Sociedad

El impactante experimento que muestra cómo se propaga el coronavirus en una cena de 10 personas

65ymás

Lunes 11 de mayo de 2020

2 minutos

La pintura, que simulaba el virus, se extendió a todos los participantes

El impactante experimento que muestra cómo se propaga el coronavirus en una cena de 10 personas

Uno de los aspectos que más sorprendió a la comunidad científica sobre el nuevo coronavirus fue su facilidad de transmisión, lo que ha provocado que la cifra de contagiados en el mundo supere ya los 4 millones de personas. Ahora, un impactante experimento ejemplifica a la perfección la rapidez con la que podría transmitirse el SARS-CoV-2 cuando se junta un grupo de personas en un acto social tan habitual como podría ser una cena.

Un vídeo emitido en la Nippon Hosso Kiokay (NHK), la cadena de televisión pública de Japón, muestra cómo se propaga el coronavirus en un servicio de buffet de un crucero –en el que participan diez personas– si una de ellas está infectada. Precisamente, ese número de personas, diez, es el que ya se puede reunir a partir de la fase 1 de la desescalada en España, en el que desde este lunes están un gran número de comunidades autónomas y provincias.

En este experimento, antes de comenzar la velada, se aplicó pintura fluorescente en las manos de uno de los comensales. Esta pintura –que simula el virus– sólo es visible con la luz apagada, por lo que los asistentes a la reunión no notaron en ningún momento su presencia.

Concretamente, nada más sentarse a comer, el comensal 'infectado' opta por estornudarse en la mano. Una vez hecho esto, los responsables del experimento le aplican una sustancia inocua conocida como Glo Germ sobre la superficie 'infectada' para analizar cómo la propagación. A continuación, la velada sigue su curso habitual y los comensales disfrutan de un servicio de buffet libre gratuito de 30 minutos. 

Todos contagiados

Tras concluir la prueba, los responsables del proyecto encienden una la luz negra para descubrir lo lejos que ha llegado el virus. A pesar de que los participantes se han lavado las manos constantemente a lo largo de la velada, y que el servicio de camareros tenía órdenes expresas de llevar a cabo acciones que minimizaran el riesgo, todos acaban infectados.

Tal y como explican los investigadores, la pintura se extendió a las manos de todos los participantes e incluso a la cara de tres de ellos, quienes contaban con restos de pintura en la boca, en la nariz y otras partes de la cara. Después de analizar cómo se había propagado el virus, los investigadores descubrieron que el foco inicial partía de la tapa del recipiente que contenía la comida. También de las pinzas que separaban la comida y el asa del recipiente de bebida, principales focos de infección.

A la vista de este experimento, resulta esencial cumplir estrictamente con las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Asegúrate de no acudir a ningún bar o restaurante en caso de que tengas algún síntoma y, en caso de no tenerlo, extrema precauciones para evitar posibles contagios.

0

No hay comentarios ¿Te animas?