Practicopedia

Entrenamiento Dog Dancing: ¿te animas a marcarte un baile con tu mascota?

Mariola Báez

Foto: Bisgtock

Jueves 27 de junio de 2019

2 minutos

Pasar un rato divertido haciendo algo de ejercicio con tu perro y al ritmo de la música es posible

Dog dancing

Algunos lo consideran una modalidad deportiva, otros una bonita exhibición canina y los que no se preocupan demasiado por las definiciones exactas, simplemente ven en el Dog Dancing una actividad amena y sorprendente, capaz de crear fuertes vínculos entre un perro y una persona que, durante unos minutos, son capaces de coordinar sus movimientos para lograr un objetivo común.

Poner algo de música e intentar hacer una coreografía con tu mascota no es sencillo. En realidad el Dog Dancing requiere un estricto entrenamiento que imparten centros especializados. Para poder “bailar” como todo un profesional, el perro tendrá que aprender, primero, una serie de normas básicas de obediencia, para luego pasar a dominar técnicas y ejercicios de Agility, una disciplina que, como explica la Real Sociedad Canina de España (@CaninaReal) está inspirada en los concursos de saltos, habituales en la hípica.

Además, el futuro dancer can tendrá que familiarizarse con los pasos y movimientos que no van a faltar en las futuras coreografía (pasos laterales, saltos, vueltas, caminar a tu lado, hacia atrás, ponerse a dos patas…). Por último, su fino oído tendrá que saber identificar una melodía concreta y aprender a moverse siguiendo su ritmo. Sin duda, una verdadera proeza.

dogdancing

¿Cómo puedes practicar Dog Dancing con tu perro?

No existe ningún requisito previo para hacer una coreografía sencilla con la que tu mascota y tú paséis un rato por lo menos “curioso”. Generalmente, los perros que se eligen para la práctica del Dog Dancing son animales adultos jóvenes y de razas de tamaño mediano, los más ágiles.

Si el tuyo reúne estas mínimas condiciones y quieres entrenarlo en esta actividad, tendrás que armarte de paciencia y tener dos cosas a mano: un clicker, que harás sonar para enseñarle a tu mascota movimientos básicos, y alguna golosina que sirva de premio cada vez que demuestre su gracia en la pista, porque hay que recordar que éste es siempre un entrenamiento positivo (no hay castigos).

Para que la idea funcione, tu perro debe conocer órdenes básicas: quieto, aquí, vamos… si ya es capaz de entender estas sencillas instrucciones, prueba a dar con él unos pasos de baile al compás de la música, porque todo son ventajas. Tú harás el ejercicio moderado que necesitas para mantener una salud óptima siguiendo una de las pautas básicas para el envejecimiento activo y tu perro no solo desarrollará su musculatura, sino también, sus capacidades mentales.

Aunque la coreografía no salga a la primera (ni a la segunda) pasaréis un buen rato y reforzarás la comunicación sin palabras con tu particular pareja de baile.

0

No hay comentarios ¿Te animas?