Preguntas

El síndrome del acento extranjero: un trastorno poco común relacionado con el lenguaje

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Sábado 31 de agosto de 2019

2 minutos

Se caracteriza por una alteración del habla que afecta a la acentuación y la pronunciación

El síndrome del acento extranjero un raro trastorno relacionado con el lenguaje

El síndrome del acento extranjero es un trastorno relacionado con el lenguaje del que hasta la fecha se han registrado muy pocos casos en todo el mundo. Algunas cifras hablan solo de unos 70 aproximadamente. El neurólogo francés Pierre Marie lo describió por primera vez a principios del siglo XX. Se caracteriza por una alteración del habla que afecta a la prosodia, es decir, la acentuación y la pronunciación de las palabras, y la segmentación del lenguaje. Esto provoca la sensación de que al hablar el afectado parezca que lo está haciendo con acento extranjero, de ahí el nombre.

El hemisferio izquierdo

Puede aparecer por una alteración del sistema nervioso central o surgir de forma súbita tras de un accidente cerebrovascular, sobre todo, en el hemisferio izquierdo, al verse afectadas las zonas que participan en la automatización de las conductas motoras complejas, como ocurre con el habla.

De hecho, en los casos descritos hasta el momento las lesiones encontradas se situaban en esta parte del cerebro. Esta enfermedad suele tener relación con las afasias, trastornos en donde hay alteraciones en las zonas de este órgano que controlan lo relativo al lenguaje (aunque hay casos en los que no se ha dado este vínculo), y con las apraxias, es decir, cuando se producen daños en el sistema nervioso central que impiden ejecutar determinadas tareas o movimientos.

Realizado el mapa completo de cómo el alzhéimer afecta al cerebro

Fluidez verbal

Las personas afectadas por el síndrome del acento extranjero presentan una pérdida espontánea de la fluidez verbal. Comienza a expresarse con frases más cortas y simples, y en ocasiones mantienen habla “como de indio”.

El acento y la pronunciación experimentan cambios, de modo que empiezan a hablar más lento, con una mayor tardanza entre sílaba y sílaba. Las palabras se dicen más con cierto ralentí, y la tonalidad de las frases es anormal.

En la segmentación y fonética y fonología se aprecian igualmente anomalías al pronunciar las vocales, en su articulación y en los sonidos, que no se ejecutan de forma correcta. También ocurre con algunas consonantes.

Actualmente es un síndrome que está bajo investigación por lo que no hay un tratamiento específico. En algunos casos se han probado técnicas que tienen como objetivo devolver la fluidez verbal y que se centran en la retroalimentación auditiva y sensorial. En otras ocasiones, se han recurrido métodos como los que se usan para abordar el tartamudeo, que se basan en dejar de escuchar la propia voz y que proporcionan mejoría en este tipo de pacientes.

0

No hay comentarios ¿Te animas?