Practicopedia

El arte de saber tirar una buena caña tiene sus trucos

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Miércoles 24 de julio de 2019

2 minutos

El vaso idóneo, la temperatura, la inclinación perfecta y la espuma son los elementos esenciales

El arte de saber tirar una buena caña tienen sus trucos

Los verdaderos amantes –y entendidos– de la cerveza no titubean a la hora de dar las claves de la caña perfecta. Así, para ellos, esta tiene que tener una densa capa de crema de un par de centímetros de espesor, la espuma, bajo la que respiran miles de burbujas de carbónico que dan a la cerveza su particular presencia, aroma y sabor.

Pero tirar la cerveza perfecta no depende de gustos, sino de una técnica muy precisa para conseguirlo. Así pues, si quieres sorprender a amigos y familia en el arte de saber tirar bien una caña, apunta estos trucos, practica y deleita a todos los presentes con tu toque maestro. 

La copa y la cerveza, bien fresquitas

De nada sirve coger un vaso del lavavajillas o que tenga alguna muesca en el borde. Es crucial que la copa esté perfecta, a temperatura ambiente y limpia. Y escoge un tipo de recipiente para cada tipo de cerveza. 

Si notas que ese vaso no está a la temperatura idónea, lo mejor es refrescarlo con ayuda de un chorro de agua fría. De esta manera lograrás que se forme mejor la espuma y que la cerveza se deslice con suavidad por las paredes de esa copa. Igual de fresca que tiene que estar la bebida estrella. 

La inclinación es la clave cuando abrimos el grifo

Llega el momento decisivo. ¿Cómo ponemos la copa cuando vamos a tirar una caña? Lo mejor es inclinar el vaso a unos 45º y a una distancia de unos 5 centímetros del grifo. No es necesario que los midas, con la práctica te saldrán estas medidas a ojo. Así, la cerveza caerá perfectamente y guardará todas sus propiedades de aroma, fuerza y sabor. 

Conforme se vaya llenado el vaso, colócalo en una posición vertical de forma suave para que no se forme excesiva espuma y cierra el grifo de golpe cuando se hayan completado las 3/4 partes de la copa. Prohibido en todo momento mover el vaso de arriba a abajo, no se trata de sidra, ni tampoco tocar el grifo con el borde de la copa por cuestiones de higiene lógicas. 

El arte de saber tirar una buena caña tienen sus trucos

La espuma perfecta

En ese paso anterior de ir poniendo vertical el vaso es cuando lograremos la técnica más apurada para lograr la mejor proporción de suave y cremosa espuma. Lo ideal es servir de más, para quedarnos con la crema más densa y homogénea y quitar el exceso con una espátula de plástico. 

Si has seguido todos estos pasos y quieres comprobar si lo has hecho bien, lo mejor es la prueba práctica. Si a medida que vas bebiendo, ves que van quedando en el vaso marcas como si fueran aros, has sido un buen alumno. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?