Sociedad

Gerascofobia: El miedo a envejecer puede llegar a ser mucho más peligroso de lo que parece

Antonio Castillejo

Domingo 20 de junio de 2021

12 minutos

Se trata de una fobia que puede producir alteraciones físicas, cognitivas y conductuales

Gerascofobia: El miedo a envejecer puede llegar a ser mucho más peligroso de lo que parece. Foto: Europa Press
Antonio Castillejo

Domingo 20 de junio de 2021

12 minutos

La palabra es un poco complicada, gerascofobia, pero es importante conocer lo que significa. Etimológicamente, viene del griego geron, que significa viejo y, phobos, miedo, o lo que es lo mismo, estamos hablando d​el miedo a envejecer, un temor irracional que afecta a la calidad de vida de quien lo padece, provocando que la persona sufra con frecuencia graves ataques de ansiedad.

Es normal que a nadie nos guste mucho la idea de envejecer, pero cuando de eso se pasa a sentir un miedo irracional, excesivo y hasta pánico a envejecer, estamos ante un caso de gerascofobia.

Se trata de una afección, tanto física como mental, que se manifiesta en forma de dificultad para respirar, incapacidad para hablar, mareos, temblores, bajada de la presión arterial, aislamiento social o sensación de opresión en el pecho, entre otros síntomas.

Una juventud sobredimensionada

"A todos puede asustarnos llegar a mayores, pero hay gente que tiene verdadero miedo y lo convierte en una fobia. Forma parte de los llamados miedos culturales pero como fobia no está tan extendida, aunque lo cierto es que cada vez se ve más, tal vez porque cada vez nos influye la imagen de juventud en contraposición con la de la vejez", nos explica Sara Montejano, fundadora de Psicología Global.

En cualquier caso, continúa la piscóloga, hay que tener en cuenta que "ha cambiado la concepción de la vejez, antes, desde un punto de vista cultural, se era mayor pero también se era un foco de sabiduría, un referente, un pilar de la sociedad. Desgraciadamente, eso se ha perdido y al mayor se le aparca para que moleste mucho. Estamos en un momento en el que se rinde culto a todo lo que es juvenil, la juventud es maravillosa, por supuesto, pero está sobredimensionada en detrimento de la vejez porque se es mayor, pero todavía se tienen tienes muchas posibilidades de vivir muchísimas cosas".

En definitiva, un caso extremo de ansiedad asociado al paso del tiempo, ya que estas personas no quieren ver cómo se producen ciertos cambios en su apariencia o comienzan a aparecer algunos problemas de salud. Además, pueden sentir miedo a la muerte, a la soledad, a no haber cumplido sus propias expectativas de vida o a ese falso mito que asocia la vejez con algo negativo

Médicos y psicólogos analizan pros y contras de que los mayores sean los últimos en salir de casa

No solo se trata de miedo a experimentar cambios a nivel de nuestro aspecto físico como pueden ser las arrugas o la aparición de las inevitables canas, si no también otro tipo de cambios que necesariamente surgen con del paso de los años, como la necesidad de depender de los demás, la pérdida de movilidad, la posibilidad de ser llevado a una residencia o el gradual empeoramiento del estado de salud.

Todos comenzamos a envejecer desde el momento en que nacemos, pero hay quienes se adaptan perfectamente a esta realidad y la aceptan como es y también hay quien sufre una serie de alteraciones asociadas a no admitir la vejez. No se trata de no saber adaptarse al envejecimiento sino a la aparición de un miedo irracional a envejecer que se convierte en su mayor temor. El miedo resulta tan elevado que puede afectar notablemente al comportamiento del individuo, su funcionalidad y su calidad de vida.

Afecta más a las mujeres

Pero nos preguntamos si la gerascofobia afecta más a hombres o a mujeres, y la doctora Montejano nos saca de dudas: "Yo lo he visto más en mujeres. Se da más en mujeres porque a lo largo de nuestra vida estamos mucho más presionadas para mantenernos jóvenes, aunque también es verdad que esto se está haciendo extensible a los hombres, no hay más que ver la publicidad para comprobarlo".

La psicóloga Sara Montejano. Fundadora de Psicología Global
La psicóloga Sara Montejano. Fundadora de Psicología Global.

Pero además de lo anterior, la fundadora de Psicología Global recurre a la estadística y recuerda "las mujeres tenemos una esperanza de vida más elevada que los hombres con lo que nuestra vejez va a ser más larga y posiblemente más solitaria si nuestra pareja desaparece antes que nosotros. Lo que nos dicen las estadísticas es que al final perderás ese apoyo como mujer".

Es importante no confundir la gerascofobia con el síndrome de Peter Pan, que afecta al desarrollo de la personalidad adoptando una actitud inmadura para evitar desempeñar un rol de adulto; o con la gerontofobia o edadismo, que puede definirse como un rechazo hacia las personas mayores y discriminación por razón de edad.

Se trata de un miedo tan tremendo que llega a afectar al comportamiento de quien lo padece, a su funcionalidad y, en consecuencia, a su calidad de vida. Lamentablemente, no se trata de una alteración psicológica temporal que remita por sí sola y es importante tratarla adecuadamente para poder superarla.

Síntomas

Hemos definido a la gerascofobia como un miedo irracional a envejecer, a aquellos cambios naturales propios del envejecimiento y en consecuencia, aclara Sara Montejano, "su sintomatología es la propia de las fobias. Por un lado hay unos pensamientos y unas ideas que son irracionales en torno a la vejez que se viven con mucha angustia y esto suele derivar en determinadas conductas de control, como por ejemplo una verdadera obsesión por la estética. También nos lleva a conductas de verificación del paso del tiempo, ver que tienes más arrugas, comprobar que vas perdiendo agilidad".

Las secuelas del confinamiento de las residencias: "Depresión, ansiedad y ataques de pánico"

Y esto lógicamente tiene unas consecuencias que son "estados de vergüenza, frustración, depresión e incluso la aparición de determinadas conductas que pueden llevar al límite a quien lo padece para comprobar que aún sigue siendo joven. Me refiero a conductas como correr, que es algo fenomenal, pero no si uno se mata a correr para demostrarse que está como si tuviese 20 años en lugar de 50 o 60. Estas personas llegan a ponerse  en riesgo, hacen deporte como si fueran a ir a las Olimpiadas. Se ponen al límite para negar el paso del tiempo", apunta Sara Montejano.

Así, la sintomatología fundamental de la gerascofobia se asocia básicamente a episodios de ansiedad y extremado nerviosismo. Los expertos enumeran la sintomatología de esta fobia en tres grandes grupos: alteraciones físicas, alteraciones cognitivas y alteraciones conductuales.

Problemas físicos

EuropaPress 3691863 anciano sentado banco puerta sol mascarilla mayo 2021 madrid espana partir

Por lo que a las alteraciones físicas se refiere, la ansiedad excesiva produce alteraciones en el organismo de quien la padece y produce un incremento excesivo de la actividad del sistema nervioso que pueden manifestarse de diferentes formas:

  • Aumento de la tasa cardíaca.

  • Aumento de la tasa respiratoria.

  • Palpitaciones.

  • Ahogos.

  • Sudoración excesiva.

  • Tensión muscular.

  • Dilatación de las pupilas.

  • Escalofríos.

  • Dolor de cabeza.

  • Dolor de estómago.

Problemas cognitivos

Un estudio demuestra que la consanguinidad es un factor de riesgo en el desarrollo del Alzheimer. Foto: Bigstock

La gerascofobia produce también alteraciones cognitivas puesto que produce una serie de pensamientos patológicos negativos que se producen cada vez con mayor frecuencia.

Hablamos de pensamientos que si bien suelen ser inespecíficos, siempre están relacionadas con los problemas y consecuencias negativas que conlleva el proceso de envejecimiento.

Se trata de la interiorización de unos pensamientos relacionados con la pérdida de facultades y capacidades asociadas a la vejez que hace que la persona que sufre esta fobia presencie la vívida imagen de sí mismo cuando sea una persona mayor en el peor de los posibles escenarios.

Problemas conductuales

La gerascofobia afecta directamente a la conducta de quien la padece hasta tal punto que puede condicionar no ya solo la calidad de vida del paciente sino también su funcionalidad.

La persona con gerascofobia necesita hacer un sobreesfuerzo para escapar a su miedo patológico frente al envejecimiento. Al negarse a envejecer las personas suelen abrazar tratamientos anti-envejecimiento, comportamientos o fármacos para retrasar el normal deterioro físico.

Estas prácticas, en principio, podrían parecer prácticas saludables pero no lo son porque la fobia empuja a estas personas a llevarlas a cabo no para sentirse bien sino para no sentirse mal, lo que, apuntan los expertos, suele traducirse en alteraciones conductuales.

Tratamiento

EuropaPress 3736677 acompanamiento persona mayor anciana

Todos los expertos coinciden en que la psicología es mucho más eficaz contra la gerascofobia que la farmacología.

En concreto recomiendan un tratamiento cognitivo-conductual que, por lo general, consigue acabar con cualquier tipo de fobia específica. Se trata de enfrentar al sujeto con sus propios miedos de forma gradual para que pueda empezar a convivir con su fobia en lugar de huir de ella con lo que progresivamente se va reduciendo una ansiedad que, simultáneamente suele ser tratada con técnicas de relajación y terapias cognitivas para racionalizar y eliminar esos temores.

"Como fobia y trastorno de ansiedad que es, la farmacología tiene medicamentos para ello, para el pánico, para inducir al sueño, pero ese no es ni el único tratamiento, ni siquiera el mejor, porque hay que gestionarlo a largo plazo. Al final lo que se precisa un tratamiento psicológico que ayude a aceptar el envejecimiento como parte natural de la vida, algo que es inexorable y no puedes controlar, solo queda aceptarlo", nos dice la doctora Monejano.

Se trata de verlo y vivirlo como un proceso natural, vamos perdiendo juventud, pero a cambio ganamos en otros ámbitos de la vida. "Es necesario aprender a vivir en el presente sin obsesionarnos con el futuro, aunque si teniéndolo lógicamente en cuenta. Hay que trabajar todas aquellas ideas y todos aquellos pensamientos que son irracionales", subraya Sara Montejano.

Prevención 

EuropaPress 3706622 objetivo programa vivir sentido fundacion caixa ofrecer recursos empoderen

Siempre y cuando esta afección no sea tan grave como para solicitar la intervención de un profesional médico o psicólogo, es bueno tomar una serie de medidas que nosotros mismos podemos seguir para evitar ese miedo a envejecer. Así lo recomiendan desde el Centro Internacional sobre el Envejecimiento

  • Llevar a cabo una vida saludable en relación a la alimentación, el ejercicio físico, el rechazo al tabaco y el alcohol, así como seguir nuestras citas médicas de forma regular. De esta manera, pondremos nuestro granito de arena a la hora de prevenir muchas enfermedades. 

  • Si tenemos pánico a la posibilidad de sufrir ciertas enfermedades neurodegenerativas, lo mejor es no dejar nunca de ejercitar nuestro cerebro

  • Si lo que nos preocupa es la soledad, debemos cuidar y mantener el vínculo con la familia y las amistades, además de participar en programas y actividades para no quedarnos en casa. Unas relaciones sociales que resultan muy enriquecedoras si existe un intercambio generacional.

  • Si esa ansiedad viene acompañada de problemas de inseguridad o autoestima, es importante recurrir a un profesional para canalizar esos miedos y que nos ayude a restar importancia a todo lo relacionado con el aspecto físico.

Debemos mantener una actitud positiva ante el paso del tiempo y saber apreciar todo lo bueno que nos espera en esta nueva etapa de la vida.

Un plan de pensiones emocional

Por último, la doctora Montejano nos recomienda "cuidarnos a nivel físico, es fundamental porque sí, al final, vas a tener un deterioro natural, pero también puedes llegar a gestionar tu calidad de vida para llegar sano y en buen estado a ciertas edades".

Pero la psicóloga no solo hace hincapié en el aspecto físico, sino también en el social. "También es importantísimo cuidar nuestras relaciones personales para que en la vejez tengamos un círculo de apoyo social. Hay que ver la vejez como una etapa de la vida en la cual también vamos a tener posibilidad de disfrutar y ser felices si nos lo proponemos. Si has cultivado tus relaciones, tus aficiones, el gusto por el aprendizaje... da igual que tengas 80 años, puedes seguir aprendiendo... si tu vas acumulando poquito a poquito durante toda tu vida, ahí está tu patrimonio para cuando seas mayor", asegura.

Apuntes sobre los Programas Universitarios de Mayores (PUM)

"Personalmente, cuando trato a personas obsesionadas con este punto, siempre les digo que al igual que estamos invirtiendo para hacer un plan de pensiones económico, también hay que hacer un plan de pensiones emocional, vital, porque la vida no acaba cuando te haces mayor o cuando te jubilas. No, a partir de ahí, empiezas otra vida, pero tienes que ir invirtiendo en ella", explica Sara Montejano para quien "hay mucha gente joven que no cuida este aspecto sin darse cuenta de que lo que hagas a lo largo de tu vida es lo que al final te vas a llevar a esta otra época de esa misma vida".

Sobre el autor:

Antonio Castillejo

Antonio Castillejo

Antonio Castillejo es abogado y periodista. Comenzó su carrera profesional en la Agencia Fax Press dirigida entonces por su fundador, Manu Leguineche, en la que se mantuvo hasta su desaparición en 2009. Especializado en información cultural y de viajes, desde entonces ha trabajado en numerosos medios de prensa, radio y televisión. Actualmente volcado con los mayores en 65Ymás desde su nacimiento.

… saber más sobre el autor