Practicopedia

¿A qué lugares públicos se puede acceder por ley con un perro?

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Jueves 1 de agosto de 2019

2 minutos

Las personas con perro guía tienen derecho a entrar en todo tipo de espacios de titularidad pública

¿A lugares públicos se puede acceder por ley con un perro?

Son muchos los dueños de mascotas que piden una mayor amplitud en la permisividad para entrar en espacios públicos con su perro. Y poco a poco se van sumando establecimientos y recintos que no obligan a que el perro espere fuera a sus dueños. Son los llamados espacios dog friendly.

Sin embargo, la ley es todavía muy clara en este sentido en algunos sitios públicos. Así, se determina que los canes no pueden entrar en locales "donde se elabore, venda o se almacene comida". Una normativa de aplicación a nivel estatal donde no entran los restaurantes, que se rigen por la administración municipal que es la que decide en cada caso; de ahí que existan espacios de restauración que permitan la entrada de tu perro para acompañarte mientras comes. Es decir, en estos últimos casos hay una disparidad de criterios, ya que aunque se trata de locales donde se come, en algunos casos pueden entrar estos animales domésticos. 

Libre acceso

Estas restricciones no se aplican en los casos de perros guía, ya que sus dueños tienen el derecho de entrar con su mascota en todo tipo de espacios públicos, hoteles, taxis, centros médicos, restaurantes, hospitales, transporte urbano...

Por su parte, en los casos de establecimientos privados (por ejemplo, una tienda de ropa), será el propio dueño el que decida en cada caso si ese perro puede pasar o tiene que estar atado a las puertas del local. 

¿A lugares públicos se puede acceder por ley con un perro?

¿Puede mi perro subir al transporte público?

En el caso de Renfe (@Renfe), según se especifica en su propia página web, los animales de compañía de no más de 10 kilogramos pueden subir a los trenes AVE, Larga Distancia, Avant y Media Distancia Convencional. Eso sí, en todo momento deben estar al cuidado de sus dueños, dentro de un trasportín cerrado y sin molestar al resto de viajeros.

En los servicios Cercanías y Feve, además de los animales mencionados, es posible que viaje un perro de mayor peso si está convenientemente atado y con bozal.

En la mayoría de los autobuses municipales de nuestras ciudades se permite el acceso de perros de asistencia, así como de pequeñas mascotas que no vayan sueltas. Un permiso que se va ampliando, en algunas localidades, con nuevas normativas que facilitan el acceso de perros de todos los tamaños siempre y cuando se eviten las horas puntas de los días laborables, estén sujetos y con bozal y no se salgan de los espacios habilitados para que permanezcan durante el viaje. Algo similar a las normativas que se aplican en algunos servicios de metro o tranvía de nuestro país. 

En el caso de los taxis, se trata de vehículos que prestan un servicio público, pero son de titularidad privada; por lo que es el conductor en todo momento el que decide si ese perro entra o no en su coche o si aplica alguna tarifa especial por llevarlo. Lo normal es que te dejen subirlo al taxi contigo cuando se trata de un pequeño animal de compañía que va en su propio trasportín. 

Hay más, en ciudades como Madrid, Barcelona o Zaragoza encontramos hasta servicios de taxis especiales donde puedes ir con tu perro, incluso atado al cinturón de seguridad con un arnés especial de seguridad. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?