Practicopedia

Mascarillas caseras para hidratar la piel y prevenir las arrugas

Manuela Martín

Martes 22 de septiembre de 2020

2 minutos

Mascarillas caseras para hidratar la piel y prevenir las arrugas

Las temperaturas extremas son un gran enemigo para nuestra piel. Después del verano, nuestra piel luce buen color, pero muchas veces con falta de brillo o hidratación. Lo mismo sucede cuando llega el frío, la sequedad se hace más evidente, provocando molestias en la piel y una imagen poco estética.

En muchas ocasiones, lo primero que debemos hacer para mejorar el aspecto de nuestra piel es cambiar ciertos hábitos.

Beber agua es sin duda la mejor acción para hidratarnos por dentro y por fuera. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda en este sentido unos ocho vasos de agua diario. Si a ello le sumamos una ingesta razonable de frutas y verduras, nuestra piel lucirá hidratada y nutrida.

Además, si eres de las que se maquillan a diario, recuerda la importancia de una rutina de limpieza de rostro para que los poros respiren y se oxigenen. Elige una buena crema desmaquillante, un tónico y finaliza con una crema hidratante adaptada a tu tipo de cutis.

Aprende a hacer estas mascarillas caseras (Bigstock)

 

Pero si llevas a cabo estas rutinas y aún así tu rostro necesita de una buena dosis de hidratación, existen algunos remedios caseros con alimentos como base de su preparación con los que fomentarlo.

El producto estrella en la cocina española es el aceite y para nuestro rostro puede ser también milagroso ya que, según la Fundación Española de la Nutrición, contiene vitamina E y K y antioxidantes. Si aplicamos este alimento en nuestra piel ganaremos en hidratación, nutrición y elasticidad, ayudando además a reducir manchas y arrugas. Al tratarse de un producto graso, es recomendable su aplicación por la noche, con un suave masaje y retirando el producto sobrante con un algodón.

Si al aceite le añadimos dos yemas de huevo y un poco de zumo de limón, obtendremos una crema perfecta para cuidar la piel seca.

Otro alimento rico en grasas saludables que nos ayudará a mantener hidratado nuestro rostro es el aguacate. Además de ayudarnos a combatir las arrugas y la deshidratación, sirve para prevenir la aparición de canas.

Seguro que has visto muchas veces mascarillas a base de aguacate ya preparadas, pero si te animas, preparar una en casa es bastante sencillo. Simplemente tienes que triturar un aguacate, medio plátano y media taza de leche. Déjala actuar durante 25 minutos y retírala con agua fría. Obtendrás una mascarilla cremosa perfecta para tu rostro.

La unión de alimentos como el limón y el azúcar también son ideales para la piel, ya que nos ayuda a eliminar células muertas. Tras un suave masaje, deje actuar esta mezcla durante 10 o 15 minutos y retíralo con agua.

La miel, también conocida como néctar de Afrodita, es otro alimento con grandes beneficios para la salud que puedes aplicarla directamente sobre el rostro a modo de crema. Nos ayudará a suavizar y calmar las irritaciones de la piel producidas por la sequedad.

Y finalmente, tenemos que hablar de la leche. Se trata de uno de los productos más utilizados en cosmética y ya utilizado desde los tiempos más antiguos, que se lo digan si no a Cleopatra. Y es que la leche proporciona hidratación, disminuye los poros y además ejerce una gran función calmante y limpiadora. Simplemente con mezclar dos cucharadas de leche en polvo, una de miel y dos de agua, obtendrás una mascarilla revitalizadora para conseguir un rostro radiante.

Como verás, no es necesario gastar mucho dinero para hidratar nuestra piel, simplemente con unos hábitos saludables y algunos alimentos fáciles de encontrar en nuestra despensa o nevera, lo tenemos resuelto. Eso sí, recuerda que nada es milagroso y para obtener resultados hay que ser constante.

0

No hay comentarios ¿Te animas?