virus de la gripe de tipo A se clasifican en aviares, porcinos o de otros animales. Los virus de la gripe aviar pueden ser A (H5N1), A (H7N9) y A (H9N2), y los de la gripe porcina A (H1N1) y A (H3N2). Todos ellos difieren de los virus de la gripe humana y aunque se han dado casos no se transmiten fácilmente entre las personas.

Cuando estos virus de origen zoonótico infectan a los humanos provocan enfermedades de distinta índole, desde leves afecciones de las vías respiratorias altas, hasta neumonías, choque séptico o síndrome de distrés respiratorio agudo, entre otros.

Todo lo que debes hacer si te contagias con gripe

Gripe aviar

Las aves acuáticas son las que portan la mayoría de los subtipos de los virus de la gripe A. En estos animales generalmente provocan una infección leve o asintomática, y los síntomas variarán según el tipo de virus. Los que generan enfermedades graves e incluso letales se llaman hiperpatógenos, mientras que a los más moderados se les denomina hipopatógenos.

Cuando afecta a los humanos, en el caso de los A (H5N1), son más habituales los síntomas gastrointestinales, mientras que con los A (H7) se han registrado algunas conjuntivitis.

Los expertos aseguran que no es muy habitual que las personas se contagien del virus de la gripe aviar, pero ha sucedido en alguna ocasión. De hecho, se han dado casos de personas infectadas durante brotes en Asia, África, el Pacífico, Medio Oriente, partes de Europa y en Estados Unidos.

Esto sucede cuando se ha estado en contacto con aves infectadas o con superficies que han sido contaminadas por la saliva, mucosas o excrementos de las aves. Si se respiran gotas o polvo que contiene el virus también se produce contagio. Que este se dé una persona a otra es raro. De igual modo, si consumimos aves o huevos con el virus que no estén bien cocinados  podríamos contagiarnos.

En los humanos, la gripe aviar se presenta de leve a moderada, dependiendo de cada persona. Normalmente, las manifestaciones son similares a las de la gripe estacional, tales como tos, dolor de garganta o dolores musculares, congestión nasal, cansancio, dolores de cabeza, problemas para respirar, etcétera.

Esta clase de gripe puede dar lugar a complicaciones graves, y los grupos de riesgo son los mismos que en el caso de la gripe convencional. Entre ellos, están las personas mayores de 65 años, embarazadas o quienes tienen el sistema inmune debilitado. Además, no existe una vacuna específica, de modo que el tratamiento es igual que en los casos de tipo B, pero sin esta opción.

Gripe aviar

Gripe porcina

La mayoría de los virus de la gripe porcina no dan lugar a enfermedad en los humanos, lo que no quiere decir que no puedan contagiarse. En algunos países se han notificado casos como ocurrió entre los años 2009 y 2010, periodo en el que una cepa de gripe porcina A (H1N1) infectó a varias personas alrededor del mundo.

Desde la OMS, aseguran que las infecciones humanas que se han dado por el H1N1, han sido leves. Siendo los síntomas más habituales muchos de los que suceden en la gripe común, como fiebre, tos, picazón de garganta, dolor muscular, dolor de cabeza, escalofríos y fatiga.

Los cerdos pueden infectarse con virus gripales procedentes tanto de aves como de hombres, lo que puede facilitar la redistribución de los genes de diferentes virus de la gripe, y por ello desencadenar la aparición de “nuevos” virus gripales. Según la OMS, el principal problema de esto es que dichos nuevos microorganismos se propaguen con más facilidad de persona a persona o que provoquen reacciones más graves en los humanos. Por ello, desde hace un tiempo las investigaciones de este organismo se están centrando en identificar y reducir los riesgos para la salud de estas posibles situaciones, y tratar de impedir que sucedan.

0

No hay comentarios ¿Te animas?