Practicopedia

El suelo y la poda, las claves para cuidar tu rosal

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Jueves 16 de mayo de 2019

2 minutos

Con unos cuidados muy sencillos y básicos conseguirás que tus rosas luzcan bonitas en floración

El suelo y la poda, las claves para cuidar tu rosal

Las rosas son flores muy agradecidas con colores muy variados y una fragancia intensa, y todo en su conjunto las convierte en una de las variedades más frecuentes de los espacios públicos y particulares. Si eres de los que te has decantado por plantar un rosal en tu jardín o balcón debes saber unas consideraciones básicas para que florezca plenamente y conservarlo todo el año.

El suelo

Lo primero que has de conocer es que un rosal necesita que le dé el sol entre 4 y 6 horas al día, o que al menos reciba parcialmente los rayos solares durante este periodo.

El suelo o la maceta que elijamos para esta planta deben drenar bien el agua. Los suelos encharcados no son bien recibidos por las rosas, aunque sí deben presentar cierto grado de humedad. Siempre se puede mejorar la calidad de la tierra recurriendo a algún compost específico o abono orgánico, que permite una mejor floración.

La poda

Cuando una de las rosas se marchita se tiene que eliminar. Con este acto no estamos perjudicando a nuestra planta, sino todo lo contrario, pues estamos favoreciendo que crezcan nuevas rosas que sustituirán a las que ya se han estropeado.

Para hacer la poda debe hacerte con unas tijeras aptas para tal fin y cortar hacia dentro de forma oblicua, pero evitando cortar los nudos o las yemas. Lo ideal, es que esta se efectúe en invierno o hasta el mes de marzo que es cuando la planta se encuentra adormecida. Al realizar esta maniobra es importante que te pongas guantes, pues de esta manera evitarás clavarte las espinas.

En el caso de que las ramas sean muy finas se deben dejar 3 yemas o nudos por debajo y cortar; en las más gruesas lo recomendable es dejar 6. Esto es lo aconsejable para los rosales en forma de arbusto, donde debemos eliminar las ramas centrales o aquellas que están dañando a las más débiles. El corte debe hacerse igualmente oblicuo y sobre una yema que se oriente hacia afuera.

En los rosales trepadera tendremos que ir dando la forma que queramos procurando que las ramas queden horizontales y que no se crucen entre ellas.

Plagas

Estas flores son muy susceptibles a las plagas, sobre todo de pulgones y escarabajos, por ello es recomendable que acudas a una tienda especializada en la que te indiquen cómo prevenir estos insectos, ya que hay productos destinados a tal fin.

0

No hay comentarios ¿Te animas?