Practicopedia

¡Cuidado! Los estropajos y las bayetas son un gran foco de bacterias

65ymás

Sábado 4 de abril de 2020

2 minutos

Trucos caseros para limpiarlos y que queden como nuevos

Tu estropajo usado es un arma contra las bacterias resistentes a antibióticos

Los estropajos y las bayetas que utilizamos para limpiar la cocina u otras partes del hogar son un foco de bacterias contra el que debemos luchar, según informa la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU @consumidores). Es más, “hasta un 96% de los estropajos y un 91% de las bayetas se encuentran en unas condiciones higiénicas deficientes”, exponen en dicho trabajo, mientras que las personas que intentan mantenerlos en perfecto estado lo hacen casi siempre con métodos insuficientes.

Ante esta situación, la OCU recomienda eliminar los restos de comida después de cada uso, usar lejía diluida al 10% para desinfectarlos una vez a la semana o sustituirlos periódicamente por unos nuevos, incluso sin esperar a que estén deteriorados. “Adicionalmente, se recomienda tener uno para cada uso, guardarlo en lugares distintos e incluso elegirlos de distintos colores para evitar confusiones”, añaden.

En una mano viven 150 especies distintas de bacterias

çAdemás, puedes recurrir a algunos trucos caseros para que tus estropajos y bayetas aguanten en perfecto estado durante mucho más tiempo y, lo más importante, para acabar con bacterias y otros microorganismos. La lejía es el producto desinfectante por antonomasia, pero no es el único al que puedes recurrir para asegurarte de que tus productos de limpieza son también 100% higiénicos. Por ejemplo, uno de los métodos más utilizados es meterlos en el lavavajillas o la lavadora para obtener un lavado profundo. Ahora bien, se recomienda no mezclarlos con otras prendas o utensilios limpios, añadir un chorrito de vinagre al detergente y dejar que se sequen completamente. 

Otros trucos

  1. Puede parecer un técnica extraña, pero es una de las más eficaces. Se trata de introducir el estropajo recién lavado en el microondas durante, al menos, tres minutos para que el calor destruya las bacterias que han podido sobrevivir. Después, deja que se seque al aire libre y ya estará perfecto para volver a utilizarlo.
     
  2. También puedes hervirlos en un cazo con agua, medio vaso de vinagre blanco y tres cucharadas de sal. Deja que la mezcla llegue al punto de ebullición y, tras apagar el fuego, deja que la bayeta o el estropajo reposen en el agua caliente durante varias horas. A la mañana siguiente, escúrrelos con fuerza y deja que se sequen bien antes de volver a usarlos.
     
  3. Como siempre, el bicarbonato es un gran aliado en este sentido. Solo tienes que introducir la bayeta en cuestión en un recipiente con agua caliente y bicarbonato, aunque puedes sustituirlo por oxígeno activo o detergente de lavadora. Déjala sumergida hasta que el agua se enfríe y finalmente aclárala muy bien. 
1
Linda Hace 6 meses
Esto es real, tómelo en serio, quién creerá que una hierba puede curar el herpes, nunca creo que esto funcione, he gastado mucho al obtener medicamentos del hospital para mantenerme saludable, lo que estaba esperando es la muerte porque estaba quebrado, un día me empeñé en conocer a este gran hombre que conoce bien el VIH y la cura del cáncer, decidí enviarle un correo electrónico, sin saberme que ese sería el fin del herpes en mi cuerpo, él me preparó la hierba y me dio instruccione