Sociedad

Descubren una técnica genética capaz de rejuvenecer la piel 30 años

Laura Moro

Foto: Bigstock

Miércoles 13 de abril de 2022

4 minutos

Las células no pierden las funciones que han aprendido durante toda su vida

Descubren una técnica genética capaz de rejuvenecer la piel 30 años
Laura Moro

Foto: Bigstock

Miércoles 13 de abril de 2022

4 minutos

La revista eLife ha publicado el último hallazgo del Instituto Babraham. Los científicos han descubierto una nueva técnica capaz de hacer que las células de la piel actúen como si tuvieran 30 años menos, sin perder las funciones que han aprendido durante toda su vida.

La técnica se basa en los descubrimientos del doctor japonés Shinya Yamanaka (premio Nobel de medicina en 2012) y del doctor John B. Gurdon, que consiguieron reprogramar células normales para convertirlas en pluripotenciales, es decir, en células madres que pueden desarrollarse en cualquier tipo de célula especializada.

El descubrimiento ha permitido a los expertos a desarrollar nuevas técnicas que han permitido entre otras cosas, devolver la visión a ratones, crear estructuras de células capaces de reparar la médula espinal o restablecer la producción de insulina en personas diabéticas.

Cómo funciona la técnica

El proceso de transformación celular tarda unos 50 días, y para poder llevarlo a cabo se utilizan una moléculas conocidas como factores de Yamanaka. Los propios investigadores han explicado que para este nuevo método conocido como reprogramación transitoria, las células fueron expuestas a los factores Yamanaka durante 13 días para eliminar los cambios provocados por la edad.

Después el equipo las hizo crecer de nuevo, y se dieron cuenta de cómo las células recuperaban su función específica en la piel. Los análisis que se realizaron posteriormente confirmaron que las células volvían a tener fibroblastos, los marcadores característicos de las células de la piel, que también se encargan de producir colágeno, una molécula que contribuye en la formación de la estructura de los tejidos y a curar heridas.

El equipo utilizó dos métodos para medir la edad celular y analizar los resultados. El primero fue el reloj epigenético, donde las etiquetas químicas que están en el genoma indican la edad. El otro fue el trasncriptoma, donde pueden verse todas las lecturas de genes producidas por la célula. En ambas mediciones las células tenían el mismo perfil que las células 30 años más jóvenes.

 

 

"Nuestra comprensión del envejecimiento a nivel molecular ha progresado en la última década, dando lugar a técnicas que permiten a los investigadores medir los cambios biológicos relacionados con la edad en las células humanas" explica el doctor Diljeet Gilluno de los autores de este descubrimiento. 

 “Pudimos aplicar esto a nuestro experimento para determinar el grado de reprogramación que lograba nuestro nuevo método”, comentaba Gill.

Rejuvenece la piel y cura heridas

La aplicación de esta técnica no va a devolver a nuestra piel el aspecto que tenía cuando teníamos 30 años menos, aunque si que se nota un rejuvenecimiento y vuelve a funcionar como lo hacía en esos años.

Otro de los descubrimientos del estudio, es que la técnica ayuda a mejorar la capacidad de regenerar el tejido dañado que tienen los fibroblastos. Para demostrarlo, los expertos realizaron un corte en una capa de células y comprobaron como los fibroblastos reprogramados se movían hacia el corte más rápido que las células viejas.

El profesor Wolf Reik, ha liderado al grupo de científicos, que ahora se ha unido a Altos Lab, una compañía que quiere revolucionar la reprogramación genética. Reik asegura que todavía tienen que entender cómo funcionan los mecanismos responsables de la reporgramación transitoria.

A pesar de esto, los expertos se muestran optimistas sobre este tratamiento, ya que en sus experimentos han observado que este método tiene un efecto positivo para otros genes vinculados a enfermedades que aparecen con la edad como el alzhéimer o las cataratas. Además, se podría utilizar para crear células que ayuden a curar mejor las heridas.

"Este trabajo tiene implicaciones muy emocionantes", apunta Reik. "Con el tiempo, podríamos ser capaces de identificar los genes que rejuvenecen sin reprogramación, y dirigirnos específicamente a ellos para reducir los efectos del envejecimiento. Este enfoque es prometedor para realizar valiosos descubrimientos que podrían abrir un sorprendente horizonte terapéutico".

Sobre el autor:

Laura Moro

Laura Moro, periodista.

… saber más sobre el autor