Sociedad

El Gobierno, 'a ciegas' en la lucha contra el coronavirus con datos insuficientes

Marta Jurado

Domingo 22 de marzo de 2020

7 minutos

En la era del Big Data, el volcado de datos en España sigue siendo rudimentario y con poco detalle

Baile de cifras del coronavirus

El Gobierno ha asegurado que estamos ante una batalla en la que todos tenemos que poner de nuestra parte ya que nos enfrentamos a la mayor pandemia del siglo XXI. Sin embargo, el baile de cifras y la falta de detalle en torno a los afectados por el coronavirus empieza a preocupar a medida que se incrementan los casos en España –que ya superan los 25.000 y más de 1.300 fallecidos–. La falta de información específica por parte de las fuentes oficiales sobre los infectados o fallecidos pone sobre la mesa una pregunta: ¿Qué está fallando para que no se logre dar esa información en plena era digital? 

Parece como si esta batalla se estuviese librando con tecnología anacrónica o datos sin depurar ante la incapacidad del Gobierno de llegar a los estándares de otros países de la Unión Europea. Uno de los aspectos que más preocupa es que la actualización diaria de las estadísticas que ofrece el Ministerio de Sanidad (@sanidadgob) no incluía hasta este domingo datos tan básicos como la edad o patologías previas de los pacientes, sobre todo a tenor de los últimos muertos menores de 65 años,​ que no pertenecen al principal grupo de riesgo del Covid-19. Tampoco se detallan hasta ahora los índices de letalidad ajustados a la realidad española, cuyas estimaciones se están realizando en base a los datos de China. La propia jefa del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad aseguraba este sábado tras la reunión del Comité Científico del Covid-19 que "conocer la edad es clave para entender el efecto de esta enfermedad", por lo que tratarán de proporcionarla cuando tengan los datos necesarios.

Pese a la necesidad de información en tiempo real para combatir la pandemia, se está dando una sobresaturación de datos "en bruto" pero poco detalle sobre otros aspectos como los desagregados por comunidades autónomas o de la evolución diaria hasta este fin de semana, cuando el Gobierno ha asegurado que irá incorporando paulatinamente esta información pormenorizada en un Excell siguiendo el modelo de Italia –sin hacer referencia aún a la edad–. También durante estos días se han producido cifras discordantes entre lo que ofrecían las comunidades autónomas y Sanidad, así como varias correcciones entre lo que se ofrecía en rueda de prensa y lo que posteriormente se publicaba en el documento final, generando cierto desconcierto entre los profesionales de los medios y los encargados de actualizar los gráficos. 

Diferentes sistemas de recopilación de datos por Autonomía

En la era del Big Data, podría parecer mentira que estos datos no se pudiesen ofrecer con más rapidez y claridad, pero tal como explican varios expertos "el asunto es más complejo de lo que parece". Recopilar estos datos "no es sencillo", aunque sería clave para una previsión más acertada. "Conocer las cifras reales del coronavirus a las que nos enfrentamos sería fundamental porque es la base para conocer qué está pasando y poder adelantarse a través de los modelos matemáticos predictivos que utilizamos los epidemiólogos", explica a 65YMás Javier del Águila, médico investigador de la Escuela Nacional de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III de Madrid (@SaludISCIII)​ especializado en epidemiología y modelos matemáticos preventivos.

"El principal problema actualmente son las dificultades de integración entre Sanidad y Autonomías, cada una con sistema de recopilación y criterios diferentes y que ahora se han visto a la necesidad de unificarse. Partimos de un sistema sanitario cerrado en el que cada comunidad Autónoma gestionaba lo suyo, incluso, las diferencias existen de un hospital a otro. No existe ni un precedente ni un mecanismo claro para integrar los datos a nivel nacional", opina Javier del Águila en relación a la decisión del Gobierno de tomar el control sobre estas competencias locales desde la declaración del estado de alarma el pasado sábado. El caso se complica, asegura, en el caso de las residencias, donde" los gestores de los datos son otros". El  Ministerio reconocía este jueves que desconocía cuántas muertes se han producido en estos centros que albergan a población mayor

datos acumulados coronavirus ministerio

El Gobierno reconoce que puede haber una "infraestimación"

"Es muy probable que los datos infravaloren la transmisión total, pero se está trabajando en ello", aseguraba este viernes el propio director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón. Por eso instaba a interpretar los datos con cautela, "porque cambian cada día, cada hora". "La notificación de casos está sujeta a muchos factores, como la sobrecarga de los laboratorios que realizan las pruebas diagnósticas", recalcaba Simón, que pese a ello, mantiene una única actualización con datos de las 21:00 horas del día anterior.

Simón ha señalado que las autoridades sanitarias son conscientes de que "en algunas comunidades autónomas la sospecha es que la transmisión comunitaria es mayor de lo que los datos indican". "Más que una sospecha es probablemente una realidad", ha puntualizado. "De los casos de los que no tenemos un diagnóstico confirmatorio, obviamente no se pueden reportar y, por lo tanto, no tenemos ahora mismo una idea muy objetiva de la situación de transmisión comunitaria en algunas zonas", ha admitido.

Defiende sin embargo, que con los datos disponibles se puede valorar la evolución del coronavirus "porque son relativamente estables", sobre todo en cuanto a los pacientes más afectados, como los hospitalizados y los que permanecen en la UCI, que están llegando poco a poco desde los centros sanitarios tras la petición de esta información por parte del Gobierno en los últimos días.

Datos clave parra predecir camas y mascarillas necesarias

En opinión del experto en epidemiología y modelado matemático, Javier del Águila, "más que un problema de ocultación de datos a la ciudadanía, es una cuestión de coordinación ante la ingente cantidad de datos y la velocidad a la que se pueden suministrar y verificar con un factor humano limitante". "Aunque todos los profesionales estamos trabajando a destajo en el volcado de información, las plantillas que se dedican a ello son escasas. Ojalá que a partir de esta experiencia el Gobierno empiece a valorar investigación y la inversión pública en I+D", opina. Ante esta situación, varias empresas de telecomunicaciones ya se han lanzado a ofrecer su tecnología e infraestructuras al servicio del coronavirus.

Pese a todo, los expertos insisten en la necesidad de manejar datos lo más exactos posibles puede salvar vidas. "Los datos reales son básicos para que los técnicos sanitarios e incluso los políticos puedan hacer una estimación de los recursos necesarios para los próximos días y enviar así sus cargamentos de Equipos de protección personal (EPIs), calcular las camas que se va a necesitar, o el personal suplente que van a necesitar. "Vamos a contrarreloj, teniendo en cuenta que los efectos del aislamiento no se notarán hasta dentro de 10 días o dos semanas. Por eso, en un mundo utópico lo ideal sería hacer pruebas a cuanta más gente mejor, pero lo que se está empezando a aplicar son diagnósticos clínicos sin necesidad de test, como ya se hizo en China, a partir de los síntomas", considera. "Estamos acostumbrados a hacer encuestas epidemiológicas, pero no en una muestra tan grande".

Residencia de mayores coronavirus

Expertos prevén que el pico no se alcanzará hasta mediados de abril

La segunda/tercera semana de abril será, como pronto, cuando se alcance el pico de la epidemia del coronavirus en España, según se extrae de la estimación realizada por el Instituto de Matemática Multidisciplinar (IMM) de la Universitat Politècnica de València (@UPV). "Comenzamos a hacer esta estimación hace una semanas a partir de los datos que publica a diario el Ministerio de Sanidad, pero nos vamos dando cuenta de que cada día cambia el escenario y que deberíamos empezar a introducir nuevos parámetros a medida que estén disponibles", explica el jefe del proyecto MUNQU Rafael Villanueva a 65Ymás.

Respecto a la fiabilidad de los datos, Villanueva sostiene que las variaciones se irán refinando a medida que se mejore el diagnóstico de los médicos sobre esta enfermedad, que es todavía "una gran desconocida". "Recabar estos datos no es nada sencillo dadas las circunstancias actuales. Hay que tener en cuenta que se manejan 17 criterios diferentes según la autonomía", recuerda. Pero sostiene que al margen de ello, cada día se está afinando más la información respecto a los datos que ellos manejan para lograr la estimación del modelo SIR (susceptible, infectado, recuperado).

En cuanto a la paradoja de que pese a la tecnología disponible, no se esté aplicando en este ámbito, Villanueva considera que la base epidemiológica es la misma. "Nosotros utilizamos modelos epidemiológicos ya conocidos desde hace siglos y utilizados en otras epidemias como la gripe o el sarampión. La gran diferencia es que antes esos virus iban "a caballo" y ahora "lo hacen en avión", lo que explica según Villanueva la exponencial propagación del virus a nivel global. Reconoce, sin embargo, que herramientas como las de Big Data, podrán utilizarse más tarde para cruzar datos y extraer conclusiones relevantes. "Pero no debemos olvidar que estamos ante un entorno muy cambiante. Hoy estimamos que en abril ya podremos salir de casa, pero la situación puede cambiar.... Los matemáticos siempre manejamos un margen de error...", puntualiza asumiento el filosófico principio de incertidumbre.

0

No hay comentarios ¿Te animas?