Cultura

'Soledades Mayores', el recorrido fotográfico de Santi Palacios por las residencias en pleno Covid

Marta Jurado

Sábado 28 de noviembre de 2020

1 minuto

Entrevista al ganador del premio Internacional de Fotografía Luis Valtueña 2020

004 Santi Palacios Soledades Mayores
Marta Jurado

Sábado 28 de noviembre de 2020

1 minuto

Soledad, miedo, aislamiento, fragilidad, tristeza... Las imágenes recogidas en Soledades Mayores por el fotoperiodista Santi Palacios (@SantiPalacios) evocan las emociones que se vivieron en las residencias de mayores en los peores momentos del primer estado de alarma por la Covid-19 en nuestro país. Un recorrido fotográfico por centros de mayores catalanes entre los meses de marzo, abril y mayo, cuando el acceso a medios estaba muy restringido, que le ha valido al reportero el 24º Premio Internacional de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña (@MedicosdelMundo), y que ahora se puede ver Photoespaña (@photoespana).

Entre las historias detrás de cada fotografía, el reconocido reportero, ganador también del World Press Photo, destaca las historias de Marita, cuya madre murió en una residencia en Semana Santa, y su frustración ante la falta de respuesta de las autoridades sanitarias, o la desesperación de Julia, directora de una residencia de Sabadell que perdió a doce de sus veintisiete ancianos en un mes. Según las cifras oficiales, las residencias españolas fueron uno de los lugares más azotados por la pandemia a nivel mundial, donde fallecieron más de 20.000 mayores durante la primera ola, en su mayoría aislados y sin poder despedirse de sus familiares.

005 Santi Palacios Soledades Mayores
Imagen cedida por Santi Palacios

"Tenemos un problema estructural con las residencias"

La primera impresión de Santi Palacios al entrar en una residencia durante el estado de alarma fue quedarse congelado. "Me impactó muchísimo el gran número de personas que viven allí, postrados en una cama o en una silla de ruedas, pero quizás lo más duro fue la sensación de soledad entre los residentes. Más allá de la situación de emergencia que nos llevó a entrar allí, de esperar ver cierto número de muertos, vi un problema estructural tremendo de desatención a los mayores, que tiene una difícil solución", cuenta el fotoperiodista a 65ymás, que además es sociólogo.

"Obviamente la limitación de las visitas a los familiares durante el estado de alarma, influía, pero me temo que esto no se borrará de un plumazo una vez que se levanten las restricciones. El problema es mucho más profundo. Habría que cambiar el modelo", reflexiona, mientras resalta que las residencias tienen "muy mala prensa", pero que él fue testigo de la labor de profesionales realmente comprometidos "dejándose la piel e incluso jugándose la vida". Uno de los problemas, desde su punto de vista, es la falta de priorización sobre esta realidad, falta de recursos y de alternativas.

002 Santi Palacios Soledades Mayores
Imagen cedida por Santi Palacios

"Es muy duro ver el final de la vida así"

Entre los residentes encontró mucha diversidad de actitudes. "Había de todo, muchos eran conscientes de la situación, otros no. Había gente preocupada, pero otras no, porque ya habían pasado otras penurias como la guerra, la posguerra... Alguno incluso había sobrevivido a la "gripe española" de 1918", relata Palacios, quien  señala que es muy duro ver que el final de su vida sea así, pero que no ve que haya alternativas suficientes. Una realidad que ha quedado en evidencia con la Covid.

"Muchas familias llevan a sus mayores a residencias porque no les queda otra. Ha cambiado el modelo de familia tras el éxodo rural a las ciudades y ahora vivimos en casas pequeñas, poco tiempo para el cuidado, con poco dinero, que hacen cada vez más difícil que convivan la generación de abuelos, hijos y nietos bajo un mismo techo", narra. "Nos encontramos con abuelos de 80 años que traían a sus padres de 102...Vivimos cada vez más, pero no necesariamente mejor", opina. 

001 Santi Palacios Soledades Mayores
Imagen cedida por Santi Palacios

¿Qué pasa cuando no es posible decir adiós?

Tal como recuerda Palacios, él presenció cómo la gente moría en las residencias sin la mano o el apoyo de un familiar cercano. "Esto es muy duro para el residente, pero también para la familia, que ha tenido que pasar un proceso de duelo sin verlo, sin poder enterrar a un familiar en un plazo lógico por las restricciones... Es una situación difícil de gestionar y para la que no estamos preparados", relata Palacios mientras recuerda el caso de Marita, una mujer que le contactó por redes al ver una foto suya en la residencia de su madre en Sabadell.

"Días después su madre falleció y le pedimos si la podíamos acompañar. La madre de Marita, Juana Terrés, había cumplido 92 años en febrero y estaba en estado muy delicado a causa de una embolia. La última vez que su hija la vio despierta fue poco antes de que el 12 de marzo su residencia prohibiera las visitas de familiares como medida de protección para evitar contagios. Dos días antes de su muerte, cuando ya estaba inconsciente, Marita pudo verla de nuevo: entró en el centro con un permiso especial, el cuerpo y la frustración enfundados en un traje de protección para evitar el contagio", según relata el fotógrafo en un artículo publicado en la revista 5W.

006 Santi Palacios Soledades Mayores
Imagen cedida por Santi Palacios

Pocas imágenes del drama de las residencias

Santi Palacios ha sido de los pocos periodistas que han podido acceder a residencias durante el estado de alarma debido a las restricciones impuestas. "Yo tenía que salir de viaje, pero no pude, por lo que me eché a la calle a trabajar. Las primeras semanas fue muy frustrante porque no se podía hacer nada. No había acceso de los medios a los hospitales, a las funerarias, a las residencias... Por lo tanto no se podía contar lo que estaba pasando en el foco de la pandemia".  

"Había datos, varios compañeros periodistas nos decían que las UCIs estaban abarrotadas, mientras las cifras de muertos crecían enormemente, pero no podíamos verlo. Lo hacían con una calle ordenada y vacía detrás. Y la situación era aún más complicada en las residencias", recuerda Palacios, quien considera que la gestión de los medios por parte del Gobierno y las comunidades fue "desastrosa".

Él aprovechó una campaña de la Consejería Catalana de Salud que pretendía hacer test en las residencias para acompañar en la tarea a un equipo de Open Arms (@openarms_fund). "Y así es como pude entrar en las residencias, un mundo que yo desconocía por completo, y como digo, me dejó congelado", reconoce, pese a su dilatada experiencia en conflictos internacionales y crisis humanitarias. "Esto es grave, pero de difícil solución", insiste. Según estimaciones del CSIC, en 2019 más de 320.000 personas mayores de 65 años estaban censadas en residencias.

0

No hay comentarios ¿Te animas?