Asociaciones de mayores

Los mayores consideran el 'Plan Sánchez' para la desescalada "confuso y ambiguo"

Antonio Castillejo

Jueves 30 de abril de 2020

8 minutos

Coinciden plenamente en que el modelo residencial debe ser cambiado por otro que sea sociosanitario

Los mayores consideran que algunas de las medidas para la desescalada son "confusas y ambiguas"

El plan de desescalada del Gobierno impide a los mayores el contacto social durante las cuatro fases

El Gobierno planea revisar "el modelo de residencias de mayores" en la fase 3 de la desescalada

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya ha desvelado el plan de su ejecutivo para la desescalada. Se trata de una guía de ruta en cuatro fases que arrancará el 4 mayo. Todas las medidas se activarán por provincias o islas y terminarán de aplicarse a finales de junio, cuando se dará por recuperada la normalidad. "Estaremos en la nueva normalidad si la epidemia está controlada en todos y cada uno de los territorios"  anunció Sánchez. Pero, ¿qué opinan los mayores sobre las medidas que más directamente les atañen?

Para descubrirlo 65Ymás ha hablado con los presidentes de las dos asociaciones de mayores más importantes de nuestro país, Juan Manuel Martínez de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA) y Paca Tricio, de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados (UDP)

Juan Manuel Martínez considera que "las normas en realidad son un poco confusas, ya sabemos que las leyes se hacen para que se interpreten de formas diferentes, aunque las interpretaciones a veces se hacen de manera deformada". Por su parte, Paca Tricio también opina que "estas medidas son, en general, bastantes ambiguas", no obstante añade que, "no es el momento de criticar nada, ya llegará y se hará si es necesario. Estamos haciendo una desescalada razonable, pero hay cosas que no están claras y no se sabe lo que quieren decir, ¿entenderá todo el mundo este lenguaje? Las medidas deberían ser mucho más taxativas, mucho más claras".

Juan Manuel Martínez Gómez, Presidente de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA)
Foto: Juan Manuel Martínez, presidente de CEOMA

 

Parece que el propio director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias (CCAES), Fernando Simón, estuviese de acuerdo con Tricio cuando, tras conocerse las medidas ha declarado que: "Para este fin de semana la propuesta es que los adultos salgan a la calle con las medidas de protección adecuadas, hay un grupo que está trabajando en las indicaciones que se darán a conocer cuando salgan y supongo que ese documento tendrá indicaciones sobre los grupos de edad, quieén puede y no puede salir este sábado y con qué medidas de precaución aunque, obviamente, al margen de las medidas de precaución que se plasmen en ese documento, entendemos que el comportamiento de la población es clave para que todo esto se lleve a cabo con éxito. En breve sabremos con detalle lo que se propone para las salidas de las personas mayores este fin de semana, porque entiendo que los mayores son también adultos".

Abandono del confinamiento

Las medidas anunciadas por el presidente del Gobierno para la FASE 0 en la que nos encontramos contemplan la posibilidad de "paseos de niños, mayores y convivientes".

Con respecto a esta medida Juan Manuel Martínez se felicita porque "por fin nos han hecho caso en algo". En el mismo sentido, Paca Tricio explica que para "esta medida es correcta. Nosotros veníamos reclamando que no nos podían dejar salir los últimos y que deben tratarnos como a cualquier otro colectivo. Si no estamos contagiados no debemos, por qué tener una manera de salir o no salir diferente al resto de la ciudadanía. Es algo que los mayores hemos conseguido gracias a nuestras reiteradas protestas".

Protección específica para grupos vulnerables

Para las tres siguientes feses el ejecutivo ha establecido "medidas para la protección específica de todos los grupos vulnerables en el desarrollo de las medidas de alivio y contacto social en grupos reducidos para personas no vulnerables". Pero exactamente, ¿qué debemos entender por "personas vulnerables"?

El doctor Martínez, geriatra con cinco décadas de ejercicio a sus espaldas, entiende que "cuando se habla de personas vulnerables se hace de personas mayores de forma generalizada o específicamente adultas con patologías concretas. Entiendo que se ha integrado a los mayores en el contexto general de la sociedad matizándolo con la palabra 'vulnerable', en el sentido de que al ser mayor su involución puede implicar más predisposición a infectarse con el virus. Éste es el matiz que entiendo que se ha tenido en cuenta, no sé si se podría entender de alguna otra forma. Personalmente, para los que llevamos muchos años en el mundo de la geriatría y la gerontología, creo que así es como debe ser, pero no pierdo de vista que para la sociedad en general cuando se habla de personas vulnerables se hace de personas que están enfermas".

Pero en este sentido, el presidente de CEOMA recuerda, como ha venido haciendo en numerosas ocasiones, que "no se es vulnerable por ser mayor, sino por ser una persona en un periodo de involución que le hace ser más susceptible de infección".

En cualquier caso, la presidenta de UDP advierte que "seguir tratando a la gente mayor por su edad es un error reiterado y una estigmatización de los mayores como si todos estuvieran enfermos. Claro que hay gente más vulnerable a la que ha que ayudar, querer y acompañar, por supuesto, pero no se puede perder de vista que somos muchos los que tenemos una edad sin, afortunadamente, tener ningún problema de salud. No debería actuarse por la edad sino por la enfermedad. Si una persona está sana da igual los años que tenga. Esto, de hecho, es algo que está demostrando la gente de más de cien años que supera el coronavirus".

Con respecto a la consideración de grupo 'vulnerable' , Fernando Simón ha declarado que "las personas más vulnerables son aquellas que tienen algunas patologías graves y personas que tienen una letabilidad significativamente superior a lo habitual. Sabemos que la letalidad es muy superior al resto en personas mayores de 80 años, bastante superior al resto en mayores de 70 años y si bien por debajo de esta edad y que en los mayores de 55 o 60, aunque puede haber más letalidad, tampoco es un grupo de edad que tenga un incremento tan grande sobre el resto de la población como los otros dos grupos".

Fernando Simon2

Foto: Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias (CCAES)

 

No obstante la ambigüedad y confusión a la que hacían referencia al principio los presidentes de CEOMA y UDP parece volver a quedar de manifiesto en las declaraciones de Simón: "No tengo claro como va a quedar el documento final de instrucciones que se puedan dar en los diferentes momentos. Sí tengo claro que cada una de las medidas que se proponen para ir abriendo la movilidad, irán acompañadas de su correspondiente documento o folleto de instrucciones".

"Pero es cierto que se considerará toda la información estadística y epidemiológica que tenemos, que es mucha, de cómo son los casos específicos de riesgo de pacientes vulnerables, aunque el punto de corte final siempre tiene una cierta arbitrariedad, ¿por qué 65 años y no 64 ni 66?, al final tiene que ponerse una linea que sea, primero fácil de recordar, segundo fácil de identificar y tercero que contemple esos riesgos claramente asociados a esos grupos. Pero es difícil saber ahora mismo cual sería un punto de corte concreto en las edades de riesgo", concluye Fernando Simón

Atención domiciliaria y visitas en las residencias

Otro de los punto anunciados por Pedro Sánchez para la FASE 1 es la "atención domiciliaria y seguimiento continuo a personas mayores que no vivan en residencias".

A este respecto, el presidente de CEOMA señala que "la ayuda a domicilio se ha visto muy afectada durante esta crisis sanitaria. Imagino que lo que se piensa es que esas personas que necesitan una ayuda domiciliaria que no se ha recibido estas últimas semanas con la intensidad con la que se estaba haciendo antes del confinamiento. Supongo que es una medida adoptada para recuperar ese ritmo de asistencia". No obstante, Paca Tricio advierte que "en la casa de los mayores entrará quienes los mayores quieran que entren. Espero que no quieran que nos tutele gente a la que no conocemos".

Para la FASE 2 el Gobierno ha previsto "visitas de un familiar a personas con discapacidad en residencias y viviendas tuteladas (salvo en el caso de las residencias de mayores)". ¿Que opinan los mayores de esta excepción?

Juan Manuel Martinez recuerda que "hay centros para discapacitados, que no tienen porqué ser mayores, y centros de mayores. Entiendo que lo que se quiere decir es que al discapacitado se le puede visitar siempre que no sea mayor".

Y Paca Tricio matiza: "Parece que se ha olvidado que hay discapacitados mayores que están en residencias. No sé quien estará asesorando en este tema concreto al gobierno, pero es todo bastante confuso. El término discapacitado y el termino mayor van, en muchas ocasiones, estrechamente unidos. ¿Por qué entonces diferenciar entre residencias de discapacitados y residencias de mayores si en muchos casos hablamos de una misma persona?"

"Es imprescindible un cambio de modelo en las residencias" 

Uno de los extremos más tristemente relevantes de esta pandemia de Covid-19 es sin duda la dantesca situación que se ha vivido, y en algunos casos se sigue viviendo, en las residencias de la tercera edad. Precisamente por eso las medidas anunciadas por el presidente Sánchez incluyen para la FASE 3 la "revisión del modelo de residencias de mayores".

8M- Paca Tricio: "Las mujeres tenemos motivos para seguir peleando"

Foto: Paca Tricio, presidenta de UDP

Para la presidenta de UDP, "la sociedad ya tiene muy claro que el modelo residencial que tenemos no vale y hay que cambiarlo igual que hay que cambiar el modelo de los cuidados a mayores. UDP, junto con muchísimas otras asociaciones de mayores, ha firmado con la Fundación Pilares un documento de estudio para adaptar las residencias a las necesidades reales. Está bien que se reconozca la necesidad de un cambio de modelo, pero eso no es nada nuevo. Es necesario ver cómo están las residencias, cambiar las estructuras, los hábitos y muchas otras cosas, pero no pasa nada, lo que hace falta es dinero".

Paca Tricio nos asegura tener muy claro que "si las residencias no son centros sociosanitarios no tienen sentido, no pueden ser espacios donde los mayores van sin más. Hay mucho camino por recorrer, tanto en el aspecto social como en el sanitario, pero sin olvidar que hay mucha gente sin patologías que no necesita las residencias para nada porque tiene su casa y a su familia". 

En este mismo sentido, el presidente de CEOMA explica que "el modelo se tiene que cambiar por completo, es imprescindible. Las residencias deben transformarse en centros sociosanitarios o habilitarse una coordinación sociosanitaria perfecta para que, cuando se necesite algún tipo de atención médica o de enfermería, esa coordinación funcione siempre al cien por cien".

Juan Manuel Martínez apunta además que si esa coordinación no funcionase como un reloj, "estos centros sociosanitarios deberían depender del Ministerio de Sanidad. Obviamente, pienso que de la misma forma que se ha conseguido que el desconfinamiento de los mayores sea al mismo tiempo que el del resto de la ciudadanía, el nuevo modelo de residencia deberá establecerse contando con nosotros, con los mayores. Imagino, espero y confío en que así será"

Preferencia en los supermercados

Por último, las medidas previstas para la desescalada prevé para la FASE 2 que "se establecerá un horario de atención preferente para personas mayores de 65 años".

En este punto Paca Trico recuerda que "esto es algo que ya estaba solucionado en supermercados como Carrefour, El Corte Inglés y Mercadona, pero si se implanta obligatorio para el resto en esa segunda fase no estaría mal".

Y Juan Manuel Martínez concluye: "El que los mayores puedan tener preferencia en los supermercados es acertado, igual que lo sería en un futuro que no sólo pasen antes en las colas sino que también les ayuden a coger lo que necesiten, ya sea porque no lo puedan alcanzar o porque no lo puedan leer. Son estas cosas las que pueden mejorar el modo de vida de las personas mayores que viven en sus domicilios y tienen que utilizar los recursos que se encuentran a su alrededor para poder vivir con cierta dignidad".

4
julio iglesias rodriguez Hace 1 mes
¡Pues solo faltaba! Hay que empezar diciendo que el término “edadismo” es poco conocido: no lo utilizamos habitualmente. “Nació” en el año 1968, cuando muchos de los mayores actuales teníamos 18 años de vida. Adolescentes, entonces, personas mayores, hoy, si la mayoría de españoles no nos enteramos del mayo francés del 68 ( la “lucecita del Pardo”, que iluminaba toda la noche a Franco, que nos decían que nunca dormía, para velar por los españoles, no nos permitió, e
julio iglesias rodriguez Hace 1 mes
: "todos sabemos quién nos ha robado el mes de abril"), mucho menos nos íbamos enterar de que un gerontólogo y psiquiatra español, Robert Butler, utilizó el término adanismo, para referirse a la discriminación y estigmatización de las personas mayores por el simple hecho de tener más edad. Que muchos descerebrados (“que es alocado, insensato o falto de juicio o madurez”) caigan en el edadismo no es nada grave, ya sabemos que de todo. Lo que si es intolerable y gravísimo
julio iglesias rodriguez Hace 1 mes
Como dice Paca Tricio en un librito que publicó el año pasado titulado “La rebelión de los mayores. Porque la indignación no se jubila nunca” la constatación de un hecho biológico inapelable que nos lleva a tener más años que otros jóvenes porque nacimos antes, no es ningún delito ni ninguna condena, ni siquiera es reseñable, igual que tener una piel clara u oscura. “El edadismo acaba convirtiendo ese factor en una excusa para trasladar a la sociedad una imagen decadente y last
julio iglesias rodriguez Hace 1 mes
¡Intolerable! Ayer, después de hacer este comentario en otro foro, escuché en las noticias de una televisión, más o menos lo siguiente: “el gobierno trata marcar las normas para la personas que salgan a hacer DEPORTE y para los mayores que salgan a PASEAR”. Ahí queda eso. Espero que cuando cruce la calle y empiece haciendo mi recorrido habitual en el Castro, consistente en una marcha de 90 minutos (tendré que reducirla a 60 minutos) a un ritmo de 135 pasos por minuto, no me veng