Cómo

Cómo cuidar una planta de aloe vera

Carlos Losada

Foto: Bigstock

Viernes 6 de marzo de 2020

3 minutos

Sus cuidados no son complicados y a cambio tendrás una planta con numerosas propiedades beneficiosas

Cómo cuidar una planta de aloe vera

Los beneficios del aloe vera han sido venerados a través del tiempo. Se sabe que los egipcios utilizaban esta planta hace más de 6.000 años para calmar inflamaciones y dolores. De hecho, la consideraban la planta de la eternidad. Posteriormente, tanto los griegos como los romanos heredaron ese amor por ella y la solían emplear para tratar heridas, molestias gastrointestinales y hasta quemaduras.

Es más, incluso Cristóbal Colón la consideraba clave en cuando se echaba a la mar, ya que la utilizaba para curar las heridas de los marineros que viajaban a bordo de los barcos. Por ello, no solo es bueno conocer sus bondades, también conviene conocer cuáles deben ser los cuidados que hay que darle para que la planta de la eternidad dure el mayor tiempo posible.

Cuidados del aloe vera

Lo primero que se debe tener en cuenta en el momento de cuidar un aloe vera es el tipo de planta que es. Estamos hablando de un arbusto con hojas dentadas que es capaz de soportar temperaturas medias-altas ya que es propio de zonas templadas y tropicales. Eso sí, aunque la creencia popular es que se trata de un tipo de cactus, no es así, sino que pertenece a la familia de las “plantas suculentas”, es decir, aquellas que almacenan una gran cantidad de agua en su interior (en este caso en forma del gel tan conocido que albergan sus hojas). En cuanto a los consejos para cuidar el aloe vera, hay que seguir los siguientes:

  • La maceta debe ser ancha y poco profunda. Si es muy pequeña puede provocar que las raíces no crezcan y si resulta demasiado pesada, podría dificultar su movimiento en caso de que queramos situarla en lugares distintos dependiendo la época del año y la temperatura.
  • La tierra donde se plante ha de drenar bien el agua.
Aloe Vera
  • Si es posible, es recomendable añadir un poco de compost no absorbente.
  • La situación del aloe también hay que cuidarla. Lo mejor es que se ponga en un lugar donde le dé el mayor tiempo de sol posible. En este sentido, puede situarse tanto en el exterior como en el interior. Eso sí, en caso de tenerla en el exterior hay que cuidar cuando bajan mucho las temperaturas o cuando suben demasiado y le pega el sol directamente durante demasiadas horas.
  • El momento de regar la planta también es un elemento clave para cuidarla de un modo correcto. Generalmente será suficiente con regarla una vez a la semana cuando suben las temperaturas o una al mes si hay humedad y hace frío, con lo que más o menos cada 15 día será suficiente. Para comprobar si necesita agua, solo has de fijarte en que la tierra esté completamente seca. Entonces echa el agua sobre ella, pero no encharques la maceta. Ten en cuenta que si la riegas demasiado puedes provocar que se pudra. En ese caso las raíces dejarán de hacer su labor y notarás que las hojas pierden su fuerza, llegando casi a caerse. Otro modo de percatarte de que la planta requiere agua es observando si las hojas comienzna a arrugarse en las puntas. En ese caso, echa agua porque el aloe la está “pidiendo”.
  • Otros cuidados que son necesarios si quieres que tu planta dure mucho tiempo pasa por echarle abono al menos una vez al año, ya que la tierra termina por volverse muy pobre.
Aloe Vera (bigstock)

Las hojas

Si vas a plantar más de un aloe vera, lo más adecuado es hacerlo en el mismo arriate si es que tienes posibilidad de hacerlo, dado que crecen mejor en grupo. Por el contrario, si tienes la planta en una maceta y ves que han nacido algunas pequeñas hojas nuevas en la tierra, trasplántalas a otro lado con el objetivo de que no molesten a las raíces de la planta “madre”.

Y pasando de lleno al empleo de las hojas (su interior) tanto para un uso cosmético (cuidado de la piel) como digestivo, cuando cortes una hoja, hazlo cerca del tallo. Y solo cuando le hayas sacado todo el partido a la misma corta otra, porque en la espera entre un uso y otro, pueden echarse a perder, algo que no merece la pena porque estamos hablando de un pequeño tesoro que nos regala la naturaleza.

Aloe Vera

Para finalizar, cabe recordar, entre otros muchos, cuáles son los principales beneficios que venimos mencionando a lo largo del artículo:

  • Mejora la digestión.
  • Regula el tránsito intestinal gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Es más, también se suele ingerir para el tratamiento de hemorroides.
  • Actúa como laxante cuando se produce estreñimiento.
  • Ayuda a los riñones y al hígado en su función desintoxicante.
  • Mejora el sistema inmunitario.
  • Contiene numerosas proteínas, vitaminas y minerales.
  • Previene el acné.
  • Ayuda a que aparezcan menos arrugas.
  • Previene la caída del cabello.
  • Es un agente perfecto para cicatrizar las heridas.
  • Reduce la inflamación por causa de torceduras.
1
Marissa Hace 2 meses
En nuestra aloe, observamos como fue capaz de mover una hoja de 30cm hacia el otro lado, y a posteriori la volvió al sitio original. A qué puede deberse? A modo de risa comentamos que no le gustó la planta que le pusimos al lado.. Gracias por su blog.