Cultura

Sigüenza está de enhorabuena, su catedral cumple 850 años

Victoria Herrero

Lunes 3 de junio de 2019

1 minuto

El 19 de junio de 1169 tuvo lugar el acto de consagración de este templo religioso de la localidad

Catedral de Sigüenza (Flikr)

Desde junio de 2018 hasta junio de este año, la localidad manchega de Sigüenza celebra el año jubilar con motivo del 850 aniversario de su bella catedral, una de las más antiguas de nuestro país. Bajo el lema Domus Dei, porta coeli, que significa 'La Casa de Dios es la puerta del cielo' se llevan realizando durante todo este año un sinfín de actividades para conmemorar la consagración de la catedral que tuvo lugar un 19 de junio del año 1169.

Conferencias, conciertos de música, visitas guiadas al templo o una exposición en el Museo Diocesano donde se pueden contemplar las distintas fases de la construcción de la catedral acompañarán a varios proyectos de rehabilitación y la inauguración de una nueva sala de tapices en la remodelada fragua del claustro. Se trata de un conjunto de ocho tapices flamencos de la serie Historia de Rómulo y Remo

Un poco de historia de la catedral de Sigüenza

La historia de este templo religioso se remonta al año 1124 cuando el obispo Bernardo de Agén, tras la reconquista de Sigüenza, inicia la restauración de la diócesis y la construcción de la catedral de esta localidad. Sin embargo, hubo que esperar 45 años más para que se produjera la consagración de este santo lugar, justo cuando finaliza la construcción de la capilla mayor y cabecera de la catedral. Pero las obras no habían finalizado del todo, ya que todavía el templo no estaba terminado del todo. 

Precisamente una de las actividades programas para este año, bajo el título Fortis seguntina, hará un detallado recorrido sobre cómo fue la construcción de esta catedral a través de maquetas, reproducciones y piezas recogidas durante los últimos 50 años como parte del patrimonio diocesano.

Sin duda, la muestra más importante de la celebración de este Año Jubilar. Un tiempo en el que la Iglesia concede una serie de indulgencias a todo aquel que peregrine hasta la catedral y cumpla una serie de disposiciones durante todo este año: arrepentimiento de los pecados y el deseo de conversión, dedicar unas oraciones al Papa y con motivo del Año Jubilar, recibir los sacramentos de la confesión y la comunión, además de realizar una obra de caridad durante ese tiempo. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?