Practicopedia

La forma correcta de limpiar la freidora y dejarla como nueva

Manuela Martín

Foto: Bigstock

Sábado 24 de julio de 2021

3 minutos

Jabón, bicarbonato o limón dejarán la freidora como nueva

La forma correcta de limpiar la freidora y dejarla como nueva Foto: bigstock
Manuela Martín

Foto: Bigstock

Sábado 24 de julio de 2021

3 minutos

El uso continuado de aceites y frituras hacen que las freidoras acumulen gran cantidad de suciedad empeorando su funcionamiento, complicando su limpieza y acortando su vida útil. Por ello, vamos a explicarte cómo tienes que limpiarla para que siempre se encuentre en las mejores condiciones y no afecten al sabor de tus platos.

Un buen mantenimiento de la freidora repercutirá en varios aspectos, desde el sabor de nuestros alimentos, al gasto de electricidad, así como a la vida útil del propio aparato. Por ello, es fundamental tratar de mantenerla lo más limpia posible.

Para su limpieza, lo primero que debemos hacer es comprobar que está desconectada de la corriente eléctrica y que se encuentra fría.

Si el aceite de la freidora consideras que se encuentra en buen estado y puedes volver a utilizarlo alguna vez más, te aconsejamos que lo eches en un tarro mientras limpias el aparato.

En el caso de que ya no vayas a utilizar ese aceite, recuerda reciclarlo correctamente, llevándolo a los puntos disponibles para este fin que encontrarás en tu localidad.

A continuación, para limpiar los restos de aceite o fritura que hayan quedado dentro de la freidora te recomendamos que utilices una bayeta o papel de cocina.

Después, desmonta la canastilla e introdúcela en un barreño o un cubo grande con agua caliente y un poco de jabón para los platos durante 20 minutos para tratar de facilitar su posterior limpieza, la cual haremos con la ayuda de un estropajo. También podremos introducirla en el lavavajillas para una limpieza más sencilla.

¿Cómo puedo limpiar la freidora? Foto: bigstock

Respecto a la freidora, la llenaremos de agua y verteremos un poco de jabón para los platos y la pondremos a calentar durante 30 minutos.

Con la ayuda de una bayeta o un estropajo suave frotaremos los restos de suciedad.

Finalmente, vaciaremos el recipiente y aclararemos con abundante agua para eliminar cualquier resto de producto.

Recuerda que este paso es uno de los más importantes para evitar cualquier intoxicación.

Bicarbonato o limón

Otra forma de limpiar la freidora es, una vez retirado el aceite, llenaremos la freidora con agua y una taza de vinagre. Cerraremos la tapa y la pondremos en funcionamiento durante unos 10 minutos. Pasado ese tiempo, la aclararemos con abundante agua.

Otra opción es formar una pasta de bicarbonato con agua que aplicaremos en las zonas con más grasa con ayuda de un cepillo. Aclararemos con agua y listo.

Recuerda que no todas las piezas de las freidoras se pueden mojar, con lo cual, recomendamos leer las instrucciones previamente.

Sobre el autor:

Manuela Martín

Manuela Martín es redactora especializada en temas de salud y ocio.

… saber más sobre el autor