Sociedad

Así funcionan los nuevos pastilleros personalizados que ofrecen las farmacias gallegas

María Bonillo

Foto: Bigstock

Martes 21 de junio de 2022

5 minutos

Este servicio permitirá mejorar el seguimiento y adherencia al tratamiento

Así funcionan los nuevos pastilleros personalizados que ofrecen las farmacias gallegas
María Bonillo

Foto: Bigstock

Martes 21 de junio de 2022

5 minutos

Las farmacias gallegas ya pueden suministrar los sistemas personalizados de dosificación (SDP) de medicamentos a los pacientes, tras la entrada en vigor del Decreto 87/2022 de la Xunta de Galicia. Este método, anunciado a comienzos de años por el conselleiro de Sanidad, Julio García Comesaña, permitirá mejorar mejorar el seguimiento y adherencia al tratamiento.

Se trata de una de las demandas más solicitadas por los pacientes y los profesionales de farmacia, tal y como apuntaba el conselleiro de Sanidad. Con este método ya disponible, será posible simplificar al máximo el procedimiento administrativo, al permitir a las oficinas de farmacia prestar este servicio mediante una declaración responsable, sin necesidad de esperar la que se tramite una autorización.

Esta reforma "pionera, ambiciosa y ajustada a las necesidades de profesionales y usuarios”, según indicaba García en una nota recogida por la Xunta de Galicia, permitirá garantizar el "acceso rápido, eficaz, oportuno, equitativo y racional a la medicación”.

El decreto explica que esta nueva regulación consiste en "reacondicionar para un período de tiempo determinado todos o parte de los medicamentos dispensados en dispositivos de dosificación personalizados, así como en facilitar al paciente una adecuada información, con el fin de mejorar el cumplimiento del tratamiento farmacoterapéutico y de prevenir y resolver los problemas relacionados con los medicamentos".

Esta medida "servirá para mejorar la vida gente porque mejorará su calidad asistencial", explicaba a su vez la farmacéutica y portavoz del Colegio Oficial de Farmacéuticos de A Coruña a El Español. "Ayuda a que las personas mayores tengan una vida independiente en su casa el mayor tiempo posible", añadía, mostrando su deseo de que se promocione y utilice este servicio, ya que "es una buena ocasión para trabajar mano a mano con la atención primaria".

Tal y como indica, cada 15 días se realizará la retirada de estos dispensadores en las farmacias, aunque será necesario llevar el antiguo. Además, este sistema tendrá un coste, que oscilará entre los 20 y 30 euros al mes por paciente. 

 

Sistemas personalizados de dosificación de medicamentos en farmacias gallegas: así funcionan. Foto: Bigstock

Funcionamiento y forma de solicitar el servicio

Según especifica el decreto de la Xunta, el proceso para optar a este servicio comienza con una entrevista inicial y una evaluación de idoneidad de los pacientes (o su representante legal o persona autorizada) para informar sobre el servicio de preparación y entrega, que se realizará en la zona de atención personalizada. El farmacéutico se asegurará de que el paciente ha comprendido la información antes de su autorización, y este deberá prestar por escrito el consentimiento para que las farmacias puedan prestarles el servicio.

Seguidamente, se realizará la evaluación documentada sobre la idoneidad individual y su inclusión deberá quedar justificada con base en el riesgo beneficio del/de la mismo/a. "Las ventajas de mayor adherencia deberán superar los inconvenientes de menor participación de los/las propios/as pacientes en el control de su medicación", añade el decreto.

Una vez realizados estos primeros pasos, se pasará a la elaboración de la ficha del paciente, para la cual se registrarán sus datos personales y se revisará toda su medicación, así como sus problemas de salud y la documentación médica relevante de la que disponga. Toda esta información quedará registrada en la ficha, que servirá como ficha de trabajo para efectuar el control farmacoterapéutico.

El farmacéutico que prepare los SPD será quien revise el tratamiento del paciente para detectar posibles problemas relacionados con los medicamentos, que podrían dar lugar a resultados negativos de la medicación. Si se produjeran, deberán ser registrados "con indicación expresa de su intervención". En caso de duda, los farmacéuticos contarán con la ayuda del personal médico responsable de la asistencia del paciente, mientras que contarán con su ficha, donde se registrará información como: datos básicos, identificación del personal facultativo de referencia de su asistencia sanitaria y datos de salud relevantes, y datos del tratamiento del/de la paciente.

La ficha se mantendrá actualizada e incluirá todos los cambios del tratamiento o pautas de administración, los cuales estarán siempre justificados con una prescripción médica y conllevará una revisión del tratamiento farmacoterapéutico para descartar posibles incidencias.

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor