Practicopedia

Cómo mantener el coche a punto durante el confinamiento: cuidado con la batería y los neumáticos

65ymás

Viernes 24 de abril de 2020

3 minutos

Estar parado durante mucho tiempo no beneficia a nuestro vehículo

Cómo mantener el coche a punto durante el confinamiento: cuidado con la batería y los neumáticos

Muchos españoles tienen su coche aparcado en el mismo sitio donde lo dejaron cuando se declaró el estado de alarma por la pandemia del coronavirus, el pasado 14 de marzo, ya que durante este confinamiento no está permitido utilizarlo más que en unas situaciones concretas: adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad, asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios, desplazamiento al lugar de trabajo, retorno al lugar de residencia habitual, asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables, desplazamiento a entidades financieras y de seguros y por causa de fuerza mayor o situación de necesidad. En caso de que cojas el coche por otra causa que no esté justificada, te expones a que te detengan en un control de tráfico y te pongan una multa.

Aunque apenas podamos cogerlo, el coche también necesita cuidados y estar parado durante mucho tiempo no le beneficia. Si le prestas ahora una mínima atención, te lo agradecerá cuando puedas volver a usarlo. Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomiendan que, aunque tengas el coche al resguardo en el garaje o esté aparcado en la calle y lo veas desde la ventana, acércate a él aprovechando alguna de las salidas permitidas que tengas que hacer y dedícale unos pocos minutos. Le sentará bien un poco de atención.

Lo que sucede con la batería del coche si no se utiliza en un mes. Foto: Bigstock

Cuida la batería

Un vehículo, aunque este parado, no deja de consumir electricidad. Si es moderno porque necesita alimentar continuamente el ordenador de a bordo con el que están equipados y si hablamos de los más viejos ,el no encender el motor en 15 días puede provocar su descarga y la imposibilidad de arranque.

Para evitar esto lo ideal es arrancar el coche cada diez días y recorrer unos cuantos kilómetros, pero si esto no fuese posible bastaría con dejar el motor en marcha sin circular con el vehículo durante 10 o 15 minutos cada semana. si estuviese aparcado en la calle. Si se encontrara en un garaje o cualquier otro lugar cerrado, es necesario asegurar previamente su ventilación para evitar una peligrosa acumulación de gases que podría provocar la muerte.

Pero probablemente lo más práctico y seguro es desconectar la batería del coche. Para ello, siempre con el motor apagado, con una llave hay que desconectar siempre primero el borne negativo de la batería marcado con el símbolo '–' y su cable es de color negro y después el borne positivo, en el que está grabado un '+' y su cable es rojo. Nunca deberá desconectarse primero el terminal positivo, porque la llave metálica podría provocar un cortocircuito. Importante: antes de proceder a la desconexión, revisa el manual de instrucciones para ver lo que aconseja el fabricante del vehículo. Muchos coches, sobre todo los más nuevos, podrían dar problemas y quedar bloqueados.

Si no fuera posible adaptar ninguna de estas precauciones y la batería se vaciase conviene saber que los servicios de asistencia de las compañías de seguros pueden asistirnos con las famosas pinzas y arrancadores para poner el vehículo vuelva a funcionar.

Cómo medir bien la presión de los neumáticos

Neumáticos en forma

La Comisión de Fabricantes de Neumáticos ve "imprescindible" revisar el estado de las cubiertas tras el confinamiento, ya que muchos vehículos permanecerán estacionados durante varias semanas y esto puede acarrear consecuencias. Los fabricantes explican que los neumáticos pueden sufrir deformaciones debido a que todo el peso del vehículo recayó en el mismo punto durante las semanas que el coche estuvo sin moverse.

Por ello, el caucho podría haberse aplanado y hasta que al circular vuelva a su forma habitual, podría provocar vibraciones. Sin embargo, en algunas circunstancias esta deformación puede persistir.

Otro de los inconvenientes que pueden sufrir los neumáticos es su agrietamiento. Este problema tiene más relación con la edad de la goma que con la situación de paralización, pero con el vehículo parado puede agravarse. También cabe revisar la presión de los neumáticos tras el confinamiento, ya que previsiblemente haya disminuido.

Mover el coche unos centímetros hacia adelante o atrás puede ser una buena idea. Cuando se permita volver a circular, habrá que tomar todas las precauciones. La primera tarea será revisar la presión de los neumáticos. Habrá que circular de manera suave los primeros kilómetros, prestando mucha atención a posibles avisos de testigos de fallo del vehículo, frenos…

0

No hay comentarios ¿Te animas?