Preguntas

Todo aquello que nos puede decir un análisis de orina

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Miércoles 10 de julio de 2019

2 minutos

Ayuda a los expertos a detectar infecciones, una posible patología renal o incluso la diabetes

Programas de cribado

Junto con el análisis de sangre, el de orina es una de las pruebas médicas que más se suelen pedir. Se trata de una forma de medir química y microscópicamente este líquido que excretamos, para obtener información sobre nuestro cuerpo y detectar posibles enfermedades, evaluar el estado de salud general o ver cómo evoluciona una patología.

La orina está compuesta principalmente por agua, sales orgánicas e inorgánicas, productos provenientes del metabolismo de las proteínas, como el ácido úrico o la urea, y pigmentos que le confieren su tonalidad.

Enfermedad renal o diabetes

Con un análisis podremos detectar a través de una orina turbia si hay una infección o un exceso de proteínas, que puede estar indicándonos la posibilidad de un enfermedad renal. A través de este se puede descubrir también una diabetes. Gracias a este método, se mide la acidez o pH de la orina, que si está en cantidades anormales puede significar que tenemos un problema renal o en las vías urinarias. De igual modo, una elevada concentración de partículas nos alerta de una hidratación insuficiente.

En general, la cantidad de azúcar que posee este líquido es muy baja, por lo que si se detecta, será necesario determinar si se debe a una posible diabetes. Lo mismo ocurre con los cuerpos cetónicos, que son compuestos químicos que proporcionan energía al corazón y el cerebro.

Análisis de orina

El hígado o un cálculo en los riñones

Por medio de esta técnica, se analiza la bilirrubina originada por la descomposición de los glóbulos rojos. Esta es transportada por la sangre hasta el hígado, donde se destruye. Por ello, si la orina incluye esta sustancia, a lo mejor existe alguna enfermedad o problema en dicho órgano.

Del mismo modo, si se encuentra sangre en la orina, hay que realizar más pruebas para comprobar, por ejemplo, si existen trastornos en la orina o renales, cálculos en los riñones o en la vejiga, algún tumor en estas dos zonas o infecciones.

También este análisis permite determinar la presencia de sustancias que, normalmente, no están en la orina y que se deben a problemas vinculados con el metabolismo o con la toma de determinados medicamentos o drogas.

Por sí sola, esta prueba no es determinante para establecer diagnósticos definitivos, por lo que seguramente el médico nos haga exámenes complementarios con el fin de esclarecer qué nos sucede y prescribir el tratamiento más adecuado.

0

No hay comentarios ¿Te animas?