Preguntas

El síndrome metabólico consiste en algo más que tener un abdomen con grasa

Teresa Rey

Jueves 13 de febrero de 2020

2 minutos

Se deben dar una serie de factores a la vez y se puede controlar con hábitos de vida saludables

El síndrome metabólico consiste en algo más que tener un abdomen graso (Bigstock)

Si se tienen de forma simultánea al menos tres de estos factores de riesgo: presión arterial alta, glucosa en sangre elevada, niveles bajos de colesterol HDL “bueno”, triglicéridos en sangre altos o circunferencia del abdomen grande, esto es, cuerpo en forma de manzana, entonces se padece lo que se conoce como síndrome metabólico. Los expertos de la Sociedad Americana del Corazón aseguran que se trata de un trastorno serio ya que aumenta las posibilidades de sufrir enfermedades del corazón, diabetes, ataques cerebrales y otras patologías.

El síndrome metabólico

Tener uno de los factores de riesgo mencionados no significa que padezcamos el síndrome metabólico, pero sí es cierto que cuanto mayor número de estos elementos poseamos más se incrementan las posibilidades de sufrirlo.

El problema es que muchos de estos síntomas, a excepción de la acumulación de grasa en el abdomen o en el caso de tener altos niveles de azúcar en sangre, no se perciben, de modo que en el caso de sospechar, es aconsejable consultar con el médico para realizar las pruebas adicionales que considere necesarias.

La obesidad está muy relacionada con el síndrome metabólico, al igual que una afección que se caracteriza por la resistencia a la insulina. En este trastorno las células no responden de forma adecuada a la insulina, hormona que ayuda a distribuir correctamente el azúcar en las mismas células, de modo que la glucosa en sangre experimenta un incremento anormal, explican desde la Clínica Mayo.

Cómo se trata

Las personas que sufren síndrome metabólico pueden reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular o de diabetes tipo 2, si adoptan una serie de hábitos de vida saludables.

Lo primero y más importante es que si se tiene un peso excesivo, el paciente tendrá que someterse a un régimen de adelgazamiento que incluya una dieta equilibrada y ejercicio físico regular. De hecho, este síndrome está vinculado a la falta de actividad. Así, es crucial controlar el peso corporal y el perímetro abdominal. También la glucosa en sangre y la presión arterial.

En el caso de fumar hay que intentar dejarlo, pues el tabaquismo empeora los síntomas del síndrome metabólico. Y por último, es vital llevar una vida alejada del estrés, por lo que podemos recurrir a técnicas de relajación o meditación, si esto nos sirve, o buscar una afición que nos ayude a olvidarnos de los problemas.

0

No hay comentarios ¿Te animas?