Cultura

'Camarón. La leyenda del genio': La biografía ilustrada de quien revolucionó el flamenco

65ymás

Miércoles 29 de enero de 2020

6 minutos

El gran José Monge Cruz, la clave de bóveda del flamenco actual, habría cumplido este año los 70

'Camarón. La leyenda del genio', se publica la biografía ilustrada de quien revolucionó ddl flamenco
65ymás

Miércoles 29 de enero de 2020

6 minutos

A día de hoy, Camarón es el mayor exponente del flamenco en todo el mundo. Su don para el cante estaba claro desde pequeño, cuando comenzó a actuar en diferentes espacios para ayudar económicamente a su familia. Desde los inicios todo el mundo coincidía en que ese chiquillo tenía algo especial, pero pocos intuían que llegaría a revolucionar el mundo del flamenco para siempre.

loffit la leyenda del genio un cuarto de siglo sin camaron 30

En 2020 se cumplen 70 años del nacimiento del mayor icono del flamenco, Camarón. Para conmemorarlo, la Editorial Lunwerg ha publicado la biografía ilustrada del artista cuya voz desgarrada cambió la historia del flamenco y conmovió al mundo con el título de Camarón. La leyenda del genio. José Monge Cruz, alias Camarón de la Isla, empezó a desplegar su don cuando era solo un niño. Inquieto, pasional, magnético, su arte creció imparable y revolucionario. Desde su nacimiento el año 1950, en San Fernando (Cádiz) hasta su temprana muerte a causa de un cáncer de pulmón, pasando por su estancia en Madrid, sus trabajos con Paco de Lucía, su boda con la Chispa y sus conciertos más memorables, este libro es un homenaje con duende a un hombre de breve biografía pero infinita huella. Con prólogo de Lolita Flores y epílogo de Lolo Picardo, copropietario de La Venta de Vargas. El responsable de este libro es Sete González (Madrid, 1976) es dibujante-ilustrador, músico y skater y es autor de las ilustraciones y el artwork del segundo álbum de Lin Cortés además de haber realizado diversas exposiciones sobre la figura de Camarón

La leyenda del genio

loffit la leyenda del genio un cuarto de siglo sin camaron 25

Su figura, con el paso de los años, pasó a convertirse en leyenda. Añadió ritmos nuevos, influenciado por el pop y el rock y artistas como Bob Marley o Pink Floyd. Sufrió el rechazo de los más puristas que llegaron a devolver sus discos, pero finalmente todos se rindieron a la maestría de Camarón. Su música rompió todos los moldes, y su voz desgarrada viajó por todo el mundo, llegando a actuar en el Palladium de Nueva York. Sus canciones son verdaderos himnos, y el pueblo gitano lo abanderó como la voz de su estirpe.

Camarón, la leyenda del genio es un homenaje ilustrado al mayor icono del flamenco. El libro repasa los inicios de José Monje Cruz, más tarde conocido como Camarón de la Isla. Una obra que nos introduce de lleno en su vida, en su historia familiar, en diversas anécdotas de sus comienzos, en su debut y después éxito en Madrid. Relata cómo poco a poco ese chiquillo pasa a convertirse en leyenda, analiza algunos de sus grandes éxitos como La leyenda del tiempo, Soy gitano o Potro de rabia y miel. Pero detrás de su figura estelar se escondía un hombre, José, que también sufría, que se sentía abrumado por él éxito. Un hombre que, en sus propias palabras, “solo sabe cantar”.

El autor, Sete González, es un gran seguidor de Camarón. Su primer dibujo fue de él, y desde entonces se ha dedicado a estudiarle. Ha realizado un trabajo exhaustivo para reflejar en sus retratos las diferentes facetas de Camarón, sus diversos looks, su personalidad… de forma que este libro sea, también, una biografía visual del artista

El barrio de Las Callejuelas, en San Fernando (Cádiz), era lugar de pescadores y gente honrada. El 5 de diciembre de 1950, en el número 29 de la calle del Carmen, llegó al mundo José Monje Cruz, un gitanillo de tez blanca, muy menudo y sonriente. Su tío Joseíco, al ver su pelo claro, dijo que parecía un camarón, y ya se le quedó el mote. Nadie entonces era consciente de que ese niño cambiaría para siempre la historia del cante y se convertiría en el intérprete más importante de la historia del flamenco.

El debut

loffit la leyenda del genio un cuarto de siglo sin camaron 28

José empezó a cantar en tascas, ventas y ferias para los señoritos. Quería ayudar a su madre y tenía un don para cantar con maestría. Ya en 1958 había canturreado de vez en cuando en la Venta de Vargas, un colmado flamenco típico andaluz situado a la salida de San Fernando, donde se daban cita diversos artistas del mundo del toreo, el flamenco y la pintura. No fue hasta años después, un domingo de noviembre de 1962, cuando José Monje debutó de forma oficial en el Teatro La Salle, en una de las veladas benéficas que el funcionario Pepe Barrera organizaba para ayudar a los niños desfavorecidos. Como no tenía ropa, le anudaron una camisa de lunares y cuando subió a cantar la gente no le dejaba bajar. A los doce años dominaba todos los cantes a la perfección: tercios, fandangos, tientos, alegrías, bulerías… Tenía el temple y la sabiduría de un viejo y así empezó a forjar su leyenda.

En 1967, Camarón, que todavía era menor, se fue a Madrid para trabajar en la sala de fiestas Sayro con Miguel de los Reyes. Sabía que era la hora de dejar San Fernando. Los artistas debían pasar por Madrid. Poco a poco se iba convirtiendo en un gran cantaor y los artistas de la época iban cada noche a escucharle cantar. Muy poco después grabó su primer disco: Flamencos

La revolución del flamenco

ilustraciones Sete Gonzalez biografia Camaron 1428768120 115229302 1710x1024

Camarón era un artista inquieto. Su cabeza bullía buscando siempre influencias, de la música griega a las guitarras árabes. Llevaba tiempo convencido de que había que dar un paso más allá en el flamenco, hacer cosas nuevas. Escuchaba a Bob Marley, Serrat, The Beatles, Pink Floyd… Le gustaba cortar y pegar, grabar voces en un magnetofón y luego añadir guitarras. Su corazón latía con la Niña de los Peines, la gran cantaora, pero sabía que había que experimentar y darle una nueva vida al flamenco.

Su insistencia en combinar rock, flamenco y arte gitano también le reportó cierta incomprensión, pero su camino era firme. "Yo voy a mi aire", decía. Y así definió una nueva estética, con sus entonaciones, sus adornos, su afinación y sobre todo su coraje. Se trataba de un nuevo escalón en la historia de la renovación del flamenco. Su caché subió y su estrella empezó a brillar con luz propia

'La leyenda del tiempo'

A José le encantaban los aparatos de música. Investigaba todas sus posibilidades, incluso los desmontaba y los volvía a montar hasta que conseguía lo que buscaba. Se pasó unos meses encerrado en su estudio, mezclando discos para encontrar sonidos nuevos. Hasta que encontró a Ricardo Pachón. Al principio, Camarón y Ricardo no sabían por dónde empezar. Entonces apareció el nombre de Federico García Lorca y se pusieron a trabajar en unas melodías sobre sus poemas. A partir de aquí, surgió un grupo base: llegaron Patanegra (Raimundo y Rafael Amador), Kiko Veneno, Tomatito y varios más, y comenzaron a ensayar en la casa que Ricardo tenía en la localidad sevillana de Umbrete. Los músicos, gitanos y roqueros, entraron y salieron hasta que los temas quedaron definidos, y en el verano de 1978 se marcharon a grabar a los estudios Fonogram de Madrid, hoy parte de Universal Music Group.

Cuando el disco salió a la venta en otoño, el escándalo fue total. El rechazo de la crítica fue inapelable y los gitanos devolvían los discos a las tiendas. Solo honrosas excepciones lo aplaudían reconociendo su valor artístico. Entonces apenas se vendieron 5.000 ejemplares, pero Camarón estaba seguro de su trabajo: "Mucha gente está mosqueada, pero en el fondo saben que lo que está ahí no es malo, que es bueno y está bien hecho". La leyenda del tiempo cambió la historia del flamenco, no hay trabajo del que José se sintiera más orgulloso en toda su carrera, y todavía hoy es el disco más vendido de la historia del flamenco.

'Soy gitano'

loffit la leyenda del genio un cuarto de siglo sin camaron 29

En 1988 tuvo lugar otro paso decisivo: Maín Gómez Escolar, el nuevo director artístico de la discográfica de Camarón, le propuso grabar un disco con la Royal Philharmonic Orchestra en los estudios Abbey Road de Londres. Poco después apareció Soy gitano, que fue a la vez un himno que unió al pueblo gitano y un éxito sin precedentes que puso a Camarón a la altura de los grandes artistas internacionales. Por vez primera entró en las listas de los más vendidos al recibir el disco de oro y sonaba en todas partes. Todo el mundo lo quería conocer y su cara aparecía en pósteres, banderas y camisetas. 

Un dios

loffit la leyenda del genio un cuarto de siglo sin camaron 27 (1)

Su figura se engrandecía y el pueblo gitano empezó a magnificar su influencia hasta límites insospechados. Camarón ya no era un simple cantaor. Los gitanos lo habían idealizado y era poco menos que un dios. Su dios. Él representaba la desolación del pueblo romaní, el desgarro de su frustración y el espejo en el que mirarse. Era tanta la devoción que, cuando Camarón actuaba, algunas madres gitanas llevaban a sus hijos enfermos para que José los tocase con la esperanza de que se curaran. Eso, por supuesto, le turbaba, ya que lo cargaba con una responsabilidad demasiado grande.

Sin embargo, para José corrían tiempos difíciles y llenos de desasosiego. En poco tiempo, Camarón perdió a algunos miembros de su familia, y empezó a tener algunos problemas de salud. Los gitanos lo veían como un ejemplo: imitaban su cante, su manera de vestir, su estilo de vida…, pero él se sentía prisionero. Había algo que le mataba por dentro. Finalmente, Camarón falleció en 1992 a causa de un cáncer de pulmón. Más de 100.000 personas fueron a darle el pésame a la familia y a despedirse del gran genio del flamenco

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?