Practicopedia

Claves para ser un buen anfitrión, según los expertos en protocolo

Manuela Martín

Foto: Bigstock

Sábado 26 de diciembre de 2020

3 minutos

Recibir a todos, controlar los tiempos y hacerles sentir cómodos: claves de un buen anfitrión

Claves para ser un buen anfitrión Foto: bigstock
Manuela Martín

Foto: Bigstock

Sábado 26 de diciembre de 2020

3 minutos

Ya sea para 2, 6 o 20 invitados, hay una serie de reglas que te harán ser el mejor anfitrión y el primer consejo pasa por disfrutar.

Para que una cena o un evento se aun éxito los invitados tienen que sentirse cómodos y ello pasa por el propio anfitrión, quien, aunque es cierto que debe estar atento a mil cosas, debe estar relajado y debe disfrutar para todos se sientan a gusto, incluido uno mismo.

Un buen anfitrión será el encargado de recibir a todos los invitados a los cuales, nada más llegar se les retirará el abrigo si lo desean y se les ofrecerá algo de beber. Si nunca han visto tu casa, enséñasela.

Es importante hablar con todos, de ahí que, en el caso de comidas y cenas sentados, el anfitrión deberá estar situado de tal forma que pueda mantener una conversación fácilmente con todos. Si ves que alguien está excluido en una conversación, inclúyelo o bien, cambia de tema para que todos podáis participar. En el caso de que la logística no te permita estar cerca de todos para hablar, trata de situar cerca a aquellas personas que tengan gustos parecidos o afines. Eso sí, evita a toda costa temas sobre política o religión para no ofender a nadie.

Respecto a la comida, es preferible optar por algo sencillo que guste a todos y así acertar en lugar de innovar con nuestros invitados. Y eso sí, piensa la época del año en la que estás y si es de día o de noche para hacer un menú en función de cada momento. Y en cuanto a la bebida, no esperes a que te la pidan, fíjate en cada momento si es necesario servir más o no, nada de copas vacías.

Aunque es importante no agobiar y cada momento tiene sus tiempos, procura dar continuidad de un plato a otro, así como de la comida a la sobremesa, con el objetivo de ‘enganchar’ y tener entretenidos a tus invitados. Además, así siempre habrá actividad, evitando las esperas o los silencios.

En este sentido, puedes tener previsto con antelación los aperitivos en la mesa, por ejemplo, dándote margen para terminar otras cosas y que no pasen mientras hambre. Además, tu mesa lucirá más bonita.  

Prepara una zona con las cosas que más se pueden usar como vasos, copas, vinos, bebidas, cubiertos, agua, hielo o servilletas. De esa manera no tendrás que estar buscando cada cosa cuando te la pidan. Pon toda la bebida a disposición de los invitados para que cada uno puede seguir sirviéndose durante la fiesta.

Saca los mejores platos, vasos y cubertería, ya que tendrán una mejor imagen y recuerdo de tu evento.

Los detalles marcarán la diferencia, por ello, opta por las velas, música, aroma e incluso algún pequeño detalle para tus invitados.

Sobre el autor:

Manuela Martín

Manuela Martín es redactora especializada en temas de salud y ocio.

… saber más sobre el autor