Sociedad

Consejos para reducir el calor dentro del coche en verano

Marta Vicente

Lunes 12 de julio de 2021

5 minutos

El interior del vehículo puede alcanzar los 50ºC al sol en verano

Consejos para reducir el calor dentro del coche en verano
Marta Vicente

Lunes 12 de julio de 2021

5 minutos

El interior de un coche puede alcanzar los 50 grados centígrados si se deja al sol durante una hora en verano, según un estudio elaborado por la Sociedad Española de Atención al Paciente Crítico (@criticoSEAPC) y la empresa tecnológica enfocada en la seguridad vial infantil Rivekids (@RiveKids). En esta época del año, un vehículo aparcado al sol se convierte en un auténtico horno. Además de la incomodidad que supone tocar un volante un cambio de marchas que despenden fuego, corremos el riesgo de que nos afecte a nuestra salud y, también, al estado del coche. 

Evitar que las altas temperaturas calienten nuestro vehículo es imposible, pero sí que podemos reducir su efecto. Estos trucos sirven para minimizar los efectos de esta insolación automovilística:

El primero, tan típico como eficaz, consiste en colocar un parasol en el parabrisas. Este elemento evita que los rayos de luz incidan de lleno en el interior del coche, manteniéndolo a la sombra, lo que significa que ayuda considerablemente a rebajar la temperatura. Igualmente, materiales como el plástico o el cuero no se dañarán.

¿Cómo debe ser el parasol de un coche y qué evita?

Junto con el parasol, podemos utilizar otros elementos para tapar el coche lo máximo posible. Cuanto más lo podamos tapar, menos conseguirán entrar los rayos de sol. Por ejemplo, cubrir los asientos con mantas hará que la plaza no esté tan caliente al subirnos en el vehículo: nuestras piernas y espalda lo agradecerán.

Otro método trata de girar el volante: aparca el coche y deja la parte superior (donde colocas las manos) mirando hacia abajo. Así conseguirás que esa zona no reciba tanto el calor y, cuando vayamos a conducir, no estará ardiendo.

A estos trucos le vamos a añadir otro menos conocido. Se trata de un método japonés que debemos realizar cuando vayamos a entrar al coche. Se divide en tres partes:

  • Primero, hay que abrir una de las ventanillas de vehículo, una cualquiera.
  • El segundo paso consiste en abrir la puerta opuesta a la ventanilla que está abierta.
  • Por último, debemos mover esa puerta, haciendo el gesto de abrir y cerrar, media docena de veces.

Esta técnica es un hecho científico. Abriendo una ventana y moviendo la puerta contraria, esta hace el mismo efecto que un fuelle que expulsa del interior del vehículo el aire que más caliente está y descenderá la temperatura sin necesidad de encender el motor.

Además, el aire acondicionado del coche necesitará menos potencia para climatizar el interior del vehículo a una temperatura adecuada. Una temperatura que el RACE aconseja que oscile entre los 21 y 23 grados.

Comprueba el estado de estos elementos del coche

Tal y como indica la empresa de renting y gestión de flotas ALD Automotive, durante el verano aumentan casi el doble las asistencias de emergencia, algo que, además, debemos tener aún más en cuenta este año que la estación será más cálida de lo habitual. La compañía señala que, especialmente, debemos prestar atención a cinco elementos de nuestro vehículo para prevenir las consecuencias de las altas temperaturas:

Nivel de aceite: cuando la temperatura supera los 40 grados, aumenta la intensidad de evaporación del aceite del motor del coche. Revisa el nivel de aceite para que el sistema no pierda eficacia.

Neumáticos: el calor también hace que los neumáticos se dilaten más, por lo que es recomendable llevarlos con la presión mínima establecida, con el fin de evitar pinchazos.

Motor: es muy importante verificar el nivel de líquido refrigerante del motor para evitar que este se caliente.

Líquido de frenos: deberemos comprobar tanto su estado como el nivel.

Sistema de climatización: antes de encenderlo, se recomienda equiparar la temperatura del interior del vehículo con la del exterior, ya que las elevadas temperaturas del exterior provocan que el sistema trabaje al máximo y, por lo tanto, puedan darse sobrecargas.

Sobre el autor:

Marta Vicente

Marta Vicente Carmona es Graduada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos y Máster de Marketing Digital y en Edición y Postproducción Digital. Es redactora especializada en temas de sociedad y salud y tiene experiencia como Community Manager.

… saber más sobre el autor