Practicopedia

Las legumbres en remojo: ¿en agua fría o caliente?

Manuela Martín

Foto: Bigstock

Lunes 15 de marzo de 2021

3 minutos

Las legumbres siempre deben meterse en agua fría a excepción de los garbanzos

Las legumbres en remojo: ¿en agua fría o caliente? Foto: bigstock
Manuela Martín

Foto: Bigstock

Lunes 15 de marzo de 2021

3 minutos

Cuando cocinamos legumbres siempre repetimos el mismo ritual en el que no puede faltar ponerlas en remojo para que se ablanden antes de cocinarlas. Sin embargo, aunque parezca algo tan sencillo como ponerlas en un cuenco con agua, tiene su ciencia. ¿Quieres conocer los trucos para que te salgan perfectas? Te adelantamos que la fase del remojo tiene mucho que ver. Toma nota.

Los expertos recomiendan consumir 3 raciones de legumbres a la semana por ser una fuente rica en fibra alimentaria, proteínas y aminoácidos esenciales. Entre ellas nos encontramos con los garbanzos, las lentejas, las judías, guisantes, habas, etc.

Lo aconsejable para conseguir que se ablanden correctamente es ponerlas en remojo un largo tiempo. Al menos 12 horas es el tiempo óptimo que deberían estar en agua para conseguir el resultado que buscamos. Sin embargo, la duda surge con la temperatura de esta ¿fría o caliente?

Para la mayoría de las legumbres se recomienda meterlas en agua fría la víspera del día anterior. Como toda regla, tiene su excepción. Los garbanzos es preferible meterlos en agua templada y si además de añadimos una cucharadita de sal, saldrán más blandos.

Pero el dilema de la temperatura no acaba aquí cuando hablamos de legumbres. La siguiente pregunta es: los echo en la olla ¿con el agua caliente o fría?

De nuevo, los garbanzos son la excepción. Todas las legumbres se deben cocer siempre en agua fría, a excepción de los garbanzos que debemos ponerlos siempre a cocer cuando el agua de nuestra olla esté hirviendo.

Las legumbres en remojo ¿en agua fría o caliente?

Si estás preparando un cocido, te recomendamos que introduzcas todos los ingredientes dejando en último lugar los garbanzos. Es importante que, si vas a cocer los garbanzos con otros alimentos como carnes o verduras, añadas cada uno en su momento preciso para que todo acabe de hacerse al mismo tiempo. En este sentido, puedes seguir la siguiente regla: primero introduce los alimentos duros y firmes y deja para el final de la cocción los más delicados y blandos.

Una vez que incluyas esta legumbre en la olla debes poner el fuego lento o moderado, nunca a borbotones ya que el hervor fuerte podría romper las legumbres y hacer que se desprendan los hollejos.

Si durante la cocción de tus legumbres ves que tu caldo se está evaporando y quieres añadir más agua, recuerda que esta deberá ser siempre fría, excepto, de nuevo, los garbanzos. De hecho, incorporar agua fría durante la cocción de las legumbres es bueno.