Sociedad

Orina para las medusas, barro para las abejas y otros mitos para curar picaduras

65ymás

Jueves 1 de agosto de 2019

4 minutos

Te explicamos cómo actuar ante picaduras de mosquitos, avispas, abejas y medusas

La picadura de insectos puede provocar un shock anafiláctico (bigstock)

Las picaduras alcanzan su mayor protagonismo en verano. Las más típicas son las de mosquitos, avispas, abejas y medusas. Cada una de ellas necesita de un tratamiento diferente, así que te explicamos cómo actuar ante cada una de ellas, desmontando algunos de los mitos más extendidos que existen.

 

Mosquitos

Repelente de mosquitos

En forma de loción, crema o spray, los repelentes anti mosquitos son un arma eficaz contra las desagradables picaduras, que pueden llegar a tener consecuencias serias en niños y personas mayores. Las altas temperaturas hacen que los mosquitos estén más activos que nunca. Si además te encuentras en un lugar donde hay agua, más o menos estancada, y humedad (ríos, pozas, lagos, embalses…) tienes la combinación perfecta para resultar “acribillado” por estas pequeñas criaturas. Si vas a realizar una ruta de senderismo, piensas acampar en algún esplendido paraje natural, viajar a un destino exótico o, simplemente, si tu casa está en una zona de riesgo, los repelentes de mosquitos son necesarios.

Antes de utilizar alguno de estos productos, es muy importante leer atentamente su composición y las instrucciones de uso para disfrutar de todas sus ventajas. Los repelentes pueden contener elementos químicos y sustancias nocivas para la salud, como el efectivo pero para muchos desaconsejable y perjudicial DEET. En este sentido, como recalca el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (@Portalfarma), debes adquirir siempre repelentes debidamente autorizados y registrados por las autoridades sanitarias correspondientes. Como consejo, debes tener en cuenta que los anti mosquitos de este tipo deben utilizarse cuando, efectivamente, las condiciones indican un “ataque” más que probable. Si no se dan esas circunstancias, emplearlos solo por precaución no es aconsejable.

Si aun así nos pican, debemos insistir en no rascar la picadura. “El rascado estimulará las terminaciones nerviosas, prolongando la sensación de picor y aumentando las posibilidades de infección”, explica la Dra. Pilar Cots, jefa del Servicio de Alergología del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo. La aplicación de frío o de cremas con corticoides y/o antihistamínicos orales puede ayudar a mitigar tanto el proceso inflamatorio como la liberación de histamina que genera picor.

Abejas y avispas

¿Qué hacer cuando a tu mascota le pica una avispa o una abeja?

Una picadura de avispa o abeja es algo que puede sucedernos cuando menos nos lo esperemos. Si se produce de forma aislada y no somos alérgicos, cosa que solo descubriremos después de que nos hayan clavado el aguijón, en un principio no es algo que deba preocuparnos. En una situación normal sufriremos unas molestias algo incómodas, pero que tienen solución. En el caso de ser alérgicos la cosa se puede complicar, pero reaccionando a tiempo también hay tratamiento.

El primer síntoma que tendremos es un dolor molesto acompañado de picor. A veces aparecerá una leve inflamación y rojez. En personas con más sensibilización que otras puede que la hinchazón y el prurito duren más tiempo, pero esto no implica riesgo en el caso de producirse otras picaduras, aclaran en la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic).

En estos casos, la primera acción que hay que hacer es lavarse la zona con agua y jabón y comprobar si el aguijón sigue en la piel. Si es así deberemos sacarlo usando unas pinzas desinfectadas. A continuación podemos aplicar algún antimicrobiano para evitar infecciones y si queremos reducir la inflamación basta con recurrir a algo frío. Si el prurito es muy intenso, existen productos en la farmacia que ayudan a aliviarlo. El mito de que el barro ayuda a curar las picaduras es completamente incierto y lo único que puede hacer es incrementar el riesgo de sobreinfección.

En el caso de ser alérgicos presentaremos prurito y erupciones en otras zonas alejadas de la picadura. En algunas ocasiones, se pueden experimentar mareos, vómitos, dificultad para respirar y pérdida de conciencia. Es entonces cuando debemos ir inmediatamente al médico o al servicio de urgencias. En esta situación se aplica un tratamiento de inmunoterapia.

Medusas

Mucho cuidado este verano con las picaduras de medusas cuando vayas a bañarte

Centenares de medusas colman cada año las costas españolas, especialmente las del mediterráneo, siendo las culpables del 90% de las picaduras producidas en verano. Además, su incómoda presencia ha crecido en las últimas décadas. Suelen ser más frecuentes tras un invierno con pocas lluvias.

Basta con rozar una medusa para empezar a sufrir los primeros síntomas, como un dolor intenso que puede durar de media entre 30 y 60 minutos, además de una sensación de picor y escozor. Y como es mejor ser prevenidos, el Hospital Clínica Benidorm aconseja llevar a cabo una serie de medidas para mitigar sus efectos. Por ejemplo, una de las mejores formas para que el dolor disminuya es lavar la zona afectada con agua salada y posar sobre la piel compresas frías. No es bueno orinar sobre la herida, cubrirla de arena o verter agua dulce sobre la misma.

Si, por desgracia, algún tentáculo ha quedado pegado a la piel, debes quitarlo de rápidamente con ayuda de unas gotitas de vinagre, para desprenderlo, y unos guantes. En los casos más graves, se aconseja la aplicación de corticoides bajo la supervisión de un médico. Las picaduras de medusa son más importantes de lo que parecen y pueden poner en riesgo la salud de personas mayores que sufren alguna enfermedad cardiovascular o toman algún fármaco que puede provocarles una reacción.

En resumen, acude al puesto de socorro más cercano, no frotes la zona afectada, quita los tentáculos con unas pinzas, no apliques agua dulce ni orina sobre la herida, pon frío durante 15 minutos, sin que el hielo roce directamente la piel, usa compresas frías sobre la picadura para bajar la inflamación y, en los casos más graves, acude al médico, Los tentáculos pueden infectar la zona, por eso es muy importante tener vigilada la herida los días posteriores a la picadura. De infectarse, habrá que tomar antibióticos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?