Practicopedia

Cómo limpiar el puerto de carga del teléfono móvil

Rosa Roch

Foto: BigStock

Domingo 5 de septiembre de 2021

3 minutos

Limpiar el móvil por dentro y por fuera, incluyendo el puerto de carga te ayudará a alargar su vida

Así puedes limpiar el puerto de carga de tu móvil
Rosa Roch

Foto: BigStock

Domingo 5 de septiembre de 2021

3 minutos

Nuestros teléfonos móviles están expuestos a muchas guerras, desde llevarlo en el bolso, en el bolsillo del pantalón y dejarlo sobre diferentes superficies, hasta llevarse algún golpe fruto de alguna caída. Todo ello puede dañar la pantalla, el circuito interno o los conectores, que si bien son todos bastante resistentes no dejan de ser sensibles a nuestras acciones sin que nos demos cuenta.

Un claro ejemplo es el del puerto de carga. Cada día conectamos nuestro dispositivo para cargar la batería, una acción aparentemente inofensiva para nuestro teléfono, pero con la que podemos arrastrar polvo y micropartículas a su interior. Lo mismo ocurre si usamos maquillaje, llevamos el móvil a la playa o, incluso, el propio vaho al hablar puede acabar afectando a su buen funcionamiento, en mayor o menor mesura.

En este sentido, para mantenerlo en buenas condiciones y que no nos dé problemas de funcionamiento es aconsejable limpiarlo regularmente, al menos una vez al mes. Te explico algunos métodos muy sencillos que sirven para cualquier puerto de carga, tanto si es un USB Lightning, USBtipo C o un microUSB, eso sí, todas ellos han de hacerse siempre con el móvil apagado.

 

Así puedes limpiar el puerto de carga de tu móvil

 

 

 

Aire comprimido

El aire comprimido es ideal para eliminar el polvo. Se vende en botes de espray que permiten regular la potencia del aire, pues según donde se vaya a usar, ésta deberá ser más o menos potente para evitar dañar los componentes. Para llevar a cabo nuestro propósito bastará con aplicar de manera sueve un poco de aire comprimido en el puerto. Con él también puedes limpiar el teclado del ordenador y sus puertos USB, igualmente susceptibles a la suciedad.

 

Cepillo de dientes

También es una muy buena opción, pues con ellos puedes arrastrar aquella suciedad menos volátil y que haya podido quedar agarrada. Para ello hazte con un cepillo seco de fibras medias o suaves y pásalo por la superficie del puerto, sin hacer demasiada presión, para ir expulsando las partículas que pueda contener.

 

Alfiler o palillo

Tanto uno como otro pueden ser útiles para eliminar algún resto que haya podido quedar enganchado en el interior del puerto que no lleguemos a alcanzar con el cepillo ni eliminar con el aire comprimido, pero hay que extremar las precauciones, pues con ellos podríamos arañar la parte más profunda del puerto y ser peor el remedio que la enfermedad.

 

Alcohol 

Finalmente, el alcohol puede servir para humedecer y disolver aquella suciedad más rebelde que no hayamos podido desprender con el alfiler. Es importante no usar algodón o un paño que pueda soltar pelusilla, pues empeoraríamos la situación. Lo mejor es utilizar unas toallitas que ya vienen humedecidas con alcohol en sobrecitos individuales que, además, podemos llevar siempre en el bolso o la cartera siéndonos de utilidad para desinfectar de manera puntual alguna superficie.

 

 

Sobre el autor:

Rosa Roch

Rosa Roch es redactora especializada en temas de salud, alimentación y gastronomía.

… saber más sobre el autor