Practicopedia

Quizá no lo sepas, pero tu casa está llena de peligros para tu mascota

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Sábado 1 de junio de 2019

2 minutos

Cuidado con la basura, los cables eléctricos sueltos o los productos que uses para la limpieza

Una casa está llena de peligros para una mascota

Las mascotas y los niños comparten varias cosas: les gusta jugar y son curiosos. Y ya sabemos ese dicho de la curiosidad y el gato. Y es que, aunque no lo creas, tu casa entraña toda una serie de peligros que pueden poner en más de un aprieto a tu animal de compañía, como detallan desde la Fundación Protectora de Animales de Navarra (@MutilvaProte). Te descubrimos esas trampas que esconde tu casa.

No dejes el cubo de basura a su alcance

Por muy divertido que le parezca a tu perro morder la bolsa de la basura y esparcir todos esos restos por la cocina, en realidad es un peligro. Puede que la mayoría de esos alimentos estén en mal estado o se hayan empezado a pudrir, además de la cantidad de bichos y gérmenes que pueden afectar seriamente a su salud si comen esos desperdicios

Cuidado con productos de limpieza y otro tipo de tóxicos

En este caso debemos tener la misma precaución que con los más pequeños de la casa. Todos los productos de limpieza, detergentes, tóxicos, pinturas... mejor guardarlos en un armario bajo llave o bien en zonas superiores donde no pueda llegar ni un niño ni la zarpa de tu perro. Solo ya el contacto de estos líquidos con su piel o su estómago pueden provocarles serios problemas de salud. 

Especialmente cuidadosos debemos ser con las prácticas bolas de alcanfor que tu gato puede confundir con la galleta que le das de premio de vez en cuando. La naftalina que contienen en su composición puede ser mortal: daño severo en hígado, riñones, aparato digestivo o problemas respiratorios.

No es divertido darle alcohol a tu mascota

Cuidado con los bromistas de la familia. Dar de beber alcohol al perro o al gato no es nada divertido. Más bien todo lo contrario. Como ocurre cuando nosotros nos hemos pasado con la bebida, ese abuso provoca una falta de coordinación motriz; y si es una cantidad muy elevada puede hacer que baje el ritmo cardíaco, disminuya la temperatura de su cuerpo y provocar un desenlace que nadie desea.

Peligros cuando juegan

Los peligros no solo se encuentran en productos que en un primer vistazo ya son tóxicos, sino que con el elemento más inofensivo podemos tener una situación desagradable: gatos que se esconden en una bolsa de plástico y se asfixian al quedar atrapados, cables eléctricos que muerde nuestro perro, piezas de metal con las que se puede atragantar o beber el agua del inodoro. Esta práctica poco higiénica puede desencadenar en una irritación del tracto digestivo

0

No hay comentarios ¿Te animas?