Cómo

Cómo hacer tu propio abono orgánico en casa paso a paso

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Jueves 11 de julio de 2019

2 minutos

Una de las ventajas de los abonos orgánicos es que aumentan la actividad microbiana del suelo

Cómo hacer tu propio abono orgánico en casa para tus plantas

Son muchas las personas que recurren al abono orgánico y 100% natural para cuidar y asegurar el correcto crecimiento de sus plantas. Una decisión que conlleva múltiples ventajas como, por ejemplo, mejorar la capacidad de absorción del agua y la estructura del suelo, proporcionar una fuente de nutrientes a largo plazo, evitar el desperdicio de productos orgánicos, proteger el medio ambiente y promover la diversidad, así como mantener a raya la toxicidad del suelo, entre otras.

Si todavía no formas parte de este grupo de jardinería tan comprometido, quizás te anime a unirte el saber que también puedes elaborar tu propio abono orgánico en casa, una medida mucho más accesible y económica. ¿Cómo? A través de la siguiente receta.

Abono orgánico para tus plantas paso a paso

Antes de comenzar con la elaboración de tu abono orgánico particular, debes conocer aquellos "ingredientes" que pueden potenciar la acción del mismo, debido a los nutrientes que forman parte de su composición. Por ejemplo, las cáscaras de plátano son muy valiosas debido a su aporte de potasio, una de las sustancias que más influyen en el crecimiento y la floración de las plantas. Las cáscaras de huevo también proporcionan a la mezcla carbonato cálcico y sirven como repelente para las plagas.

Otro elemento que seguro tienes a mano en casa y que es de gran ayuda son los posos de café, que ofrecen a la mezcla una buena dosis de nitrógeno. El vinagre, sobre todo para las plantas que requieran suelos ácidos; las cenizas de madera, la orina y la hierba son otros de los recursos a los que puedes acudir. Eso sí, evita los restos de origen animal, el aceite, las plantas enfermas y, por supuesto, las sustancias químicas. Ahora sí, ¡manos a la obra!

Abono orgánico
  1. En primer lugar, reúne los residuos orgánicos que tengas en casa y que hemos enumerado anteriormente.
  2. A continuación, escoge una maceta o recipiente que tenga una profundidad mínima de 50 centímetros y un diámetro igual de amplio.
  3. Introduce los residuos y tápalos con tierra
  4. Una vez por semana, airea la mezcla de materiales orgánicos con ayuda de un rastrillo para evitar que se compacten. Los movimientos deben ir de afuera hacia adentro.
  5. Uno de los factores más importantes para su descomposición es la humedad. Para comprobar que todo está correcto, los residuos deben tener un aspecto similar al de una esponja húmeda.
  6. Este proceso puede durar entre dos y cinco meses. Sabrás que el abono está listo cuando luzca un color marrón oscuro, desprenda un olor a tierra húmeda y, además, ya no se distingan los productos originales.
  7. El siguiente paso será utilizar tu abono orgánico, casero y 100% natural para cuidar tus plantas, que crecerán más sanas y fuertes que nunca.
0

No hay comentarios ¿Te animas?