Sociedad

Los mayores temen un segundo confinamiento, pese a que la mayoría pudo valerse por sí mismo

65ymás

Domingo 30 de agosto de 2020

4 minutos

Así lo refleja la última encuesta de la Unión Democrática de Pensionistas sobre el Covid

Los más jóvenes tuvieron menos contactos fuera de casa que los mayores durante el confinamiento

Los mayores, indignados con la idea de Simón de meterles "en una burbuja"

 

La segunda ola del coronavirus ya está aquí y cada vez son mayores los temores que apuntan a un segundo confinamiento. Pese a lo que se podría creer, la mayoría de los mayores de 65 años, que han sido señalados como uno del principales grupos vulnerables y a "proteger", aseguran que fueron totalmente independientes durante el primer encierro en primavera y no nedesitaron apenas ayuda externa. Así, el 67% de las personas mayores no necesitó apoyo familiar o social durante el estado de alarma en su día a día, ni a la hora de realizar tareas básicas como comprar alimentos o ir a la farmacia.

Se trata de una de las principales conclusiones de la iniciativa Queremos saber cómo estáis, promovida por la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (@MayoresUDP), con el objetivo de conocer de primera mano cómo han vivido y cómo se han sentido las personas mayores durante la crisis sanitaria causada por la Covid-19, sobre todo en los meses más duros del confinamiento.

Entre los resultados también destaca que el 10% de las personas encuestadas afirman haber realizado ellas mismas la compra o sus parejas o con apoyo de su entorno. Solo el 21% de las personas aseguran haber contado con apoyo de familiares, sobre todo de sus hijas e hijos, nietas y nietos, así como de apoyo social: personas de su misma vecindad y personas voluntarias. La encuesta se ha realizado entre 13 de mayo al 21 de junio de 2020 y ha contado con la participación de 212 personas. 

Captura de pantalla 2020 07 28 a las 15.48.46
Fuente: UDP

El encierro, un gran esfuerzo

Respecto a lo que ha supuesto el confinamiento, la mayoría reconoce que ha sido un gran esfuerzo, principalmente por la imposibilidad de poder ver a sus familiares directos, especialmente a las nietas y nietos, y en la mayoría de los casos han experimentado sentimientos de aburrimiento por falta de relaciones sociales físicas. A pesar de todas las dificultades, la encuesta refleja que un 68% de las personas mayores  han utilizado  las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para mantenerse en contacto con sus familiares, vecinos, amigas, etc, fundamentalmente Internet (WhatsApp, Videollamadas, redes sociales, email) y las llamadas de teléfono.

También hay cierta preocupación por la situación en la que se encuentran o van a encontrar económicamente los hijos. “Mis hijos, casados, viven en otra Comunidad Autónoma, están ahora en paro, y tenemos que apoyarlos económicamente'', afirma Patricio desde Córdoba. Otros como Paloma están expectantes ante lo que ocurrirá en los próximos meses: “Económicamente de momento no lo hemos notado, quizás tenga que ayudar en unos meses a algunos de los familiares más jóvenes", afirma Paloma, habitante de Las Navas del Marqués (Ávila).

Desescalada y uso de mascarillas

Captura de pantalla 2020 07 28 a las 11.12.42

Fuente: UDP

Tras el confinamiento y de camino hacia la “nueva normalidad”, la encuesta de UDP también se ha interesado sobre cómo estaban viviendo las diferentes fases y su opinión acerca de si se estaban respetando o no los horarios y la medidas para contener el virus. De esa manera, el 41% considera que sí se han respetado los horarios de salida destinados a las personas mayores, frente al 39% que considera que no se han respetado. El 8% de las personas considera que sólo han sido respetados los horarios por algunos grupos de personas.

En cambio, con respecto al distanciamiento social y las precauciones necesarias (mascarilla, guantes) para evitar los contagios, más de la mitad de las personas (56%) afirman que no se ha respetado. “Veo a mucho irresponsable sin mascarilla, ni guantes y caminando próximos”, asegura Francisco, de Madrid. “Hay más gente que mayores, en ese horario y enseguida empiezan a salir a hacer deporte” considera Ángela, de Lazkao. Asimismo, un 62% de las personas encuestadas han salido a la calle en los horarios planteados y según las normas planteadas para cada fase. Tan solo un 33% de las personas encuestadas decidieron no salir de casa, por un principal motivo: el miedo.

Miedo a un segundo confinamiento

De cara a un segundo confinamiento después del verano o si se alarga la crisis sanitaria por la Covid-19, sus principales preocupaciones son: no ver a la familia y a las amistades, pérdida de las relaciones personales, adaptarse a la nueva normalidad, problemas psicológicos, depresión, agobio, estrés o decaimiento. También les preocupa su salud, por el retraso o aplazamiento en las consultas previstas, así como la preocupación por la situación económica por falta de trabajo de sus hijos e hijas.

“Estoy acostumbrado a hacer más deporte y noto que la musculatura baja mucho y también se nota mucho la falta de contacto social y los viajes'', afirma Santiago, Torres de Almeda. “Físicamente cada vez me siento más anquilosada y con dolores en las articulaciones, creo que tengo síntomas de depresión”, opina Ana María, de Madrid. “Con el confinamiento han cambiado las relaciones con amigos y familiares. Pero también hemos tenido más tiempo para dedicarnos a los hobbies que teníamos abandonados", declara el también madrileño José Miguel.

Captura de pantalla 2020 07 28 a las 11.12.53

Fuente: UDP

¿Se ha aprendido algo con esta crisis?

Entre las personas encuestadas existe un sentimiento general de pesimismo frente al aprendizaje como sociedad, si bien son muchas las personas encuestadas que consideran y esperan que como sociedad aprendamos a ser más solidarios y solidarias. “Es difícil saberlo, pero creo que hay personas que no van a aprender nada, porque les importa muy poco lo que le pase a otros. Solo les importa su economía y egoísmo”, opina uno de ellos. “Mi esperanza es que aprendamos como colectivo a ser solidarios con los demás” sostiene otro de los encuestados.

Como conclusión final desde UDP apuestan por continuar con la labor de facilitar conocimientos sobre las TIC a las personas mayores reduciendo la brecha digital, favoreciendo así la comunicación permanente. Precisamente esta encuesta ha sido respondida por personas mayores que sí tienen acceso a internet, pero hay todavía muchas personas que no disponen de acceso o conocimientos para ello, especialmente en el ámbito rural. "No obstante, no podemos dejar de lado la importancia que la socialización tiene para el colectivo, la participación conjunta y presencial en actividades a través de las cuales las personas mayores mantienen los contactos, aprenden y se empoderan mediante la participación", insisten. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?