Salud

Alerta por la situación de las urgencias: "La tercera ola va a ser peor que la primera"

Pablo Recio

Jueves 14 de enero de 2021

1 minuto

"No podemos permitirnos tener una ola interminable", advierten los sanitarios

Alerta por la situación de las urgencias: "La tercera ola va a ser peor que la primera"
Pablo Recio

Jueves 14 de enero de 2021

1 minuto

La viróloga Margarita del Val asegura que "España ya está en la cuarta ola" del coronavirus

La tercera ola de contagios de coronavirus ya se comienza a notar en los hospitales que, en varias comunidades, rozan, en ciertos puntos, la saturación. Así, más del 30% de las camas UCI de los hospitales de Baleares, Comunidad Valenciana, Cataluña, Castilla-La Mancha, Madrid y La Rioja están ocupadas por pacientes COVID y se estima que, con la actual subida de casos generalizada –que se debe, en parte, a las reuniones navideñas–, se incremente más la ocupación hospitalaria en éstas y otras regiones.  

Pero lo peor está todavía por llegar, puesto que los efectos de las restricciones aplicadas en enero no comenzarán a notarse hasta pasados 15 o 20 días, según expertos consultados por 65Ymás. Y no está garantizado que esta vez los confinamientos perimetrales y cierres parciales sean efectivos para impedir un colapso hospitalario, puesto que el punto de partida de esta ola es distinto al de la segunda. 

Con todo, matizan los expertos, si los plazos del proceso de vacunación​ se cumplen, se podría, al menos, reducir el impacto de la pandemia en las residencias de mayores, lo que disminuiría la presión sobre el sistema de salud. Sin embargo, los usuarios de estos centros no estarán del todo protegidos hasta que no reciban la segunda dosis de la vacuna de Pfizer, como ha quedado demostrado en varios brotes registrados en centros sociosanitarios de Galicia, Andalucía y Baleares. 

Captura de pantalla 2021 01 13 a las 19.11.23
Casos de coronavirus a día 12 de enero. Fuente: Ministerio de Sanidad. 

¿Una ola similar a la de marzo?

"La tercera ola parece que va a ser, probablemente, como la primera y, seguramente, la peor de todas, por los datos que estamos viendo. En el momento que aumenta el número de contagios, nosotros lo notamos entre 5 y 15 días después en Urgencias. Ahora, rondamos una incidencia de más de 500 a 14 días y estamos creciendo", avisa el presidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (@SEMES_), Tato Vázquez. 

Por el momento, prosigue, la situación es crítica en muchos puntos de Baleares, Valencia, Cataluña y las Castillas, pero, añade, también se puede descontrolar en otras zonas del país. "La ocupación es alta y los servicios de urgencias están muy llenos. Normalmente, el porcentaje de pacientes COVID debe ser del 10%, pero ahora sobrepasa el 25", denuncia. 

Así pues, el presidente del SEMES advierte que se podrían volver a vivir escenas de saturación de los hospitales de forma generalizada. "Si el drenaje no funciona, el servicio de urgencias se llena y tenemos a personas infectadas en espacios pequeños. Estamos viendo ya a pacientes que pasan horas esperando. La capacidad hospitalaria llega hasta un punto y luego, no entran más. Y no hemos podido resolver en 8 meses el problema con las infraestructuras", critica. "Ahora, todo depende del impacto que tengan las medidas restrictivas, pero no tienen un efecto inmediato", indica.

A pesar de todo, Vázquez matiza que, aunque esta ola puede ser más dura que la segunda, los profesionales están "mejor preparados", conocen "mejor el COVID" y no hay "problemas de distribución de equipos de protección", como en marzo. "Sabemos lo que viene, pero eso no quita que la carga de trabajo sea abrumadora", apunta. "Y contamos con una desventaja adicional: tenemos unos profesionales muy cansados", reconoce. 

Captura de pantalla 2021 01 13 a las 19.12.27
Situación asistencial en hospitales a día 12 de enero. Fuente: Ministerio de Sanidad. 

La ola puede ralentizar la vacunación

"Estamos en el límite del ascenso de casos. Nos quedan unos días pero, si no se paran, esto es como bucle. Van a ser necesarias medidas más tajantes si queremos frenarlo", sostiene la secretaria general técnica del sindicato de enfermería SATSE (@Sindicato_SATSE), María José García. 

Además, la sindicalista alerta de que esta ola puede comprometer el proceso de vacunación, sobre todo, en las fases venideras. "Ahora mismo, estamos vacunando en los centros sociosanitarios y a sus trabajadores y hemos creado equipos que se desplazan. Luego, empezamos con los sanitarios de primera línea. Pero el problema nos va a llegar cuando se inicie la fase con la población, porque van a resultar insuficientes los enfermeros. En los centros de salud se atienden a los pacientes COVID, a los crónicos y, además, hay que sumar la campaña de vacunación. Es imprescindible reforzar la Atención Primaria. No se puede quedar una sola enfermera en paro", reclama García. 

 

Captura de pantalla 2021 01 13 a las 19.13.28
Situación asistencial en hospitales por comunidad autónoma a día 12 de enero. Fuente: Ministerio de Sanidad. 

'Filomena' ha complicado todo

Por otra parte, a esta ola, que se manifestará con toda su fuerza en los próximos días, hay que sumarle el efecto que la borrasca ha tenido en todo el centro de España. Y es que, con las nevadas, se han multiplicado las fracturas por caídas –2.000 sólo en la ciudad de Madrid en los últimos días– y eso se está notando también en las urgencias. "Filomena está ayudando poco", reconoce la representante de SATSE. 

"Tenemos todavía centros de trabajo donde es complicado el acceso por la nieve y el hielo y muchos profesionales están haciendo más turnos de los que les corresponden", añade. 

Captura de pantalla 2021 01 13 a las 19.14.47
Pruebas diagnósticas realizadas a día 12 de enero. Fuente: Ministerio de Sanidad. 

A "11 grados" en el centro de salud

También se está notando el efecto de las nevadas en los centros de salud de la región madrileña que, tanto el lunes y el martes, abrieron. Aunque no lo hicieron con normalidad, puesto que en algunos se cancelaron servicios como las PCR o las analíticas –las muestras deben llevarse a laboratorios–. Aun así, cabe matizar que se mantuvieron las pruebas de antígenos, según cuenta a este diario el médico de familia del centro Benita de Ávila y miembro del sindicato AMYTS (@amytsmedicos), Alfonso López García de Diezma.

"Peor, no podemos estar", critica. Asimismo, el médico denuncia que, actualmente, en algunos centros están "a 11 grados" porque "no funciona" correctamente el sistema de calefacción. 

Y a todo esto, afirma, hay que sumar el incremento de pacientes de COVID que también pasan por Atención Primaria para ser diagnosticados. "No sabemos ya por qué ola vamos, aquí no hemos dejado de tenerlas. La falta de responsabilidad con salvar la Navidad es un desastre sanitario. Había que haber confinado", concluye. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?