Política

Santiago Abascal: "No nos engañemos, hoy España está peor que ayer"

Andrés Ramos

Lunes 29 de abril de 2019

3 minutos

Vox irrumpe en el Congreso con 24 escaños, pero no cumple las expectativas

Santiago Abascal: "No nos engañemos, hoy España está peor que ayer"

“Esto es sólo el principio. Vox ha venido para quedarse. Bienvenidos a la resistencia”. Así intentaba Santiago Abascal (@Santi_ABASCAL) presidente de Vox, levantar el ánimo entre sus simpatizantes después de lograr 24 escaños en las elecciones generales celebradas este domingo. Un número de representantes insuficiente, sin embargo, para desalojar a Pedro Sánchez (PSOE) de La Moncloa y formar Gobierno junto a PP (66) y Ciudadanos (57).

Las expectativas no se han cumplido en las filas del partido verde, lo que ha dejado una cierta sensación de fracaso. Pese a pasar de los 47.000 votos cosechados en junio de 2016 (0,2% de los sufragios) a los 2.600.000 de este domingo (10,3%), las caras en la plaza Margaret Thatcher de Madrid, donde los simpatizantes de Vox han seguido el escrutinio, eran de decepción. Esperaban más. Mucho más. Y es que el voto oculto en el que confiaban durante toda la campaña no ha sido finalmente tal.

Así lo reconocía el propio Abascal en su intervención al filo de las 11 de la noche ante cientos de fieles enfundados en la bandera de España y arropado por su núcleo duro (Javier Ortega-Smith, Iván Espinosa de los Monteros y Rocío Monasterio). “Hoy es un momento de alegría, pero también de preocupación. No nos engañemos, hoy España está en una situación peor que ayer”, indicaba el líder de Vox, lamentando no poder expulsar del Ejecutivo al “Frente Popular”.

Durante su discurso, Abascal no escatimó en críticas hacia los dos partidos que podrían haberse convertido en sus socios de Gobierno. Al PP volvió a referirse como “la derechita cobarde” y a Ciudadanos como “la veleta naranja”. Además, a la formación de Pablo Casado le señaló directamente como el único culpable de la victoria de la izquierda. “La única responsabilidad la tienen los que tenían 186 escaños y no fueron capaces de oponerse a ellos. Que no nos culpen a nosotros de su fracaso”, apuntó.

Eso sí. Abascal garantizó a sus votantes que los diputados de Vox no les van a “defraudar” durante la próxima legislatura y defenderán en el Congreso las consignas que han repetido sus dirigentes durante toda la campaña electoral, como la unidad de España, la lucha contra la inmigración ilegal o el combate a las leyes “de la dictadura progre”.

Los simpatizantes de Vox, por su parte, ahogaron las penas durante el recuento con los clásicos cánticos que han entonado durante toda la campaña. Desde el “España, unida, jamás será vencida”, hasta el Puigdemont a prisión”. “No nos engañan, Cataluña no es España” o “España, cristiana y nunca musulmana”, fueron otros de los hits de la noche en una desangelada plaza Margret Thatcher. “Presidente, presidente”, le gritaron a Abascal, que devolvió a la realidad a los suyos: “Para eso tendremos que esperar”.

“Lo que le espera a España”, se lamentaba una votante de Vox muy joven, como la mayoría de los que se congregaron en esta plaza aledaña a Colón, un símbolo ya para este partido. “Dentro de nada otra crisis brutal. Olvidaos de conservar vuestros puestos de trabajo”, alertaba su amiga. “Yo ya sólo confío en que al menos Ciudadanos pacte con el PSOE”, apuntaba otro joven simpatizante.

Ni el himno de España que puso el punto y final a la intervención de Abascal ni el posterior Que viva España de Manolo Escobar sirvieron para levantar los alicaídos ánimos en una noche con sabor a gatillazo.

Entre sus medidas electorales, un nuevo modelo de pensiones de capitalización mixta

Aunque ahora quedarán ya en papel mojado, además de medidas estrella como eliminar el estado de las autonomías, deportar a los inmigrantes ilegales, derogar la ley de violencia de género, suprimir de la sanidad pública las intervenciones quirúrgicas relacionadas con el aborto y el cambio de sexo o la protección de la tauromaquia y la caza, algunas propuestas que figuraban en el programa electoral de Vox -un documento llamado 100 medidas para la España Viva- afectan directamente a las personas mayores.

Así, sobre el actual sistema de pensiones proponían "un nuevo modelo de capitalización y reparto mixto”. Éste estaría basado, por un lado, en “la solidaridad, garantizando una pensión mínima que se actualice con el coste de la vida”; y, por otro, en “la propiedad, asegurando el derecho de los ciudadanos a disponer de ahorros propios al finalizar su vida laboral que complementen las pensiones mínimas”.

Igualmente, la formación liderada por Santiago Abascal llevaba en su programa el apoyo a los desempleados mayores de 50 años mediante “la reducción de un 20% de las cotizaciones de la empresa por nuevos contratos de carácter indefinido”. También que las pensiones contributivas estén exentas en el IRPF, “no por doble tributación, sino por justicia con quienes han tributado durante toda su vida laboral”.

En otras materias, Vox también planteaba una “tarjeta sanitaria única para todo el territorio nacional” y defendía la “custodia compartida como regla general” y “el derecho de los menores a relacionarse con ambos progenitores y con sus abuelos”.

1
marga Hace 1 año
Desde luego que estamos peor que ayer¡. 24 escaños de una formación que propugna la vuelta a las cavernas es tremendamente preocupante.Ahora tendrán que argumentar y serán escuchadas en el Congreso sus planteamientos .Ojalá sirva para que algunos reflexionen.