Dónde

Dónde y cómo se puede reciclar el aceite de cocina que ya no usamos

Teresa Rey

Miércoles 27 de marzo de 2019

2 minutos

No es aconsebale tirarlo por el fregadero y para reutilizarlo hay que llevarlo a un punto limpio

Dónde y cómo se puede reciclar aceite de cocina (Bigstock)

¿Qué haces con el aceite que utilizas para cocinar que ya no te sirve? ¿Lo tiras por el fregadero? Si es así es importante que sepas que es una opción errónea para deshacerte de este desperdicio habitual de las cocinas. Ya no solo porque puedes estropear tus instalaciones –las tuberías se dañan de forma importante con este aceite–, sino porque además estás perjudicando al medioambiente. Así que, la opción ideal es que te animes a reciclarlo, al igual que puedes hacer con los medicamentos o la ropa.

Dónde reciclarlo

Si desechamos el aceite de cocina por el fregadero o el váter, este líquido acabará finalmente en mares y océanos, contribuyendo a que se contaminen más de la que ya están a consecuencia de otras sustancias como los plásticos.

Aunque te parezca extraño o nunca lo hayas oído, lo cierto es que el aceite que ya no vamos a usar más para cocinar, se puede reciclar. El aceite vegetal que sobra de todos nuestros guisos, fritos o alimentos en latas, puede dejarse en un punto limpio. Y en el caso de que no puedas, lo tendrías que desechar junto al resto de la basura.

Para poderlo trasladarlo lo ideal es que vayas vertiéndolo sobre un recipiente de cristal con su tapa correspondiente. Así, una vez que se ha enfriado, lo podrás llevar a tu punto limpio más cercano y depositarlo donde te indiquen. En estos lugares recogen a su vez otros tipos de aceite –los de motor o industriales–, que se han presentar en envases separados, es decir, nunca hay que mezclar los distintos tipos de aceite.

De la misma manera, existen empresas que se dedican a recoger estos desechos, sobre todo, en el caso de establecimientos de hostelería y restauración, y en ocasiones acuden a comunidades de vecinos para efectuar la retirada de forma gratuita.

Reutilización

Desde el punto limpio estos residuos se transportan a plantas de reciclaje especializadas que se encargan de analizar el aceite, separar sus componentes para proceder a la correcta eliminación de los que no sirven, y dar una segunda vida a los que sí resultan útiles.

Sus usos posteriores son diversos. Estos aceites reciclados pueden emplearse para generar biocombustibles que luego se utilizan en los carburantes de algunos vehículos diésel, aunque también para realizar barnices, velas, jabones, lubricantes y otra gran variedad de productos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?