Cómo

Cómo dormir a tu nieto en solo un minuto con la técnica 4-7-8

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Jueves 12 de septiembre de 2019

2 minutos

El objetivo de esta técnica es que los niños se relajen y mejoren su respiración diafragmática

Cómo dormir a tu nieto en solo un minuto con la técnica 4-7-8

Conseguir que tus nietos se duerman puede ser a veces una tarea titánica. La excitación que arrastran del resto del día, su deseo por seguir jugando o viendo la televisión, o incluso el hecho de que no sean sus padres los que les envíen a la cama son algunos de los factores que pueden influir en su comportamiento.

Sin embargo, es preciso que los niños duerman entre 10 y 12 horas diarias, dependiendo de la edad, pues esto les proporcionará innumerables beneficios como, por ejemplo, mejorar su capacidad de atención, asegurar un correcto crecimiento o reducir los problemas de comportamiento.

En este sentido y con el objetivo de conseguir que los más pequeños de la casa se duerman rápidamente y sin rechistar, el médico y profesor de la Universidad de Arizona, Andrew Weil, diseñó hace algunos años una técnica que promete alcanzar este fin en tan solo un minuto. ¿Has oído hablar alguna vez del método 4-7-8?

Cómo dormir a tu nieto con la técnica 4-7-8

Fomenta la relajación de tus nietos

La técnica 4-7-8 se ha convertido en una revolución en todo el mundo, pues recurre a ejercicios de respiración y concentración para fomentar un buen descanso en los niños de manera 100% natural.

Así, este sistema aplica una fórmula numérica que les permite controlar su respiración, liberarles de las distracciones y las preocupaciones del día a día, relajar los músculos y, por lo tanto, reducir el ritmo cardíaco que les guía hacia un estado de tranquilidad y sosiego que favorece su descanso. Además, ellos se lo tomarán como un juego, lo que facilitará su incursión en su rutina nocturna. Bajo esta premisa, ¿qué pasos debes seguir para ponerla en práctica con tus nietos?

  1. En primer lugar, el pequeño debe inspirar por la nariz durante 4 segundos. Al inicio del ejercicio, lo mejor es que cuentes en voz alta, pero cuando el niño coja práctica podréis hacerlo mentalmente.
  2. Después, debe retener el aire dentro de los pulmones durante otros 7 segundos. De esta forma, el ritmo cardíaco se ralentiza y la ansiedad desaparece, lo que ayuda a que tu nieto alcance un estado de relajación mucho más rápido.
  3. Finalmente, debe expulsar el aire suavemente durante 8 segundos, para después cerrar los ojitos e intentar conciliar el sueño.

Eso sí, es posible que sean precisos varios intentos o que debas repetir algún paso durante el proceso. Además, aunque el objetivo es que los niños se duerman más rápido, la técnica 4-7-8 también sirve para los adultos, pues su impacto en el organismo es prácticamente el mismo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?