Salud

¿Qué hacer cuando entra humo en los ojos?

Rosa Roch

Foto: BigStock

Domingo 13 de diciembre de 2020

1 minuto

Mantener un ambiente húmedo y libre de humo evitará la sequedad ocular y la irritación de los ojos

¿Qué hacer cuando entra humo en los ojos?
Rosa Roch

Foto: BigStock

Domingo 13 de diciembre de 2020

1 minuto

Según el blog Medical parpadeamos a lo largo del día unas 11.520 veces, lo que se traduce en un parpadeo cada cinco segundos, aproximadamente, durante las 16 horas que estamos despiertos. Y es que los ojos necesitan del parpadeo para lubricarse y así mantenerse constantemente húmedos.

Las lágrimas forman parte del proceso natural desarrollado principalmente para mantener los ojos limpios, así como húmedos y lubricados. Cada lágrima está formada por tres “capas”, cada una con una función. La capa externa es aceitosa y evita que la lágrima se evapore; la media es acuosa y nutre a la córnea de minerales y vitaminas; y, la interna es mucosa y lubrica y humedece el ojo. Al parpadear, las lágrimas se extienden de manera uniforme por el ojo.

¿Qué hacer si entra humo en los ojos?

El clima frío, la sequedad de las calefacciones, el viento o la exposición a la radiación ultravioleta pueden provocar alteraciones en el ojo y en la visión, como visión borrosa, picazón y ardor, lo que se traduce en una señal de que nuestros ojos están en mal estado.

Hay que añadir, además, otros factores que afectan a la salud de los ojos: la polución y el humo. Ya sea este del tabaco, al hacer una barbacoa o al encender la chimenea, es habitual que entre humo en los ojos causando escozor, ardor, enrojecimiento y sequedad ocular. Todo ello puede producir alteraciones más graves en los ojos que pueden desencadenar en queratitis, conjuntivitis, inflamación de la córnea y sequedad ocular. El ICR (@ICRcat), advierte al respecto que, además, las personas que padecen de blefaritis, ojo seco, conjuntivitis alérgica o los usuarios de lentes de lentes de contacto, el humo puede ocasionarles daños más graves.

Ante un exposición al humo, el ICR presenta algunas medidas para aliviar los efectos adversos que pueda ocasionar el humo en nuestros ojos:

  • Limpiar los ojos con agua: Aplicar abundante agua inmediatamente después de que entre humo en los ojos ayudará a aliviar la irritación.
  • Aplicar lágrimas artificiales: se trata de unas gotas que permiten humedecer y lubricar los ojos, además de eliminar cualquier brizna de polvo o ceniza que haya podido entrar. Los pacientes con afecciones que ya utilizan lágrimas artificiales pueden duplicar su aplicación.
  • Mantener frescos los ojos: Para aplicar-les frío se puede hacer mediante compresas de agua fría o guardando las lágrimas artificiales en la nevera.
  • Evitar ambientes con humo: En especial si se tiene alguna dolencia que afecta a los ojos que haga que estos estén más sensibles, es importante evitar los espacios cargados de humo, evitar fumar y alejarse de las fuentes de humo (barbacoas, chimeneas…).
  • Usar gafas: Ya sean gafas de sol en el exterior, lentes correctoras en el interior o gafas de protección (especialmente cuando se tiene ojo seco (¿Qué es la enfermedad del ojo seco y cómo se trata?)), el uso de gafas es una opción excelente para evitar que el humo o cualquier agente extraño penetre en el ojo.
  • Renovar el aire de los espacios cerrados: se puede utilizar un filtro de aire o un humidificador, el primero permite renovar el aire y el segundo mantener la humedad ambiental y evitar la sequedad.

No obstante, si estas medidas no traen consigo un alivio rápido será necesario acudir al especialista para que descarte alguna lesión y pueda aplicar un tratamiento adecuado.

0

No hay comentarios ¿Te animas?