Practicopedia

¿Por qué nos mareamos en el coche?

Anna Blanco

Foto: bigstock

Lunes 8 de junio de 2020

2 minutos

Un desequilibrio en la información que recibe nuestro cerebro es el causante de los mareos

¿Por qué nos mareamos en el coche?

Todos, o casi todos, nos hemos mareado alguna vez en un trayecto en coche y la experiencia es muy desagradable, arruinando más de un viaje.

Algunas personas son más propensas que otras, pero la sensibilidad al movimiento o cinetosis, lo que habitualmente llamamos mareo, puede aparecer en cualquier medio de transporte, aunque la frecuencia o intensidad suelen ser mayores en coches y autobuses. 

Sudor frío, palidez, nauseas, bostezos repetidos, malestar general, vómitos… son los síntomas más frecuentes de los mareos pero, ¿por qué los padecemos?

La respuesta la encontramos, como apunta el race, en las informaciones contradictorias que recibe nuestro cerebro cuando estamos dentro del vehículo en marcha. Para mantener la estabilidad y el equilibrio, el cerebro tiene que reconocer la posición de todo nuestro cuerpo. Eso lo consigue utilizando las distintas informaciones que le dan el órgano del equilibrio situado en el oído medio, la posición de nuestro cuerpo y los diferentes sentidos. Estas informaciones tienen que coincidir cuando llegan al cerebro. Y así sucede cuando nos movemos al andar o al correr, pero si no somos nosotros los que ejecutamos el movimiento, sino que se produce de forma pasiva cuando, por ejemplo, estamos dentro del coche, la información que recibe nuestro cerebro ya no coincide. Así, nuestra vista, si estamos mirando a un punto fijo dentro del coche como el móvil, informa de que estamos quietos mientras que desde el órgano del equilibrio o desde el resto de los sentidos la información que llega es de que estamos en movimiento.

Esto nos provoca desequilibrio e inestabilidad por lo que se pierde la orientación, nos sentimos mal y llega el mareo que puede comportar vómitos. Las carreteras con muchas curvas, cambios de rasante o una velocidad alta son factores que contribuyen a que el mareo aparezca con más intensidad o mayor rapidez. Eso sí, también hay que tener en cuenta que unas personas son más propensas a marearse que otras, depende de la sensibilidad de los sistemas del equilibrio de cada uno.  

Consejos para no marearse en el coche

El sitio cuenta.Después del conductor, el asiento del copiloto es el mejor para evitar el mareo, ya que desde este lugar podemos observar mejor el movimiento a través del cristal delantero. No hay que mirar hacia los lados, es preferible hacia delante en el sentido de la marcha. 

Mejor viajar con un buen conductor que evite ir rápido y los frenazos. Una conducción suave disminuye la posibilidad de marearse. 

Ante los primeros síntomas de mareo, bajar las ventanillasporque el aire fresco nos ayuda a respirar mejor y aumenta el contenido de oxígeno. También ayuda beber o comer algo frío, por ejemplo un polo de hielo. El frío frena la sensación de náusea que acompaña al mareo. Además, es conveniente hacer paradas frecuentespara despejarse, estirar las piernas y moverse. 

Si es posible, no viajar justo después de la comida, pero si no podemos evitarlo, que la comida sea ligera y a base de alimentos sólidos. 

bigstock Senior Business Woman Using Sm 335624446

Para no fijar la vista en un punto, cosa que provoca el mareo ya que estamos mirando algo que no se mueve, evitar leer o mirar el móvil. En este sentido, muy recomendable aprovechar para dormir ya que así notamos menos el movimiento. Y si no podemos dormirnos, ayudará cerrar los ojos y relajarse. 

Otra ayuda puede ser hablar con los acompañantesporque así nos fijamos menos en los movimientos.
 

0

No hay comentarios ¿Te animas?