Practicopedia

Cuidado con las olas de calor este verano: recomendaciones para personas mayores

Marta Vicente

Viernes 30 de julio de 2021

5 minutos

Son el grupo de población que más sufre los efectos de las altas temperaturas

Cuidado con las olas de calor este verano: sigue estas recomendaciones para personas mayores (bigstock)
Marta Vicente

Viernes 30 de julio de 2021

5 minutos

El verano pasado se produjeron 1.875 defunciones atribuibles al exceso de temperatura a nivel nacional, el 56% de ellas se produjeron en el mes de agosto, mientras que el 90% del total de defunciones eran personas de más de 74 años, según el Centro Nacional de Epidemiología (CNE) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII). La edad es un factor de riesgo para sufrir las graves consecuencias del calor.

Así lo explica Nieves Fernández Letamendi, geriatra del Hospital Quirónsalud Zaragoza (@quironsalud): "Las personas mayores de 65 años, en especial si padecen problemas cognitivos, sobrepeso, enfermedades crónicas, dependencia física que dificulte el cambio de vestimenta y la adaptación al entorno, o toman fármacos que lo favorezcan, tienen más riesgo de presentar deshidratación secundaria al calor". Incluso, la doctora señala que el llamado golpe de calor es más difícil de detectar entre los mayores, debido a que el centro de termorregulación se altera con el envejecimiento y, por lo tanto, se "produce menor sensación de calor, menor percepción de sed y disminuye la necesidad de protegernos de las temperaturas excesivas", añade.

Igualmente, Letamendi detalla que la hipertermia o golpe de calor se presenta cuando nuestro cuerpo rebasa los 41 grados y, si no conseguimos revertir a tiempo este, pueden ocasionar consecuencias fatales.

 

Cuidado con las olas de calor este verano: sigue estas recomendaciones para personas mayores (bigstock)

 

Nieves Fernández Letamendi enumera los síntomas de la hipertermia para identificarlos a tiempo:

  • Dolor de cabeza
  • Ausencia de sudoración ante las altas temperaturas 
  • Sensación de boca seca y pastosa
  • Náuseas y vómitos
  • Sensación de mareo
  • Presencia de escalofríos
  • Piel seca y enrojecida
  • Calambres musculares en brazos, piernas o vientre
  • Desorientación, cuadros confusionales e incluso convulsiones y coma.

Recomendaciones para prevenir un golpe de calor 

La Unidad de Geriatría de Quirónsalud recomienda a las personas mayores las siguientes medidas preventivas:

La primera es la hidratación: los mayores deben insistir en tomar un buen aporte de líquidos, aunque no tengan sensación de sed: agua, infusiones, zumos de frutas… Eso sí, evitando el consumo de bebidas alcohólicas. En cuanto a las personas que sufran disfagia (dificultad para tragar), deben potenciar la hidratación con agua gelificada o utilizando espesantes. Lo ideal es tomar agua, pero si la rechazan por el espesante, podemos probar con otras bebidas que sepamos que les gustan y espesarlas como zumos o batidos de sabores. Otra manera de hidratar, si nos cuesta, sobre todo en pacientes con deterioro cognitivo, son los helados tipo "polo".

 

Para prevenir un golpe de calor es muy importante beber agua aunque no tengamos sed (bigstock)

 

El siguiente consejo es realizar comidas ligeras, que ayuden a la hidratación, como ensaladas, frutas o verduras y eviten digestiones pesadas.

Por otro lado, aunque queramos aprovechar la playa, hay que evitar la exposición al sol cuando las temperaturas son elevadas, sobre todo en las horas de mayor intensidad (12-16 horas) y con una humedad relativa alta. Es recomendable que, fuera de este horario, tomen el sol, al menos 20’, sin protección en cara, brazos y escote para favorecer el metabolismo de la vitamina D. Fuera de ese tiempo, si la exposición va a ser mayor, sí que es necesario usar cremas de fotoprotección alta.

En esta línea, también debemos fijarnos en las horas que más calor hace para no hacer ejercicio ni, en general, deportes que aumenten el esfuerzo y la sudoración en momentos de calor.

Otro aspecto importante es mantener la casa fresca y ventilada. Igualmente, permanecer en vehículos estacionados o cerrados es un peligro: el interior de un coche puede alcanzar los 50 grados centígrados si se deja al sol durante una hora en verano. No lo hagas bajo ningún concepto.

Finalmente, la ropa ajustada no es una buena idea, opta mejor por vestirte con tejidos ligeros, como el algodón, y de colores claros. Quirónsalud destaca que debemos prestar especial atención a los mayores con problemas de movilidad o deterioro cognitivo, de tal manera que adaptemos su vestimenta a lo que necesiten en cada momento. Es recomendable, además, el uso de sombreros, gorras y gafas de sol.

Sobre el autor:

Marta Vicente

Marta Vicente Carmona es Graduada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos y Máster de Marketing Digital y en Edición y Postproducción Digital. Es redactora especializada en temas de sociedad y salud y tiene experiencia como Community Manager.

… saber más sobre el autor