Practicopedia

Consejos para ahorrar gas, agua y electricidad durante el confinamiento

Olga Ortega

Domingo 19 de abril de 2020

3 minutos

Así puedes lograr una mayor eficiencia energética en casa

Consejos para ahorrar gas, agua y electricidad durante el confinamiento

El cambio de rutina por el estado de alarma ha supuesto también un aumento del consumo de gas, agua y electricidad en muchos hogares. Estos días cocinamos más, y realizamos tareas como el teletrabajo, estudiar y entretenernos con el uso de ordenadores, teléfonos móviles y tabletas que se ven reflejadas en nuestras facturas de consumo energético. Introducir unas pequeñas modificaciones en nuestros hábitos nos reportará beneficios.

Reducir nuestra dependencia de electricidad, agua y gas en nuestro día a día es algo más que una tendencia, ya que ha llegado a convertirse en una necesidad. Si consumimos menos recursos, podremos reducir nuestro impacto en el medio ambiente a la vez que ahorramos dinero. 

Estos días que estamos obligados a pasarlos en casa pueden ser un buen momento, también, para revisar qué tarifas tenemos contratadas. La potencia contratada es un factor muy relevante a la hora de ahorrar luz ya que determina el coste fijo de la factura. Otra forma de ahorro es contratar una tarifa con discriminación horaria, que ofrece diferentes precios de la luz en función de la franja horaria, siendo más baratos durante la noche y hasta mediodía.

5 gestos muy sencillos para ahorrar 100 euros al año en la factura de la luz

Algunos consejos para el día a día 

- Frigorífico y congelador: por cada grado menos de temperatura en estos electrodomésticos se gasta un 5% más de energía; por ello debemos reducirlo solamente ante muy altas temperaturas en el exterior. Para ahorrar energía descongelar los alimentos en el compartimento refrigerador permite que el frigorífico aproveche el frío de éstos.

- Cocina: elegir un menaje (ollas, sartenes, parrillas) adecuadas a la plataforma de cocción (inducción, gas, eléctrica) y prolongar un adecuado mantenimiento favorecer la correcta cocción. Además, utilizar siempre que sea posible ollas a presión, ahorran en tiempo y energía hasta en un 80%.

- Horno y microondas: cada vez que abrimos la puerta del horno se pierde el 25% de la energía acumulada. El microondas puede ahorrar mucho tiempo y entre un 60% y un 70% de energía en comparación al horno.

- Lavavajillas: el ahorro en los programas cortos y a plena carga puede ser de hasta el 60% en agua y electricidad. Además, con su uso se desperdicia mucha menos agua que con el lavado manual con grifo.

- Lavadora: con un jabón adecuado podemos regular la temperatura de lavado, de, por ejemplo, 40ºC a 15ºC, lo que supone un descenso del consumo de energía a la mitad. El 80% de la energía que consume una lavadora se emplea en calentar el agua.

- Secadora: a pesar de que el calor del sol es la forma más económica de secar la ropa, si usamos este aparato se recomienda centrifugar lo máximo posible la colada antes de introducirla en la secadora. 

-Televisor: mantener la TV, consolas, equipos de música, cargadores etc. encendidos en modo “espera” consume hasta un 15% de la energía que consume siendo usados, así que es importante apagarlos del todo. 

- Ordenador: sucede lo mismo que con televisiones y similares, por lo que debemos evitar que permanezcan en stand by todo el día. También podemos apagar el ordenador si prevemos una ausencia superior a 30 minutos, si no es posible, por lo menos apaguemos la pantalla, ya que es el componente que más consume.

- Pequeños electrodomésticos: usar potencias medias en batidoras o secadores de pelo, apagar la plancha al retocar la última prenda para aprovechar su calor sin gastar electricidad, son hábitos que suman.

- Equipos de climatización: calentar o enfriar una estancia supone la mitad del gasto energético de un hogar. Debemos regular la temperatura diurna entre 19ºC y 21ºC y la nocturna entre 15ºC y 17ºC. Cada grado más de temperatura supone un incremento de consumo de un 7% aproximadamente.

- Aislamiento y ventanas: en ocasiones, algunos edificios no cuentan con una barrera eficiente que impida que el frío y/o el calor externos o internos se filtren y no se retengan los esfuerzos realizados mediante la calefacción o el aire acondicionado. Plantearse la posibilidad de reforzar el aislamiento de ventanas puede hacernos ahorrar mucha energía. También podemos evitar pérdidas de calor bajando las persianas por las noches.

La OCU alerta del "poco efecto práctico" de la ampliación del bono social eléctrico

Garantía de suministro de agua, electricidad y gas en todos los hogares

Ante el estado de alarma, el Ejecutivo ha modificado las medidas para garantizar los suministros esenciales. Excepcionalmente, mientras esté en vigor, no podrá suspenderse el suministro de energía eléctrica, productos derivados del petróleo, incluidos los gases manufacturados y los gases licuados del petróleo, gas natural y agua en ningún domicilio que tenga la consideración de primera vivienda. 

Además, se suma la posibilidad de disfrutar del bono social (un descuento de entre el 25% y el 100% en las facturas eléctricas de los consumidores que se encuentran en riesgo de pobreza energética) que  se amplía, de manera excepcional y temporal y solo en la vivienda habitual, a los usuarios afectados por medidas de regulación de empleo (ERTE) adoptadas por sus empresas por la crisis; y a quienes, como los trabajadores autónomos, hayan cesado en su actividad profesional, o quienes hayan visto reducido sus ingresos un 75% respecto al semestre anterior.

0

No hay comentarios ¿Te animas?