Cómo

¿Qué debes hacer en el caso de que te pique una garrapata?

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Domingo 3 de mayo de 2020

4 minutos

En la mayoría de los casos, estos ácaros no traen mayores consecuencias para la salud

¿Qué debes hacer en el caso de que te pique una garrapata?

No es necesario darse un paseo en mitad del campo para toparse con una garrapata. Incluso si una persona tiene en casa un animal doméstico como recuerdan los expertos de Sanitas (@sanitas), desde su biblioteca de salud, se puede estar expuesto a estos parásitos. Unos ácaros que se pueden transmitir fácilmente a los dueños, sobre todo en el caso de aquellos con perro.

Y es que la garrapata, que se suele encontrar en zonas de mucha vegetación, se pega a la piel de animales y personas para alimentarse de su sangre. Y aunque en la mayoría de las ocasiones las picaduras se solventan sin mayor perjuicio para la salud, hay que estar muy atentos ya que en los casos más graves pueden provocar serias complicaciones. Un mal pronóstico en forma de infecciones importantes que incluso en algunos casos pueden llevar a la muerte del paciente.

¿Qué debes hacer en el caso de que te pique una garrapata?

¿Qué hacer ante las primeras señales de picadura?

Dolor de cabeza, décimas de fiebre, molestias en las articulaciones, un cuello que se vuelve rígido y otras señales parecidas a una gripe. Estos son solo algunos de los síntomas que pueden alertar a una persona de que quizá le haya picado una garrapata. Eso y una especie de sarpullido justo en la zona en la que ha actuado un ácaro que puede transmitir enfermedades como la de Lyme. Esta grave patología puede afectar al normal funcionamiento del riñón, el corazón o el sistema nervioso

Pero hay otras muchas enfermedades calificadas como serias y que pueden estar originadas por la misma situación. Es el caso de la borrelia hispanica (con síntomas evidentes como escalofríos, vómitos y dolor en la zona abdominal), la babesiosis (cuya morbilidad y señales son muy parecidas a las de la malaria) o la tularemia también conocida como la fiebre de los conejos. 

Por eso y para evitar mayores complicaciones, lo primero de todo es acudir al médico cuanto antes (una garrapata necesita hasta un día entero adherida a la piel para transmitir todo tipo de virus). Incluso si se ha notado la picadura se puede extraer por medio de unas pinzas como las que se usan para la depilación facial. Para hacerlo correctamente se debe sacar con suavidad en un movimiento certero hacia arriba. De esta manera se puede eliminar, aseguran los expertos antes mencionados, una peligrosa toxina que afecta sobre todo a los más pequeños de la casa.

A continuación, es importante que la persona se lave las manos con agua y jabón y haga lo mismo con la zona en la que le ha picado el parásito. Una pequeña herida que además deberá ser desinfectada completamente con una solución con alcohol. 

¿Qué debes hacer en el caso de que te pique una garrapata?

No obstante, puede que se haya quitado la garrapata de forma correcta y buena parte del riesgo de infección haya desaparecido, pero no se debe bajar la guardia en ninguna circunstancia. Así pues, los profesionales recomiendan observar los próximos días por si los síntomas antes apuntados aparecen con posterioridad con lo que sería necesario también acudir a la consulta médica. Si esto ocurre hasta podría ser necesario empezar un tratamiento con antibióticos para frenar una posible infección, por muy leve que esta sea. 

Y es que como recuerdan desde la Sociedad Española de Medicina Tropical y Salud Internacional (@semtsi) hasta casi un mes después de la picadura se pueden presentar algunas señales evidentes. Algo que responde al hecho de que en algunos casos el periodo máximo de incubación de ciertas enfermedades que puedan aparecer por la picadura de una garrapata es de 32 días. 

Prevención ante las situaciones de riesgo

Pese a que, como recuerdan los expertos, no se puede evitar al 100% que a una persona le pique una garrapata, sí que se pueden seguir algunas recomendaciones preventivas para evitar, en la medida de lo posible, un mayor riesgo en este tipo de situaciones. Un riesgo que sobre todo se amplía durante los meses de mayo a octubre que es cuando hay un peligro más latente; aunque esto no quiere decir que algunas especies de parásitos no vayan a picar en pleno invierno como confirman los investigadores. Así, algunos de estos consejos son:

  • Las picaduras de garrapatas se producen sobre todo de día y en zonas donde la hierba es muy alta y hay una importante presencia de ramas, arbustos o una maleza muy espesa. Si puede ser es importante evitar pasear por estos lugares si se sale a dar una vuelta en plena naturaleza y no salirse de los caminos acondicionados. 
  • Si se van a practicar actividades al aire libre cerca de estas zonas de mayor riesgo lo mejor es ponerse una camisa de manga larga (metida por dentro de un pantalón que en ningún caso debe ser corto). Además, otra buena idea es colocarse los calcetines por fuera y encima del pantalón. 
  • Es recomendable que las prendas de vestir sean de colores claros y que tanto en los textiles como en la piel se haya usado algún repelente
  • A la vuelta del paseo por el campo se debe inspeccionar la piel, sobre todo en el caso de los niños. Observar con detalle pliegues cutáneos donde es más fácil que se refugien las garrapatas como es el caso de cintura, ombligo, pelo o axilas
  • Y si se tienen animales domésticos también es importante revisar su piel y pelaje de manera frecuente para comprobar que no haya 'huéspedes' no deseados. Aparte de esta medida es bueno aplicarles antiparásitos externos. 
0

No hay comentarios ¿Te animas?