Tecnología

Si utilizas alguna de estas contraseñas, es momento de cambiarla

Carlos Zapatero

Jueves 21 de marzo de 2019

2 minutos

"123456", "password" y "123456789" conforman el podio de las peores contraseñas de 2018

Si utilizas alguna de estas contraseñas, es momento de cambiarla (Big stock )

Como cada año, SplashData vuelve a sacar los colores a la mayoría de los internautas por medio de su lista con las peores contraseñas del año 2018. Pese a la dificultad que supone escoger una contraseña que sea fácil de recordar, y que además sea segura, conviene hacer hincapié en la importancia de utilizar palabras o combinaciones alfanuméricas con las que garantizar la seguridad de nuestros datos

No, “123456” no es una buena idea

Para analizar los datos, SplahData afirma haber evaluado hasta un total de 5 millones de contraseñas filtradas. Ante una muestra de tal magnitud no sorprende que jugadores de fútbol, celebridades o combinaciones de palabras formadas a partir de letras próximas en el teclado se encuentren como algunas de las peores contraseñas del año.

1 – “123456”
2 – “password”
3 – “123456789”
4 – “12345678”
5 – “12345”
6 – “111111”
7 – “1234567”
8 – “sunshine”
9 – “qwerty”
10 – “iloveyou”
11 – “princess”
12 – “admin”
13 – “welcome”
14 – “666666”
15 – “abc123”

Si tienes alguna de estas contraseñas en algunas de tus cuentas, es momento de cambiarlas. Probablemente estés compartiéndola con millones de personas en todo el mundo. Además, destacan nombres de deportistas como “tigger”, en referencia al golfista Tiger Woods, o “jordan”, como homenaje al jugador de baloncesto.

Si utilizas alguna de estas contraseñas, es momento de cambiarla (big stock)

¿Cómo puedo crear una contraseña segura?

Siguiendo los consejos de Googleuna contraseña tiene que ser única. Cada cuenta que utilicemos es conveniente que tenga su propia contraseña. Especialmente cuando hablamos de algunas de nuestras cuentas más importantes, como la del correo electrónico o nuestra cuenta bancaria.

Además, recomienda que la contraseña sea larga y fácil de recordar. Un buen ejemplo puede ser una frase de una película o un libro. Incluso el estribillo de una canción. 

Si además de ser larga, utilizamos caracteres especiales como símbolos. O números y letras intercaladas, conseguiremos que nadie pueda descifrar la contraseña que utilizamos. En cualquier caso, es importante que evitemos utilizar todo tipo de palabras comunes e información personal que conozcan nuestras amistades, como el nombre de nuestra mascota, la ciudad en la que nacimos o el nombre de la empresa para la que trabajamos. 

Que alguien acceda a nuestro correo sin nuestro permiso, además de a nuestras cuentas bancarias o corporativas, puede ser un importante problema a nivel de privacidad que se puede subsanar por medio de una contraseña segura y fiable. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?