Practicopedia

El motivo por el que no debes meter un táper en el lavavajillas

Manuela Martín

Jueves 10 de septiembre de 2020

2 minutos

El motivo por el que no debes meter un táper en el lavavajillas

¿Cuántas veces al año ordenas el armario de los táperes o tuppers para que no sea un caos? y de todas ellas, ¿cuántas veces te has preguntado por qué dejan de encajar las tapas con sus recipientes? No se trata de que alguien te los haya cambiado o que los hayas perdido, la respuesta es el calor.

Seguro que muchas veces has pensado que quitar ese color de tomate o esa grasa que parece imposible hacer desaparecer de tus táperes solo tiene remedio si lo introducimos en el lavavajillas y, en cierta medida, es así, es lo más efectivo y sencillo. Sin embargo, el agua muy caliente o el proceso de secado puede derretir o modificar estos recipientes, deformando las tapas y tarteras de plástico y ocasionando en numerosas ocasiones que dejen de cerrar herméticamente, provocando así un armario lleno de tapas y fiambreras que no encajan.

Por ello, te aconsejamos que en el caso de que sea necesario lavarlos en el lavavajillas, los pongas en el estante superior, ya que el lavado es más suave.

Em motivo por el que no debes meter un táper en el lavavajillas

 

En la actualidad, cada vez son más las compañías que fabrican táperes aptos para el microondas y el lavavajillas. Es importante que revises antes de su uso la parte inferior de estos recipientes para conocer sus características y donde se especifique si es o no apto para estos tipos de electrodomésticos. Según normativa europea, deben aparecer una serie de símbolos que explican para qué usos está pensado, tales como una copa y un tenedor si sirve para contener alimentos, unas rayas en zigzar si puede ser introducido en el microondas, un plato con lluvia si es apto para el lavavajillas o un copo de nieve si sirve para el congelador.

Además de su deformación, si usamos un táper que no sea adecuado en alguna de estas condiciones podría ocurrir que las partículas contaminantes de plástico como el Bisfenol A migren al alimento, por lo que es importante tenerlo en cuenta.

Más de 70 años entre nosotros

Desde el año 1947 utilizamos lo que conocemos hoy en día como táperes, un recipiente de plástico para poder transportar o conservar comida. Desde entonces, se ha convertido en un elemento indispensable en toda cocina y con un uso cada vez más extendido. Según el último informe de la Asociación Española de Fabricantes de Platos Preparados (Asefapre), el 86% de los españoles que comen en el trabajo o en sus inmediaciones se lleva un táper.

Si ese es tu caso, no olvides revisar su uso y ante la duda, siempre es preferible renovar nuestro armario de táperes o bien optar por unos de cristal.

0

No hay comentarios ¿Te animas?