Internacional

Baddie Winkle o cómo demostrar que cualquier edad es emocionante

Carlos Zapatero

Lunes 25 de marzo de 2019

2 minutos

91 años no son suficientes para derrotar al derroche de energía de esta "influencer"

Baddie Winkle o cómo demostrar que cualquier edad es emocionante (big stock)
Carlos Zapatero

Lunes 25 de marzo de 2019

2 minutos

Nació el 18 de julio de 1928, tiene 91 años y una cuenta de Instagram con más seguidores que algunas de las influencers más seguidas de nuestro país, sumando 3,8 millones en el momento de escribir estas líneas. La historia de Helen Van Winkle, más conocida como Baddie Winkle, es una aproximación a cómo cualquier día puede ser un buen momento para romper con los límite establecido.

Carácter a prueba de todo tipo de adversidades

La vida le arrebató a su marido cuando celebraban su 35 aniversario de boda, por medio de un accidente de tráfico. Y a su hijo de 46 años cuando, en el año 1999, no pudo superar un cáncer. Tras una época rendida ante la tristeza y el dolor, en la que la propia Helen admitía en su documental cómo se pasaba los días llorando, decidió crear el personaje de Baddie Winkle. 

Los inicios de esta nueva identidad fueron poco menos que fortuitos. Fue su bisnieta Kennedy cuando en 2014, a sus 17 años, decidió colgar una foto de su abuela vestida con prendas repletas de color shorts vaqueros, camiseta de colores hippies y unos calcetines rosas– y los likes comenzaron a llegar como por parte de magia.

Una 'celebritie' en la industria de la moda

Su carácter, su simpatía y sus atrevidos looks han naturalizado la presencia de la influencer en los principales desfiles y fashion weeks del mundo. Tanto es así que Baddie Winkle se ha convertido en imagen de todo tipo de marcas de moda, la mayoría de ellas con un target que resta varias decenas de años a nuestra protagonista, pero que admira su actitud y sus atrevidos outfits con los que atrae todo tipo de miradas. 

Quizá sea este el motivo por el que hemos podido disfrutar de la presencia de Winkle frente a artistas y celebridades de la talla de Rhianna o Miley Cyrus, entre muchas otras. “Vivas como vivas, intenta ser un ejemplo para la gente”, una frase cargada de razón que da forma a su documental y con la que Baddie Winkle es capaz de hacer reflexionar a cualquier sobre la –poca– importancia que la edad puede llegar a tener el factor de la edad.