Sociedad

La crisis económica frena en seco los divorcios y dispara la reducción de pensión alimenticia

Beatriz Torija

Lunes 15 de marzo de 2021

5 minutos

“Hay muchísimas parejas deseando separarse, pero no tienen dinero para hacerlo”

divorcio
Beatriz Torija

Lunes 15 de marzo de 2021

5 minutos

En 2020, el año de la pandemia, se ha producido una caída acusada en las separaciones y divorcios. Los expertos contaban con un espectacular repunte en las demandas de separación después de una convivencia obligada de 24 horas, siete días a la semana, durante casi cuatro meses. Pero no contaban con que la pandemia del coronivus, ademas de traernos el confinamiento, ha provocado una crisis económica sin precedentes. Muchos matrimonios ya se habrían divorciado si no estuvieran en paro, en ERTE y con su economía pendiendo de un hilo.

“Lo que tenemos en los despachos son muchísimas llamadas pidiendo información, pidiendo consejo, pero luego no se materializan en un asunto” nos cuenta Isabel López Paños, abogada de familia en Hernández Echeverría Abogados. En efecto, el incremento de consultas para divorciarse que se ha producido en los últimos meses no se traducirá en un aumento significativo de separaciones y divorcios, según constata el III Observatorio del Derecho de Familia elaborado por la Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA).

A la espera de que mejore la economía y el mercado laboral para romper

“Hay muchísimas parejas que están deseando separarse, pero no tienen dinero para hacerlo. Un divorcio, al final, es dividir dos economías”, asegura Isabel López Paños, de Hernández Echeverría Abogados. Un lujo en tiempos de pandemia. “Las personas que se encuentran en paro, ERTE o han perdido su negocio no pueden sostener dos unidades familiares a la vez”, coincide la presidenta de la Asociación Española de Abogados de Familia, María Dolores Lozano.

En el tercer trimestre del año pasado repuntaron las separaciones y divorcios un 16%. Era un espejismo provocado por la reapertura de los juzgados después de tres meses de parálisis. El tiempo lo ha demostrado que, en efecto, el impacto de la crisis económica ha disuadido a muchos españoles de dar el paso y formalizar la ruptura.

Según los datos que ha dado a conocer el Consejo General del Poder Judicial (CGPD) esta misma semana, menos de 100.000 parejas españolas se han divorciado, separado o han solicitado la nulidad en 2020. Concretamente, lo han hecho 95.060, lo que representa una caída del 13,3% respecto al año anterior. Se trata del sexto año consecutivo de descenso, pero, la caída de 2020 ha sido muy acusada, si tenemos en cuenta que, por ejemplo, en 2019, la bajada fue del 1,9%.

La crisis económica frena en seco los divorcios y dispara la reducción de pensión alimenticia

Se dispara la reducción de la pensión alimenticia y otras modificaciones

 “Lo que sí ha subido mucho son las modificaciones de condiciones, para bajar pensiones alimenticias o para quitar pensiones alimenticias” asegura Isabel López Paños. La caída significativa de los ingresos ha forzado a padres y madres a plantear ante el juez el recorte en las aportaciones económicas. Según el estudio de AEAFA, el 53% de los juristas han detectado una variación significativa en las peticiones de modificación de medidas. “En muchos ex matrimonios, si de repente uno de ellos ha entrado en ERTE y se lo comunica al abogado del otro, al final tienes que bajar la pensión, es que no te queda otra, no se puede ahogar a la otra persona”, explica López Paños.

También se ha producido un crecimiento significativo de las discrepancias entre progenitores relacionadas con los gastos de los hijos, como el colegio, las actividades extraescolares o los tratamientos sanitarios sin cobertura de la Seguridad Social, como la ortodoncia, cuyo impacto económico es importante. “Hay progenitores que, aunque mantienen la misma aportación por pensión de alimentos, plantean que los hijos vayan a un colegio público o concertado en vez de a uno privado al no poder hacer frente a este desembolso. Lo mismo sucede con actividades extraescolares”, asegura María Dolores Lozano. “Hemos vuelto a mirar todos los gastos al dedillo”, concluye Isabel López Paños.

La crisis económica frena en seco los divorcios y dispara la reducción de pensión alimenticia

 

 

A los matrimonios mayores les pesa más la soledad que la economía

Si es la crisis económica y la incertidumbre laboral es la que ha frenado las separaciones y divorcios, ¿qué pasa con los matrimonios mayores, ya jubilados? Aunque en su caso la pensión, mayor o menor, es estable y, como asegura Isabel López Paños “ya saben lo que van a tener en el bolsillo”, a partir de los 65 y 70 años la curva de divorcios baja muchísimo.

“Los matrimonios mayores se lo piensan mucho para dar el paso. A partir de los 65 y los 70 años la soledad pesa mucho, especialmente en el caso de las mujeres que no han trabajado” añade la abogada de familia de Hernández Echevarría Abogados.