Sociedad

Morirse no sale barato: un entierro básico cuesta unos 3.500 euros y uno medio, 6.500

Antonio Castillejo

Domingo 1 de noviembre de 2020

8 minutos

Si el fallecimiento es a causa de un contagio por Covid-19 el coste aumenta en unos 500 euros

Morirse no sale barato y encima el coronavirus aumenta el coste
Antonio Castillejo

Domingo 1 de noviembre de 2020

8 minutos

El pasado año 2019 murieron en España, según los datos del INE, 417.625 personas, lo que supone una media de 1.144 fallecidos cada día en nuestro país que, a parte del brutal impacto psicológico de la pérdida, implican otros tantos procesos diarios de enterramiento o cremación que, naturalmente, implican unos gastos. Pero, ¿A qué obedecen esos gastos?¿Cuál es su importe? ¿Cuánto cuesta morirse? Y es que, realmente, la muerte tiene un precio.

Según nos explican en la Previsora Bilbaina, compañía especializada en seguros de decesos, salud, vida y hogar, el coste de un entierro normal en España que tenga como referencia un sepelio básico sin grandes extras, es de unos 3.500 euros. La media de un servicio funerario no tan básico rondaría los 6.500 euros, pero si lo que se busca es  organizar un servicio con más extras podríamos partir de los 10.000 hasta el límite que queramos.

Unos costos que en caso de que fuese necesario realizar la repatriación del cuerpo por haberse producido el fallecimiento fuera de nuestras fronteras se verían incrementados en unos 6.000 euros más.

No todas las provincias son iguales

Cementiri de les Corts. Barcelona

También debemos tener presente que cuando hablamos de estos precios lo hacemos de la media nacional puesto que los costes varían en función de cada provincia. Las tres provincias que lideran el ranking de UNESPA (patronal del seguro) de lugares más caros en relación a los costes asociados a la muerte son Girona (cuesta un 29% más que en el conjunto del país) , Madrid (un 27% más) y Barcelona (casi un 21% más). Les siguen Lérida (+19%) y Huesca (+15%).

Por contra, las provincias donde resulta más barato morirse son Zamora (casi un 40% menores que la media española), Santa Cruz de Tenerife (-36%), Palencia (-29%), Soria (-27%) y Cuenca (-26%).

En cuanto a las ciudades, Madrid, Vigo y Valencia son las ciudades de más de 250.000 habitantes de España donde es más caro fallecer, según el estudio elaborado en 2018 por Estamos Seguros (UNESPA).

Mientras que hay también grandes ciudades donde este gasto es inferior a la media del país: Bilbao, Murcia, Zaragoza, Las Palmas de Gran Canaria, Córdoba y Málaga son las urbes donde los gastos son menores según los datos de la patronal del seguro.

Por poner un ejemplo, desde la Organización nde Consumidores y Usuarios (OCU) nos recuerdan que Madrid es una de las CC AA donde morirse sale más caro, un servicio mínimo de entierro o incineración cuesta unos 1.900 euros, pero un sepelio completo cuesta entre 5.500 y 7.000 euros.

El coronavirus también cuenta

Operario del Crematorio de Girona desinfecta un cadáver con Covid-19 y su ataúd. Foto: Europa Press

La Asociación Nacional de Servicios Funerarios (PANASEF), que representa a las empresas prestadoras de más del 70% de los servicios funerarios en España, acaba de presentar su informe “Radiografía del sector funerario” que recoge los datos demográficos y económicos que definen la actividad propia del sector funerario.

En esta “Radiografía” se explica como durante el primer semestre de 2020 España, y el resto del mundo, sufrió la primera ola de una de las peores pandemias a nivel global desde que se tienen datos. Por el momento, la pandemia ha sido oficialmente la causa de la muerte de más de 29.000 personas, sin embargo, según datos del Registro Civil, se ha producido un incremento de unos 50.000 fallecimientos durante ese periodo de tiempo como consecuencia del virus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19

Entre otros muchos datos, este informe incluye un adelanto de la evolución de la mortalidad en 2020 en el que se dice que según los datos oficiales, el incremento de fallecidos durante el primer semestre de 2020 a causa de la Covid-19 se sitúa en 44.651, más de un 20% de incremento de fallecidos respecto al mismo periodo del año anterior.

Casi ocho meses después de que se decretara el primer estado de alarma ya tenemos aquí el segundo porque los contagios se disparan y el número de muertos aumenta cada día.

Como ya ha quedado dicho, el gasto medio de un sepelio básico en España está en torno a  unos 3.500 euros, pero si el fallecimiento se produce a causa de una infección de Covid-19 el coste aumenta en unos 500 euros más.

Un sobrecoste que se justifica porque el precio del sudario que debe contener el cuerpo es mayor y porque los operarios que manipulan el cadáver deben protegerse con EPI, y proceder a tareas de desinfección y tratamiento de residuos

Desglose de costes

Estructura media del coste funerario (Panasef)

Según la patronal del sector de servicios funerarios, “Radiografía del sector funerario”, los agentes económicos que participan en el coste medio de un sepelio para los familiares del difunto son: Ataúdes, marmolistas, cementerios y crematorios, floristerías, administración pública, traslado, esquelas... 

Esto significa que el precio final de un servicio funerario está compuesto en un 51,5% por el valor de los servicios funerarios en sentido estricto, un 15% de servicios complementarios (certificados y tasas, coronas, lápidas, esquelas, etc.), un 16,5% por los costes del destino final (inhumación o incineración), y un 17% de impuestos indirectos, el IVA.

Ataúd

¿Es necesario un ataúd especial para muertos por coronavirus?

Volvemos ahora a las cifras que nos ofrece la Previsora Bilbaína para conocer cuánto cuesta un ataúd o féretro y encontramos que existen ataúdes sencillos desde los 800 a los 1.000 euros, aunque, eso sí, en función de su diseño y de los materiales empleados en su fabricación su precio puede llegar a los 10.000 euros.

Y no olvidemos que este elemento es imprescindible y obligado a pesar de que el fallecido vaya a ser incinerado en lugar de enterrado.

Tanatorio

Tanatorio Villadangos - www.tanatoriovilladangos.es

El tanatorio, la sala donde los familiares pueden recibir a las personas que acuden a despedir al fallecido y dar el pésame a los allegados, tiene un coste inicial de 500 euros por 24 horas de estancia. Además, hay instalaciones  que disponen también con una pequeña capilla en la que, si se desea, se podrá celebrar un oficio religioso, de todas las creencias, o laico de despedida cuyo precio varía en función del tipo de tanatorio.

Traslado

La espera para enterramientos e incineraciones en Madrid vuelve a tiempos habituales

Existen varios tipos de traslados que pueden ser necesarios a la hora de gestionar el servicio funerario. La repatriación, traer de vuelta al país de origen del fallecido los restos mortales cuando se fallece en el extranjero, implica como ya ha quedado dicho una media de 6.000 euros.

Sin embargo, lo más habitual es que el traslado del fallecido desde el tanatorio al cementerio en el que será enterrado o incinerado se haga en un coche fúnebre que, dependiendo del modelo, tiene un coste medio de 500 euros.  

Incineración

La Conferencia Episcopal debate sobre las incineraciones: ¿qué normas dicta la Iglesia?

El precio de la incineración en nuestro país va desde los 250 a los 700 euros. Aproximadamente el 35 % de las familias opta por este proceso que además supone un ahorro en la factura final puesto que se prescinde del nicho, lápida, etc.

Existe una gran variedad de urnas donde depositar las cenizas con un amplio abanico de posibilidades en cuanto a materiales, diseños y precios que van desde los 20 hasta los 5.000 euros.

Por otra parte, también hay que tener en cuenta que los columbarios o nichos destinados a guardar las urnas con las cenizas en los cementerios, también requieren de un gasto que, como mínimo, supondría unos 300 euros.

Nicho y lápida

EuropaPress 3134156 nichos cementerio sur carabanchel madrid hoy permiten velatorios 15

Las lápidas también disponen de una multitud casi infinita de opciones y diseños que influirán en su precio final, pero en general, su precio medio suele rondar los 500 euros.

Por lo que al alquiler del nicho se refiere, su precio dependerá de la provincia en que se encuentre y suele oscilar entre los 150 y los 500 euros anuales.

Flores, recordatorios, mesa de firmas, esquelas

Corona de flores.lysaflores.com

Tanto las flores, como los recordatorios, la mesa de firmas y las esquelas pueden parecer gastos menores pero sumados al total y, en función de lo que elijamos, incrementan considerablemente el precio final del servicio funerario.

A la hora de escoger las flores que acompañarán al ataúd no hay límite. El diseño de la corona, la variedad floral por la que optemos puede hacer que esta partida tenga una horquilla que vaya desde los 50 euros hasta más de 1.000.

Algo similar sucede con los recordatorios, las tarjetitas que se reparten entre los asistentes para que recuerden al difunto. Material y diseño pueden encarecer el precio final pero, por establecer una media, podemos hablar de un euro por  recordatorio.

El precio de la esquela, la nota que se publica en los medios de comunicación a modo de aviso fúnebre, dependerá del periódico en el que se publique pero, si hablamos de una tirada local o provincial, será difícil encontrar una tarifa por debajo de los 500 euros.

Si queremos añadir una mesa de firmas para que los asistentes al funeral dejen un mensaje de despedida o de ánimo a la familia, deberemos desembolsar otros 100 euros.

Tasas y certificados

Registro civil de Badajoz. Acta de defunción

La obtención del certificado de últimas voluntades, la inscripción del fallecimiento en el registro civil, el certificado médico de la defunción… son trámites de obligado cumplimiento que, además del desgaste emocional de los allegados del difunto, en muchos casos implican el pago de tasas que pueden superar los 150 euros.

Puede costar mucho más

Pero según ha poblicado en un reciente informe la Oraginzación de Consumidores y Usuarios (OCU), hay muchos otros factores que pueden hacer que que el precio se dispare:

La fila del nicho

 - Si se desea elegir fila del nicho.

- Si se quiere cambiar la unidad de enterramiento (sepultura, panteón…).

- Si la inhumación se va a realizar en unidades de enterramiento de las que ya dispone la familia y es necesario actuar sobre los restos allí existentes.

- Si se va a ampliar el periodo de concesión del mínimo al máximo que permita el ayuntamiento  (que según los casos suele ser 75 o 99 años)

Todo esto hace que el precio a pagar sea mucho mayor. Por eso son especialmente sangrantes las grandes diferencias en la modalidad básica de inhumación: casi el doble de la media en Sevilla, más del triple en Madrid... Afortunadamente, hay algunos ayuntamientos cuentan con tarifas especiales para casos de fallecidos en grave situación económica.

¿Contratar un seguro de decesos?

Entierro

Ante estos precios, sin duda mucha gente se planteará la posibilidad de contratar un seguro de decesos, popularmente conocido como el ‘seguro de los muertos’, un producto exclusivo de nuestro país porque en el resto del mundo este tipo de seguros paga a los beneficiario de la póliza una indemnización pero no organizan, como en España, el sepelio.

Según los datos de 2018, eran casi 22 millones de españoles los que tenían contratado este tipo de seguro. Se trata del 47% de la población y es el tercero más contratado en España después del seguro de hogar y del obligatorio del automóvil.

El coste anual de la póliza varía en función de la edad del asegurado, la provincia en que se suscribe y los servicios que se contratan, pero la cuota media anual suele situarse en torno a los 153 euros. Y desde Rastreator comunicaan que han observado un incremento de contrataciones de enero a septiembre de un 12% en este tipo de seguros​.

Pero no es sólo el aspecto económico lo que un seguro de este tipo aporta a quien lo suscribe, también se contrata la tranquilidad de no tener que estar pendiente de unas desagradables gestiones cuando se atraviesa un tremendo impacto emocional porque con una sola llamada un equipo especializado se encargará de todo.

Sin embargo, este tipo de seguros también tiene detractores, los que prefieren dejar cubierta a su familia con un seguro de vida. Son todos aquellos que recuerdan cómo la esperanza de vida en España es de 83,5 años y si contratas un seguro de decesos y llegas a cumplir esa edad es posible que hayas pagado el doble o incluso el triple del coste del servicio.

En cualquier caso, para los que ya tengan contratado un seguro de decesos y se estén planteando si mantenerlo o no, conviene tener presente la recomendación de la OCU según la cual si se tiene menos de 45 años conviene cancelar el seguro, entre 45 y 70 años, cancelarlo si aún no se llevan 10 años pagados y mantenerlo si se han pagado 25 o más anualidades y mantenerlo siempre que se sea mayor de 70 años.

Escribe tu comentario aquí 1
1
Isidro Hace 25 días
Llevo pagando un seguro de decesos mas de 40 años. Tengo 75 años. Me conviene seguir pagando ese seguro que me cuesta 44 euros mensuales para dos personas ???
Maria Hace 25 días
No dejes de pagarlo. Pues te quedarías sin seguro y deberías pagar el entierro. Es un precio muy bajo.