Sociedad

"El objetivo de Ballesol es claro: residencias seguras y llenas de vida"

65ymás

Miércoles 7 de octubre de 2020

4 minutos

Entrevista a Fermín García Gollarte, geriatra y director médico de este grupo de residencias

Fermín García Gollarte: "El objetivo de Ballesol es claro: residencias seguras y llenas de vida"

 

Residencias de mayores seguras, pero a la vez llenas de vida. Esa es la máxima que persigue Ballesol (@GrupoBallesol) en este contexto de crisis sanitaria por el coronavirus, tal y como explica el doctor Fermín García Gollarte, geriatra y director médico de Ballesol en una entrevista con Fernando Ónega, presidente del Comité Editorial de 65Ymás, en la que repasa las principales medidas que ha tomado el grupo en sus centros para tratar de que el Covid-19 tenga la menor incidencia posible entre sus residentes.

Este experto comienza contextualizando cómo han tenido que enfrentarse a la pandemia: "Llegó de una forma brusca, con un virus totalmente desconocido, y con una población, en gran parte, frágil y vulnerable, con muchas enfermedades crónicas asociadas. Esto ha hecho que este virus haya sido mucho más agresivo y haya provocado una mayor mortalidad. Por otro lado, las residencias deben estar engranadas con el sistema sanitario, pero este ha colapsado, con un déficit de camas hospitalarias y con una coordinación sociosanitaria que no ha sido del todo eficiente. Todas estas circunstancias han provocado que en las residencias –no todas ni en todos los lugares– se haya producido, sobre todo durante la primera ola, un aumento de mortalidad no deseable. Ha sido una situación que ha sobrepasado a todos y debemos contextualizarla de una forma global, valorando lo que es una pandemia: una bomba atómica que cae en una nación".

Sin embargo, según el doctor García Gollarte, con el paso de los meses y a media que "hemos ido conociendo más al virus y se ha ido automatizando actuaciones", nos encontramos en "una situación mucho mejor, de mayor seguridad": "Tenemos mayor conocimiento y mayor asunción por parte del sistema sanitario de todo el grupo de residencias, valorando el perfil de personas que viven en ellas". En esa lucha por mantener el coronavirus lo más alejado posible de sus residencias, Ballesol ha tomado una serie de medidas basadas en la "revisión y control de forma preventiva y curativa".

"A nivel logístico se han diferenciado claramente cuatro zonas en todos los centros según el riesgo de las personas que viven en ellas: personas asintomáticas, personas con PCR positivo, personas con síntomas de enfermedad y personas con sospecha. También se han creado grupos aislados para que si se produce un caso positivo en uno de ellos podamos controlar los contactos de una forma mucho más eficiente y sin afectar al resto de residentes. Igualmente, se ha reforzado el personal y se están haciendo controles exhaustivos de forma periódica, tanto de toma de temperatura como de pruebas PCR y de antígenos, tanto por parte de nuestro grupo como de los hospitales de referencia, que están en una coordinación mucho más estrecha que antes de la pandemia", señala.

ballesol

Programa 'Reactívate'

Por otra parte, Ballesol cuenta con programas específicos para sus residentes. "Nos hemos basado sobre todo en la funcionalidad, la autonomía que pueda tener una persona. Y para eso hemos desarrollado un programa al que le hemos puesto el nombre Reactívate. Este programa tiene una parte de fisioterapia y rehabilitación integral, es decir, ejercicios aeróbicos, de resistencia, de ganancia de masa muscular y de equilibrio, asociados, además, a la parte nutricional, con complementos y batidos nutricionales para aportar un mayor grado de proteína, que todas las evidencias nos dicen que es beneficioso para las personas frágiles, con una movilidad reducida", apunta García Gollarte.

"Por otro lado, a nivel psicológico se están realizando con los residentes programas de afrontamiento de la realidad, de psicoestimulación y de asunción de los problemas, valorándolos de forma positiva. Además, también se están desarrollando programas con los familiares, explicándoles el día a día de los residentes, y con los trabajadores, para evitar el bornout (síndrome del trabajador quemado) que se deriva de esta situación. Todo con el fin de que las residencias sean lugares seguros y llenos de vida", añade.

El director médico de Ballesol también explica otros programas específicos con los que cuentan sus centros, como un programa de valoración de fractura de cadera, en el que se realiza una valoración integral, tanto de la fractura en sí como de la persona que lo ha padecido, y otro de calidad de prescripción, consistente en la optimización de fármacos, evitando un excesivo consumo de medicamentos, que "a veces son productores de reacciones adversas en las personas mayores".

Finalmente, el doctor resume cómo es el día a día en las residencias de Ballesol: "Intentamos que nuestras residencias no sean lugares oscuros y tristes, sino que sean espacios alegres y llenos de vida. Si esa persona estuviera en casa estaría sola y sin ningún estímulo. Aquí se continúan realizando actividades y hay una relación entre los residentes, haciéndoles comprender y asumir al mismo tiempo una situación de pandemia en la que hay que llevar unas medidas restrictivas en cuanto a la movilidad o a la reducción de horas de visitas de familiares. Pero se les ha suprimido lo menos posibles. Son espacios seguros y están atendidos por un equipo multidisciplinar, con médicos, enfermeras, fisioterapeutas, psicólogos, técnicos en actividades socioculturales, terapeutas ocupacionales y con una plantilla de cuidadores reforzada".

0

No hay comentarios ¿Te animas?