Preguntas

La silicosis es una de las patologías pulmonares de origen laboral más antiguas que aún perdura

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Jueves 9 de enero de 2020

4 minutos

La más común es la crónica que empieza a manifestarse tras décadas de exposición al sílice

La silicosis es una de las patologías pulmonares de origen laboral más antiguas que aún perdura

La silicosis está a la cabeza de las enfermedades respiratorias de origen laboral y es una de las patologías pulmonares ocupacionales más antiguas que se conocen. Se produce por la inhalación de polvo de sílice, más conocido por cuarzo, o en menor medida por inhalación de silicatos como el talco. Es una enfermedad presente en numerosos países y cuando aparece es irreversible. En algunos lugares se la considera una trastorno profesional incapacitante.

Quiénes la padecen

Los trabajadores de mayor riesgo son por todo lo descrito, como es lógico, mineros, canteros o cortadores de piedra pues son los que están más en contacto con este mineral. No obstante, hay otras profesiones que tienen que usar también sílice como las relacionadas con piedras preciosas, la cerámica, la alfarería o en las fundiciones. También se están detectando casos en profesionales encargados de fabricar e instalar encimeras manufacturadas a partir de silicatos (conglomerado de sílice). Quienes trabajan el carbón poseen además otro riesgo más y es el de desarrollar silicosis junto con neumoconiosis de los trabajadores del carbón.

Al mismo tiempo, destacar que el sílice es un mineral que está presente en químicos, pinturas, cerámicas, mármol, vidrieras, aisladores, pulimentos, tuberías, termoaislantes, mampostería y construcción.

silicosis

Tipos y síntomas

Existen distintos tipos de silicosis y que están relacionados con el tipo de exposición que se tiene a este mineral.

  • Por un lado está la aguda, que surge tras exposiciones intensas pero cortas solo a lo largo de varios años o meses. Esta no es muy habitual.
  • Luego está la crónica, que es la más frecuente. Esta aflora tras una inhalación prolongada en el tiempo del mineral y que comprende varias décadas.
  • Por último, tenemos la silicosis acelerada, poco frecuente. Se da tras exposiciones más intensas durante varios años o meses.

Cuando el polvo de sílice se inhala por los pulmones, los macrófagos, células del sistema inmunitario que se encuentran en los tejidos, los absorben. Como consecuencia se produce un proceso que facilita la formación de tejido cicatricial en los pulmones.

En la crónica se va produciendo una evolución de los síntomas. En una primera etapa conocida como simple, las áreas cicatrizadas son pequeñas, pero con el tiempo estas se fusionan y dan lugar a grandes espacios alterados. Son zonas fibrosadas que impiden el paso del oxígeno a la sangre de forma normal. Entonces los pulmones van perdiendo elasticidad y es necesario realizar un esfuerzo mayor para respirar.

El principal síntoma de esta patología de los pulmones es ante todo la dificultad para respirar. En la aguda, esta empeora de forma rápida y la persona también baja de peso y presenta cansancio. La insuficiencia respiratoria se suele desarrollar en dos años, según los expertos.

En el caso de la crónica, no se aprecian signos al principio. Primero se pueden presentar problemas al realizar ejercicio, y después la respiración comienza a ralentizarse en reposo. En ocasiones se acompaña de tos que puede ir acompañada o no de esputo.

Cuáles son las causas sibilancias o pitidos al respirar en mayores y cómo evitarlos

Ocurre que el empeoramiento de la respiración puede manifestarse años después de que nos hayamos jubilado, lo que puede complicarse con otras patologías propias del mayor. En general el daño que presentan los pulmones provocará que haya unos niveles más bajos de oxígeno en la sangre y el lado derecho del corazón se sobrecargue, dando lugar a un tipo específico de insuficiencia cardiaca grave.

En la silicosis acelerada los síntomas son similares a los de la crónica, pero se desarrollan y empeoran en un periodo más corto de tiempo. Las personas con esta enfermedad son más propensas a tener tuberculosis o nocardiosis, una infección aguda o crónica, causada por varios microorganismos. También están más expuestos  a sufrir esclerosis sistémica progresiva y cáncer de pulmón.

Diagnóstico y tratamiento

Para realizar un diagnóstico preciso será necesario realizar una radiografía de tórax o una tomografía computarizada. Si los resultados no son claros a veces es necesario extraer muestras de tejido pulmonar.

Este trastorno pulmonar no tiene cura, aunque si se detecta a tiempo se puede ralentizar su progresión y para ello es necesario evitar la exposición al sílice, en especial, en esas fases iniciales. Se practica un lavado pulmonar, y para ello el pulmón se llena de una solución salina o suero, y a continuación se drena. Se practica tanto en los casos agudos como crónicos.

También se pueden administrar fármacos. Algunos pacientes mejoran con corticoesteroides, y luego están los broncodilatadores que ayudan a mantener las vías respiratorias abiertas y sin secreciones.

La prueba de la tuberculosis debe hacerse con periodicidad y es necesario revisar los niveles de oxígeno en sangre. En ocasiones, se recomiendan terapias de rehabilitación pulmonar.

Qué tipos de tos se dan en los mayores y cómo se alivian

Prevención

La manera de prevenir las silicosis es mantener controles sobre la cantidad de polvo de sílice en los trabajos, algo que está en manos de las empresas. En determinados casos esto no es posible, pero el trabajador puede adoptar algunas medidas. Por ejemplo, debe procurar asearse y cambiarse de ropa tras dejar su puesto.

Las recomendaciones de los expertos apuntan a que es importante que todos los empleados reciban información y que las compañías procuren revisiones médicas con radiografías de tórax de forma regular.

0

No hay comentarios ¿Te animas?