Cómo

Riesgos de que tu ordenador se caliente demasiado: cómo solucionarlo

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Martes 31 de marzo de 2020

2 minutos

Es importante que asegures la ventilación del equipo y que no bloquees la ranura responsable

Cuando utilizamos el ordenador durante un tiempo prolongado, es habitual que la temperatura del mismo aumente considerablemente. Esto no solo resulta incómodo para el usuario, sino que también puede ser perjudicial para el propio dispositivo, pues trabajar en estas condiciones puede provocar que el rendimiento descienda, al igual que su vida útil, o que el sistema se bloquee de manera inesperada. Esta situación es todavía más preocupante durante los meses de verano, cuando a su funcionamiento excesivo se unen las altas temperaturas del ambiente.

¿Qué riesgos implica este sobrecalentamiento? En primer lugar, el ordenador suele ir mucho más lento de lo normal y funciona de manera irregular, experimentando en ocasiones un cortocircuito. La visualización de los gráficos también puede verse afectada. Asimismo, si el problema radica en el disco duro, pues son muchas las partes del ordenador que deben mantener una temperatura adecuada, los platos y los circuitos integrados pueden sufrir daños irreparables o sumamente costosos.

Afortunadamente, no es necesario llegar a este punto, solo tienes que seguir una serie de pautas y recomendaciones para mantener tu ordenador en perfecto estado durante mucho más tiempo. ¡Toma nota!

Riesgos de que tu ordenador se caliente demasiado

Recomendaciones para no sobrecalentar tu ordenador

  • El paso inicial debe ser colocar el ordenador en un lugar donde tenga espacio para que circule el aire. Es decir, no lo pongas encima de las piernas, sobre la ropa de cama u otras superficies blandas que pueden bloquear el sistema de ventilación, limitando así la entrada y la salida del aire que mantienen frescos los circuitos.
  • Como ocurre con cualquier otro dispositivo electrónico, la limpieza es también un factor esencial. En este caso, el polvo, los pelos o las migas que puedan caer sobre el ordenador son el mayor peligro, pues pueden acabar adheridos a las placas de los ventiladores, dificultando su funcionamiento. Por eso, se recomienda limpiarlo cada cierto de tiempo, eso sí, cuando esté totalmente apagado.
  • Como ya hemos visto anteriormente, debes mantener el ordenador alejado de las fuentes de calor, como las estufas o los radiadores. Además, evita dejarlo bajo el sol y, si fuera posible, puedes comprar un pequeño ventilador de mesa para reducir la temperatura.
  • Si crees que el problema es que el sistema de ventilación ya está deteriorado, siempre puedes cambiarlo por uno más nuevo. Normalmente, estos suelen durar en buen estado entre uno y dos años, aunque depende del uso que le des al ordenador o el tiempo que esté encendido.
0

No hay comentarios ¿Te animas?